Asesor de ministra Salas se reunió con facción prosenderista del Sutep

Viceministro Vegas negó tratos con dicho grupo de fachada. Presidente del Conare, Efraín Condori, señaló que se formó comité de diálogo con el Gobierno

Asesor de ministra Salas se reunió con facción prosenderista del Sutep

HÉCTOR VILLALOBOS

“El Gobierno no va a negociar con ningún movimiento que no sea democrático o que tenga ideas trasnochadas”, declaraba enérgico el presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez Mayor, el 27 de julio. La alusión era clara. Se refería a los maestros que integran el Comité Nacional de Reorientación y Reconstitución del Sutep (Conare), vinculado a la organización prosenderista Movadef.

No ha pasado ni una semana de tan enfático pronunciamiento y ya el despacho de su colega de Educación, Patricia Salas, ha contradicho al jefe del Gabinete Ministerial.

El martes en la noche, un grupo de ocho dirigentes del Conare fue recibido en la sede del Ministerio de Educación, en San Borja, por el asesor del despacho ministerial José Luis Velásquez, representante de Salas. La reunión fue de tres horas, según se informó.

Sin embargo, Velásquez negó haberse reunido con dirigentes del Conare. Alegó que eran representantes regionales del Sutep, aunque varias de esas bases las controla el Conare.

En el encuentro, los maestros presentaron su pliego de reclamo y conversaron sobre las alternativas para la recuperación de las clases perdidas por la huelga indefinida que lleva ya 43 días.

¿MESA DE DIÁLOGO?
El presidente del Conare, Efraín Condori, quien no participó en esa reunión, dijo estar de acuerdo con estas conversaciones, pues “responden a una convocatoria del magisterio. Es un comité de diálogo que lo está viabilizando”.

Sostuvo que entre sus principales demandas están el pago del 30% por recuperación de clases, monto que se les adeuda desde hace 20 años. También el incremento de sus salarios y la derogación de la carrera magisterial, entre otros.

Por el lado de los docentes, la reunión estuvo encabezada por la secretaria general del SUTE Ayacucho, Edi Camones, quien trató de marcar distancia con Condori y el Movadef. Ella dijo que se han comprometido a firmar una carta para rechazar a ese movimiento violentista y dijo que Condori ya no es el presidente del comité de lucha del Conare.

Pese a este intento por deslindar con la organización prosenderista, en la página web del Movadef se puede encontrar una carta de respaldo del Conare
firmada, entre otros, por Camones.

PIDE EXPLICACIONES
“Yo no sé si el ministerio sea tan irresponsable de formar distintas mesas de diálogo con el mismo sector”, señaló el secretario general del Sutep, René Ramírez. Dijo que, enterado de esta reunión, pidió explicaciones al Minedu y le
respondieron que ese encuentro de ninguna manera constituye una mesa de diálogo.

Ramírez dijo que Camones sí pertenece al Movadef y que él tiene su ficha para probarlo.

“NO HABRÁ DIÁLOGO
El viceministro de Gestión Pedagógica, Martín Vegas, afirmó anoche que el Ministerio de Educación (Minedu) no se reunirá con el Conare Sutep hasta que sea un gremio inscrito legalmente.

“Les hemos dicho que se inscriban en el Ministerio de Trabajo y dialogaremos. Pero [lo que buscan es] más es un reconocimiento, en esta lógica senderista de tener un organismo de fachada y que logra la legitimidad y desplaza al Sutep”, declaró el viceministro en el programa “Tribuna Abierta”.

Según Vegas, el Conare Sutep pide un diálogo oficial con el Estado Peruano. “No a través del Sutep. [Piden] ser reconocidos, [pero] sin pasar por los canales legales del reconocimiento”.

Sobre la nueva ley de desarrollo docente, el viceministro adelantó que los pisos salariales uno y dos de dicha propuesta son mayores que la escala cinco de la ley vigente. No quiso precisar cuáles son las cantidades.

Afirmó que la futura ley de desarrollo docente sería similar a la Ley de la Carrera Pública Magisterial en más del 90%. También que los docentes estarían obligados a pasar por las evaluaciones.

Vegas insistió en que la carrera docente contemplaba con mucha energía la meritocracia y que, en todo caso, sería mucho más exigente que la Ley de Carrera Pública Magisterial.