“‘Artemio’ debe haber movido US$10 millones”

El ex ministro del Interior, Miguel Hidalgo, dice que la inteligencia fue fundamental para atrapar al mando terrorista. Considera que ese tipo de labor debe seguir

“‘Artemio’ debe haber movido US$10 millones”

MARIELLA BALBI
El Comercio

En el 2009 encabezó la operación Eclipse, que le dio un fuerte golpe a la organización del cabecilla senderista Florindo Flores Hala, ‘Artemio’, respetando estrictamente la ley.

¿Para usted ‘Artemio’ es un senderista o un narcotraficante?
Ha sido un proceso. Él era del comité central de Abimael Guzmán. Con la captura del líder de Sendero Luminoso siguió con la prédica terrorista, pero se fue inclinando hacia el narcotráfico, conservando un barniz de ideología senderista.

Se dice que ‘Artemio’ cometió el error de realizar acciones de agitación y propaganda en la zona. Eso lo puso en evidencia, y permitió su captura.
La presión y el esfuerzo de las fuerzas del orden hicieron que saliera de su zona (Yanajanca, Magdalena, Nuevo Jaén), donde se sentía seguro. Era amo y señor y tenía un control territorial muy preciso, creando círculos concéntricos de seguridad. ‘Artemio’ se enteraba en cinco minutos si alguna persona pasaba Puerto Yanajanca y cruzaba el río porque tenía una red de informantes amplia. Desde la captura de ‘Clay’, en el 2006, durante el gobierno del presidente Alejandro Toledo, ‘Artemio’ quedó debilitado. ‘Clay’ era el mando militar más preparado, más sanguinario. Tenía ascendencia en el grupo y ‘Artemio’ le tenía mucha confianza. A partir de ahí fuimos afinando la estrategia…

¿Ahí se optó por la estrategia de los ‘topos’?
Se decidió privilegiar la inteligencia como la mejor manera de llegar a los mandos de ‘Artemio’.

¿Y por qué se demoró cerca de seis años capturarlo?
Él tenía un soporte social importante. Además, los órganos de inteligencia estaban dispersos y la labor que se hacía no era muy buena. Cada uno guardaba su información. También faltaba consistencia con la legislación vigente. No queríamos solo victorias en el campo; también en la parte judicial. Se hizo un esfuerzo colectivo con los fiscales para utilizar la colaboración eficaz; con los juzgados para la reducción de la pena. Eso fue muy importante. Esa información nos permitía avanzar en el conocimiento de la organización.

¿Cómo se infiltra un ‘topo’?
Llegando a los familiares más cercanos, a las parejas, a los padres. Hemos traído gente del Huallaga a Lima para explicarles los alcances de la ley y sus beneficios. Alguna de la gente que rodeaba a ‘Artemio’ había perdido a hijos, padres, hermanos a causa de las balas de ‘Artemio’, quien los asesinaba cuando no estaban de acuerdo con él. Gente resentida fue valiosísima. Recuerdo que llegamos a la esposa de uno de sus cuadros importantes, su madre tenía cáncer. La trajimos a Lima para curarla. Nos la ganamos, le enseñamos el camino del bien.

Cero torturas…
Por supuesto. Mi concepto siempre fue: “Todo lo hacemos con fiscales”. Incluso desde la etapa de inteligencia.

¿Algunos policías filtraban información de inteligencia?
Uno de los problemas era que había fuga de información. Recuerdo que el enemigo se enteró de una operación para ingresar al Monzón. Incluso a veces encontrábamos documentos de la policía entre lo incautado. La operación Huracán, en el 2007, la hicimos con orden judicial. Permitió que pudiéramos establecer el vínculo de ‘Artemio’ y su gente con el narcotráfico. Por eso la cooperación internacional pudo apoyarnos con helicópteros, dinero para inteligencia, comunicaciones especiales, tecnología. Con eso cerramos más y se redujo el trabajo de inteligencia a dos grupos de seis y ocho miembros. Eso nos permitió la captura de mandos como Izula, ‘Mono’, de ‘Dante’ en el 2012, o el abatimiento de ‘Rubén’, debilitando a ‘Artemio’. También se tuvieron fuerzas combinadas para las detenciones.

¿La inteligencia militar no participó en la captura de ‘Artemio’?
Al final del gobierno anterior creamos Fusión, donde participaban inteligencia de las FF.AA, de la policía y también de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI). Este gobierno acertadamente continuó con Fusión. A pesar de los cambios en la policía, en esto hubo una política de continuidad. En la estructura de inteligencia mantuvo a los equipos que venían trabajando. No hay una nueva estrategia. Con el tiempo aprendimos que realizar capturas con operaciones helitransportadas, con gente con el uniforme policial, no servía. El ruido del helicóptero alerta.

La operación Eclipse, del 2009, ¿qué resultados tuvo?
‘Artemio’ tenía soporte logístico, recursos económicos de los taladores ilegales, comerciantes, autoridades, traficantes que le pagaban cupos. Le conseguían armas, comunicaciones. Nosotros sabíamos eso, pero para abrirles un proceso judicial teníamos que demostrarlo. Ese apoyo lo fortalecía. Coordinamos con los fiscales, y durante dos años acopiamos pruebas contra madereros, autoridades, etc. Por eso el juez ordenó medidas para 149 personas. Capturamos a 35 y el resto está con requisitoria.

¿Interceptaron teléfonos?
Sí, el juez nos lo permitió. Todo se hizo con muchísimo cuidado. Los fiscales estaban presentes para que las actas estuvieran bien levantadas porque si no, se caía el caso durante la judicialización.

Grosso modo, ¿cuánto dinero habrá movido ‘Artemio’?
Difícil decirlo, pero ha movido muchísimo dinero, aproximadamente 10 millones de dólares. La operación Eclipse determinó que envió dinero por lo menos a un familiar. Le compraba pertrechos en Lima. Probablemente debe tener dinero escondido en el monte. La escucha telefónica nos precisó su dominio de la zona. Él mandaba, disponía. Por ejemplo, echaba de sus parcelas a alguien y se las entregaba a otro.

¿‘Artemio’ estaba vinculado a los paros cocaleros?
Por supuesto que sí. Están las escuchas. Él ordenaba, pedía una lista de los alcaldes o cocaleros que no iban a la carretera durante el paro y amenazaba. Mataba. Están los casos. Con la operación Eclipse infiltramos a un colaborador eficaz. Se le puso una cámara y llegamos a ‘Artemio’. Lo grabamos. Estaba acompañado de Rosa Obregón y otros cocaleros. Eso nos permitió conocer quiénes de la dirección cocalera estaban con ‘Artemio’. Él daba directivas. Nos llamó la atención cómo los trataba. Les decía: “Ustedes han debido llegar más temprano”.

¿Qué tipo de cárteles hay en la zona del Alto Huallaga? ¿Colombianos, mexicanos?
Sí hay dinero extranjero que promueve siembras, cosechas, pero no hay cárteles. Hay vinculación en la negociación de la droga, que es el último eslabón de la cadena si están presentes. Sí tenemos clanes familiares que hemos investigado. Sobre todo en el Monzón se produce cocaína. Esta es una oportunidad propicia del gobierno para pacificar el Alto Huallaga. No hemos entrado al Monzón en años, ni con erradicación ni con operaciones. Ahora hay que entrar.

¿Y por qué no se erradicó ahí?
Había mucha presión, el temor del costo social. Incluso no se pudo instalar una base antidrogas. Hay que hacerlo. También hay que erradicar y ofrecer un programa social para quienes quieran salir del narcotráfico.

¿Qué pasará con la recompensa ofrecida?
Es parte de la estrategia. Con el presidente Alan García sacamos el Decreto 071, que mejoraba las recompensas. Conseguimos buena información. Se establecieron los montos de las recompensas. Para ‘Artemio’ era un millón de soles; para mandos logísticos era de medio millón; para mandos intermedios era de 100 mil soles. Todo con recursos del sector. En mi gestión hemos entregado tres millones de soles en recompensas. Había una comisión que evaluaba los casos y expedientes.

¿Cómo se debe efectuar el pago de las recompensas?
Para la nacional debe concluirse el atestado y el fiscal debe determinar con la policía quiénes fueron los colaboradores. Son individuales y colectivas. Los policías no recibimos las recompensas. Estados Unidos determinará su metodología. En el gobierno anterior se coordinó con las autoridades estadounidenses para que incluyeran a ‘Artemio’ en la lista de narcotraficantes más buscados y ahí vino la recompensa.

JOSÉ TIENE UN OBJETIVO POLÍTICO
¿Se recompondrá la organización de ‘Artemio’ en el Huallaga?
Quedan de cuatro a ocho elementos, pero sin formación ideológica, militar. Se pueden ir a la delincuencia común o al sicariato. ‘Artemio’ estaba por el acuerdo de paz, pero hacía presión armada para lograr la amnistía. Ahora hay que trabajar duro contra el narcotráfico.

¿‘Artemio’ no confiaba en nadie?
Era sumamente desconfiado. Otro probaba primero su comida. En la noche requisaba las armas, dejaba solo dos o tres. Revisaba a su gente. Era abusivo y tenía enemistades. Otro de sus errores fue captar gente nueva, sin formación militar.

¿En la operación Eclipse (2009) se encontró conexión con ‘Artemio’ de las entonces congresistas Nancy Obregón y Elsa Malpartida?
Los fiscales recabaron muchos testimonios que involucraban a muchas personas. Esa información está en la fiscalía. La correspondiente a personas importantes se envió al fiscal de la Nación por el nivel del cargo. Seguramente en el proceso de ‘Artemio’ se verá esto.

Si interviene el fiscal de la Nación es porque se trata de altas autoridades, congresistas. ¿Hay peces gordos?
Yo creo que sí. Toda la información fue tramitada a las instancias correspondientes. En su momento se dará a conocer. A ‘Artemio’ se le han encontrado números telefónicos en su teléfono satelital, son valiosos. Pero la información más importante para judicializar el Caso ‘Artemio’ son las escuchas legales donde se lo vincula con el narcotráfico. Porque a él no se le ha encontrado droga, pero con la operación Eclipse determinamos que tenía un desbalance patrimonial. Él tenía una señora en Lima, que tenía una cebichería. Capturamos a esa gente por lavado de activos y ahora está presa.

¿‘Artemio’ coordinaba paros cocaleros con Obregón y Malpartida?
Pienso que hay una relación ahí, pero no me toca determinarla. Por las informaciones que se manejaban en la zona había un vínculo político, ideológico, de colaboración, no lo sé. La fiscalía tendrá mucho trabajo, hay que investigar a todos.

Días atrás, en el VRAE, ‘José’ y sus hombres asesinaron a un capitán del Ejército. ¿El sistema de recompensas funcionará ahí?
Hay que analizar esa realidad con profundidad. El VRAE comprende cinco regiones. Se requiere una sola autoridad que cuando levante un teléfono, pidiendo una posta médica o un puente, lo obtenga en 15 días. Ahí existe Fusión para la inteligencia. Debe potenciarse más. El grupo de ‘Jose’ (Víctor Quispe Palomino) es cerrado, donde sí hay líderes. Capturando a ‘Artemio’ ocurrirá una diáspora. Acá no, los hermanos Quispe Palomino son líderes. A eso súmele a ‘Alipio’, ‘Nora’. Hay una cúpula. Tienen una fuerza militar, su brazo armado. Lo llaman el ejército revolucionario del pueblo. Son aproximadamente 480 personas. Pero no solo eso, tienen niños ‘pioneros’, de 5 años. Hay gente de 25 años, desde niños tuvieron formación ideológica, militar, en guerra de movimientos. Cuentan con el apoyo de masas de campesinos que cultivan sus chacras. Militarmente, tienen potencia de fuego antiaéreo, confiscando armas a las fuerzas de orden.

¿La inteligencia es más frágil en el VRAE?
Sí, pero hay inteligencia. Se debe realizar una operación Eclipse para determinar quién es el sostén económico de ‘José’, de su gente, quiénes son los narcotraficantes, los madereros, los comerciantes, las autoridades que apoyan. Su gente no es una firma del narcotráfico, como aseguran algunos. No subestimemos al oponente. ‘José’ está por la lucha armada. Tienen un objetivo político. Cuenta con una red de informantes. Ya no atropella, apoya a la población. Las firmas tienen una organización: los que en Lima ponen el dinero, la cabeza, los acopiadores, transportistas, contactos en el exterior con el negocio de la droga. En el VRAE hay riego mejorado, tecnología, densidad de plantas por hectárea. Superamos las 80 mil por hectárea. ‘José’ no es eso, es una fuerza terrorista. Le pide cupos, armas y municiones a los narcotraficantes.

En lo que es estrategia, ¿en el VRAE estamos verdes?
Es un hueso duro de roer. Hay logros. Debemos realizar un trabajo de largo alcance.

Finalmente, general, hubo una ‘razzia’ en la policía con el pase al retiro de 30 generales…
No me gusta hablar de mi institución hacia afuera. Solo le diré que fue muy brusco, debió ser por tramos y sin maltrato. La institución está afectada, Formar un general lleva tiempo. Es un error pensar que cada cinco años se pueden refundar las instituciones.

LA FICHA
Nombre: Miguel Hidalgo Medina.
Cargos: Fue director de Dirección Antidrogas y de la Policía Nacional del Perú. También fue ministro del Interior durante el gobierno de Alan García.