Organismos internacionales y gobiernos condenan el golpe militar en Honduras

Presidente de Estados Unidos dijo estar “profundamente consternado” por la detención y expulsión del presidente hondureño Manuel Zelaya.

(EFE).- Organismos internacionales y presidentes de diversos países han condenando hoy la situación en Honduras, después de la detención del Presidente, Manuel Zelaya, por parte de la Fuerzas Armas y su posterior traslado a Costa Rica. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, quien convocó una reunión urgente del Consejo Permanente para "defender la estabilidad democrática", condenó el golpe militar en Honduras y pidió la colaboración del mundo contra esta crisis política en el país centroamericano. Asimismo, el presidente de la Asamblea General de la ONU, el nicaragüense Miguel D' Escoto, denunció hoy la situación en Honduras y pidió el inmediato retorno del presidente de ese país. D'Escoto condenó "los acontecimientos que tienen lugar en estos momentos en Honduras, que suponen un quebrantamiento de la legalidad constituyente y democrática". Paralelamente, la Unión Europea (UE) se unió a la condena del golpe militar en Honduras y pidió la inmediata restitución del orden constitucional, según anunció en Corfú el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. "He informado a mis colegas, al conocer la noticia, de que el presidente constitucional Zelaya había sido detenido por las fuerzas armadas hondureñas y la UE va a condenar sin paliativos ese golpe militar", declaró Moratinos a Efe tras una reunión con los ministros de Exteriores europeos. El ministro de Exteriores de la República Checa, Jan Kohout, país que preside la UE este semestre, confirmó poco después la condena comunitaria y la petición de puesta en libertad de Zelaya. El presidente de EEUU, Barack Obama, se manifestó preocupado por la situación en Honduras y pidió "respeto a las normas democráticas", y la resolución de las disputas a través de un "diálogo libre de interferencia exterior". "Estoy profundamente consternado por los informes que salen de Honduras sobre la detención y expulsión del presidente Manuel Zelaya", dijo Obama en un comunicado. El presidente de Venezuela, Hugo Chaves, calificó el golpe de Estado de "troglodita" y alertó que "llegó la hora del pueblo" y de los movimientos sociales de ese país centroamericano. En Bolivia su presidente, Evo Morales, hizo un llamamiento a los organismos internacionales, a sus colegas de Latinoamérica y a dirigentes de movimientos sociales para "condenar y repudiar este golpe de Estado militar en Honduras". En declaraciones ofrecidas en Palacio de Gobierno, Morales dijo que en este momento hay una "emergencia internacional" por la situación de Honduras a la par que aseguró que no son tiempos "de dictaduras" y que lo que está sucediendo en Honduras es una "aventura de un grupo de militares que atenta contra la democracia, contra el pueblo". Por su parte, el Gobierno colombiano manifestó "su profunda consternación por la ruptura del orden constitucional en la hermana República de Honduras", expresó un comunicado expedido por la Cancillería colombiana. El Gobierno colombiano dijo también que respaldaba las acciones adoptadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) "con el fin de encontrar soluciones democráticas a la actual situación". "Las Fuerzas Armadas acaban de secuestrar al presidente constitucional de Honduras en un hecho que nos remonta a la peor barbarie de la historia de Latinoamérica", expresó la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández, después de votar en las elecciones legislativas argentinas. Fernández sostuvo que ordenó al canciller argentino, Jorge Taiana, que "tome contacto" con el resto de sus colegas "de Latinoamérica para exigir que se cumpla a rajatabla la carta democrática de la Organización de Estados Americanos (OEA)". El Partido Comunista de Chile rechazó el golpe de estado contra el gobierno constitucional de Honduras y demandó al gobierno de la presidenta Michelle Bachelet "un decidido apoyo a la manutención del estado de derecho". Paralelamente, la Iglesia católica de El Salvador pidió hoy oraciones para que "la paz" vuelva a Honduras. El obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, agregó que la iglesia "desea que haya paz en los países, que haya estabilidad y que haya esperanza para los pobres" y afirmó de que desde El Salvador se sigue "con atención lo que pasa en Honduras".