Acogidos a confesión sincera denuncian presiones para exculpar a Ponce y Tomasio

Martín Fernández y Jesús Ojeda dicen que abogado los está presionando para que se retracten

*Por Mario Mejía* Ayer se inició la instructiva del capitán de navío en retiro Elías Ponce Feijoo por el caso del “chuponeo” telefónico. Durante más de siete horas fue interrogado por la jueza María Martínez Gutiérrez, quien acudió hasta el penal Castro Castro donde el gerente general de la empresa Business Track se encuentra detenido. Como era de esperarse, el marino negó ser la cabeza de una organización dedicada a la interceptación telefónica. Reiteró que su empresa no realizaba actividades ilegales. La noticia más bien estuvo por otro lado. Walter Chinchay, abogado del marino en actividad Martín Fernández, denunció el domingo en el programa “Cuarto poder” que estaban presionando a su cliente para que se retracte. El abogado reiteró ayer que su patrocinado, quien se ha acogido a la confesión sincera y ha incriminado a Ponce de ser quien le propuso “chuponear”, fue visitado el lunes 9 de febrero por un abogado llamado Loic Dumas Schmalz, quien lo quiso persuadir para que cambiara de versión y dejara de acusar a Ponce y Tomasio. Chinchay añadió que su cliente le dijo que ese abogado acudió en nombre de Ponce y que le entregó una manifestación escrita para que lo firmara. En ella se decía que acusaciones hechas por Fernández eran falsas y logradas por presión del fiscal Milla. Una versión similar nos dio el abogado Daniel Maurate, defensor de Jesús Ojeda, que también habría recibido la misma propuesta para “limpiar” a los jefes de Business Track. Chinchay presentó, además, un papel con un bosquejo realizado por Dumas en el que supuestamente le explicaba lo que le esperaba judicialmente si colaboraba o si se mantenía en sus acusaciones. Dumas reconoce que una sola vez se reunió en el penal Castro Castro con Fernández en presencia de Ponce y Tomasio, y que fue para darle su apreciación como penalista de qué caminos podía seguir para conseguir su libertad durante el proceso. Dijo que eso lo esbozó en un papel y se lo dio con su tarjeta para que Fernández lo evaluara. Su fin era darle el servicio de abogado, pues dice que pensaba que el marino no tenía defensor. Dumas asegura que no tiene ninguna relación profesional con Ponce ni Tomasio (dice que solo es amigo de sus abogados) y que nunca propuso a Fernández que se retractara de sus declaraciones. También niega conocer a Ojeda y dice que acudió al penal el viernes 6 de febrero. Sin embargo, en el penal Castro Castro está registrada la visita a Fernández el lunes 9 de febrero. El abogado Maurate dice que como su cliente Ojeda y Fernández se negaron a cambiar sus declaraciones han empezado a recibir represalias. “Ya no están en la zona del venusterio, ahora los han pasado a una celda reducida y casi no reciben visitas. Ellos colaboraron con la justicia y así les pagan, no es justo”, dijo.