Peruano es condenado a muerte por transportar droga en Malasia

Isidro Quito, padre de seis hijos, tiene la esperanza de que se acepte su apelación. Narcos lo habrían extorsionado para que lleve la droga.

Condenado. El peruano Isidro Quito fue condenado a muerte por transportar droga en Malasia. Su esposa y sus hijos piden clemencia. (América TV)

"Lo han sentenciado a la pena de muerte, ayer me llamó diciendo que lo habían condenado a la pena de muerte". Con estas palabras, Gladys Quito, hermana de Isidro informó a *El Comercio*, desde Lima, la última noticia sobre su hermano. Y la menos grata. Cabe indicar que en Malasia se condena a muerte a quienes son hallados culpables de portar más de 15 gramos de droga. A Quito se le halló un kilo en el estómago. Gladys Quito también afirmó que el abogado de oficio con que Isidro cuenta en Malasia, y que fue facilitado por la Cancillería Peruana, no se interesa en el caso del peruano. "No ha hecho bien su trabajo", declaró a *El Comercio*. "Isidro dice que en cualquier momento lo sacan de la celda y determinan su ejecución", detalló Venancia. "Ya le dictaron la sentencia, la señorita Guzmán (de Cancillería) me ha explicado que esta no es la última instancia, que se puede hacer una apelación y esa apelación dura un año y el otro peruano que ha sido sentenciado no ha sido condenado todavía", sigue Gladys, quien afirma que la explicación de RR.EE. es una esperanza a la que se aferra pese a que su hermano es menos optimista: "dice que no hay vuelta que darle", finaliza. *LA DEFENSA* Quito apelará la sentencia argumentando que su destino final era Tailandia y no Malasia. Con ello demostrará que no era su intención quedarse en el país en el que hoy se encuentra, sino que Kuala Lumpur, la capital malaya, era solo un punto temporal en su itinerario. "Isidro dice que tiene pruebas que constatan que él estuvo en Malasia de tránsito, pero se pregunta por qué su abogado no puede probar ese hecho", cuestionó Gladys. Sus familiares ya habían contado a *El Comercio* que Leonardo Isidro Quito Cruz llevaba una vida normal, contaba con un humilde trabajo y tenía seis hijos. Afirman que aceptó llevar 1 kilo de clorhidrato de cocaína en varias cápsulas que ingirió. La razón era extrema: secuestraron a su hija y lo chantajearon con que la volvería a ver solo si transportaba la sustancia ilícita. *Sepa más sobre esta noticia hoy en la edición impresa de El Comercio*

Tags relacionados

peruano

Malasia

Isidro Quito