Primer ministro británico critica huelgas contra trabajadores extranjeros

El desempleo aumentó considerablemente debido a los despidos que realizaron numerosas empresas

*Londres* (DPA).- El primer ministro británico, Gordon Brown, criticó hoy las protestas contra los trabajadores de otros países de la Unión Europea que tuvieron lugar el pasado viernes en Reino Unido, en una aparición en la emisora BBC. Brown dijo comprender la preocupación de los ciudadanos, pero recordó que Reino Unido forma parte de un "mercado europeo común" y dijo que las "luchas laborales espontáneas no son la medida adecuda". El ministro de Economía, Peter Mandelson, advirtió de un aislamiento del país. "Sería un error enorme alejarnos de las reglas conforme a las que actúan las empresas británicas en Europa y las firmas europeas en Reino Unido", dijo. "El proteccionismo sería un camino de muerte de la recesión a la depresión". En todo el país se manifestaron en huelga la semana pasada miles de trabajadores de consorcios petroleros y energéticos en protesta por un encargo para la construcción de una refinería de la empresa Total en el este de Inglaterra a una empresa italiana, que trajo sus propios trabajadores de Italia y Portugal. Para esta semana se temen nuevas protestas. Además, el gobierno británico encargó este fin de semana a un árbitro independiente que investigue las acusaciones de que los trabajadores británicos fueron excluidos de ocupar esos puestos de forma ilegal. Los sindicatos exigieron a Brown un encuentro con representantes de la industria. Los empleados tienen "derecho a estar enfadados", dijo Brendan Barber, jefe de la asociación sindical TUC. Los ciudadanos de la Unión Europea (UE) tienen en principio el derecho de trabajar en cada uno de los 27 Estados miembro. Brown se vio presionado por este caso porque antes de la asunción del cargo hace un año y medio hizo suyo el eslogan: "trabajos británicos para trabajadores británicos". Reino Unido se vio especialmente afectado por la crisis financiera, más que otros países. El desempleo aumentó considerablemente debido a los despidos que realizaron numerosas empresas a causa de la recesión.