Apra y fujimorismo también saludan estado de emergencia en Cajamarca

Congresistas coincideron con oficialistas sobre la decisión anunciada anoche por el presidente Ollanta Humala

Apra y fujimorismo también saludan estado de emergencia en Cajamarca

El titular del Poder Legislativo, Daniel Abugattás, saludó la medida adoptada por el Ejecutivo en Cajamarca. Para el presidente del Congreso el anuncio del estado de emergencia en la región, hecho anoche por el jefe de Estado Ollanta Humala, es respaldado por “todos los peruanos” porque busca recuperar “el estado de derecho y el principio de autoridad que debe prevalecer y se tiene que garantizar la paz de todos los ciudadanos”.

“Ante la situación que se vive en las provincias cajamarquinas, el Estado se ha visto obligado a tomar esta decisión, la cual saludo y felicito”, dijo.

Pero no solo Abugattás, desde el humalismo, vio con buenos ojos la declaratoria de estado de emergencia. Fredy Otárola, vocero de la bancada oficialista, indicó al respecto que “esas posiciones intransigentes (las de gremios antimineros) han hecho que ayer no hubiera acuerdos y esto ha obligado al Estado a ser firme pero respetuoso de los derechos humanos”. Añadió Otárola a Panamericana que “la mesa de diálogo está abierta, pero no podemos aceptar posiciones extremas. Todo extremo hace daño y en Cajamarca hay sectores minoritarios que manejan esto con condiciones que condenamos”.

Por su parte, desde la bancada de oposición, la fujimorista Luisa María Cuculiza señaló a Canal N que ya era hora de mantener la paz y la calma y llegar a conciliaciones: “Todos somos peruanos y no podemos ser tan extremistas en el reclamo. Sé que se debe respetar el agua y la naturaleza, pero no paralicen un pueblo, hay gente que necesita vivir, déjenla en paz. Ir contra las mineras es ir en contra de Cajamarca (…) Muy bien, presidente, felicitaciones”.

Desde la tienda aprista también hubo vistos buenos. El legislador Javier Velásquez Quesquén señaló que lo importante es que la medida está en la Constitución para restablecer la calma: “El jefe de Estado ha demostrado que un Estado democrático de derecho no es débil. Puede haber vocación de diálogo pero cuando ya no hay de la otra parte esa vocación (…) Creo que la decisión después de 11 días es la más conveniente porque de por medio están los intereses del país”.