Restaurantes norcoreanos ayudan a la economía del régimen de Pyongyang

Aquí no se aplica la mano de hierro, más bien las ollas y los cucharones son el símbolo de una estrategia del gobierno de Corea del Norte

El régimen de Pyongyang ha abierto cientos de restaurantes en ciudades asiáticas, donde se sirven sabrosos platos tradicionales acompañados de un espectáculo nocturno. Entre los clientes del "Pyongyang II", ubicado en la capital de Camboya, figuran japoneses y surcoreanos, en su mayoría expatriados o trabajadores en viaje de negocios, quienes beben cerveza y whiskey mientras observan el show. Por su parte, los pocos occidentales que llegan al local suelen quedarse hasta altas horas de la noche cuando se abre el karaoke y hacen su mejor intento al frente del micrófono. La carta destaca por los fideos fríos y por platos tradicionales de la peninsula coreana: kimchi, cuajada de de frijoles picante y anguila a la brasa. *SALVAVIDAS ECONÓMICO* Esta iniciativa no solo tiene la finalidad de promover la gastronomía norcoreana sino también conseguir divisas extranjeras que salven su precaria economía. Así lo sostiene el periodista Brtil Lintner, autor de un libro sobre Corea del Norte, al explicar que el gobierno de Kim Jong-II busca generar ganancias en el extranjero porque su moneda local, el won, no se puede cambiar. En la década de 1990, Norcorea tuvo que hacer a un lado su ideología socialista para invertir en empresas capitalistas ante la exigencia de Rusia y China de que pagasen por productos con dinero y no con intercambios.