Balance 2012: Cayó ‘Artemio’ pero los tentáculos de Sendero Luminoso se extendieron

Un experto en temas de subversión, dos ex ministros y una congresista analizan la política contra el terrorismo y narcotráfico ejecutada por el Gobierno este año

Balance 2012: Cayó ‘Artemio’ pero los tentáculos de Sendero Luminoso se extendieron

SEBASTIAN ORTIZ MARTÍNEZ @Shebas07
Redacción Online

Al iniciar su Gobierno, el presidente Ollanta Humala afirmó que acabaría con los remanentes de Sendero Luminoso del Huallaga y del valle de los ríos Apurímac y Ene (Vrae). Su promesa tomó fuerza con la captura de Florindo Eleuterio Flores Hala ‘Artemio’ en febrero pero dos meses después, la operación Libertad reveló las falencias de la estrategia antisubversiva.

En aquella incursión de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas al valle de La Convención, en el Cusco, el Gobierno sufrió el más duro golpe perpetrado por las huestes de los hermanos Quispe Palomino en este año: ocho agentes muertos, el penoso rescate del cadáver del suboficial PNP César Vilca y la salida por la puerta falsa de los ministros del Interior y Defensa.

Hoy, un experto en temas de terrorismo, dos ex ministros y una congresista analizan la política contra la subversión aplicada en el 2012 por el actual régimen. La mayoría coincide en que se avanzó poco en el terreno militar-policial y que los senderistas aprovecharon esto para ganar terreno en la región sur andina del país.

EL HUALLAGA TRAS ‘ARTEMIO’
El ex ministro de Defensa Roberto Chiabra reconoció que la caída de ‘Artemio’ fue un golpe importante del Gobierno al terrorismo. Sin embargo, consideró que su captura no ha significado un verdadero cambio para la situación de los pobladores en el Huallaga. ¿La razón? “El narcotráfico sigue operando en el lugar”, dijo.

En comunicación con elcomercio.pe, el general EP ® reiteró que el enemigo ha sido mal enfocado y que las fuerzas combinadas deben tener como prioridad a los cárteles que operan en el país. “Si le quitas el narcotráfico, ¿a qué se dedican los senderistas? ¿Cómo se financiarían? No tienen nada”, aseguró.

Sostuvo que pese a la desintegración del Comité del Alto Huallaga, en el lugar todavía existen laboratorios clandestinos de droga y que las rutas de entrada y salida de insumos químicos para la elaboración de pasta básica de cocaína aún son controladas por las organizaciones criminales.

En esa misma línea, el ex titular del Interior y congresista fujimorista, Octavio Salazar, advirtió que en el valle del Monzón se encuentra el camarada ‘Héctor’ y 26 terroristas más enviados por los Quispe Palomino desde el Vraem para tomar posesión del terreno dejado por el último integrante del Comité Central de Sendero Luminoso en ser capturado.

“Se está creando el Comité Regional Oriente de la facción de los Quispe Palomino. ‘Héctor’ y sus hombres están realizando una labor de adoctrinamiento, es decir, creando bases de apoyo. ¿Qué significa tener bases de apoyo? Tener control sobre la cadena del narcotráfico, incluyendo a cierto sector de la población. Ellos serán sus ojos y oídos”, explicó en diálogo con este medio.

LA PERCEPCIÓN DE DERROTA
Veinticuatro agentes, entre policías y militares, han fallecido en los últimos 12 meses en el ahora valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) y en el valle de La Convención. Algunos perdieron la vida durante emboscadas y otros fueron víctimas de los francotiradores senderistas. Uno de ellos, el abatido ‘William’, fue sindicado como el asesino de la mayor PNP Nancy Flores.

El experto en temas de terrorismo y narcotráfico Rubén Vargas señaló que este Gobierno al igual que el aprista carece de una brújula para saber a qué dirección llevar la lucha contra los remanentes de Sendero Luminoso en el valle cocalero. “Las fuerzas combinadas han venido soportando ataque tras ataque. Lamentablemente, no se ha podido revertir la percepción de derrota en el Vraem”, agregó.

Vargas opinó que lo primero que debe hacer el Ejecutivo es repetir “la experiencia exitosa” que tuvo un grupo especial de la Policía Nacional en el Huallaga y que fue utilizada en el único éxito en el valle cocalero del sur: la intervención a ‘William’ en setiembre. “Las acciones de inteligencia deben ser prioritaritas, incluso más allá de la instalación de nuevas bases”, complementó.

LA EXTENSIÓN SENDERISTA
Uno de los resultados negativos de este año, según el analista, es que las huestes de los hermanos Quispe Palomino “han amplificado significativamente su radio de presencia, influencia y acción”. Ahora, continuó, no solamente están en el Vraem, también se encuentran en la selva del Cusco y las zonas andinas de la provincia de Jauja (Junín).

“En los últimos meses hemos visto cómo el terrorismo, que estaba encapsulado en el Vraem, ha crecido territorialmente hostigando a las Fuerzas Armadas y a la Policía Nacional”, expresó.

Por ello, Vargas afirmó que no ha existido ningún avance en la lucha antisubversiva y que, por el contrario, se registra un retroceso en esta.

“Insisto, el grupo terrorista está dominando territorios en los que antes no estaba y que tienen relación directa con el corazón energético del Perú. El terrorismo en el Vraem se ha convertido en una amenaza para la seguridad del país en medida de que está en capacidad de poner en riesgo, de atacar, el corazón energético del Perú (Camisea) y dejar sin energía al 40% del territorio nacional”, manifestó.

Aunque el ex ministro Salazar coincidió con la opinión del experto en temas de terrorismo en el sentido de la expansión de los remanentes, destacó como avances del Gobierno en el 2012 la aplicación del plan Vraem y el anuncio de compra de helicópteros, equipamiento para policías y militares y la construcción de nuevos cuarteles.

LA AMENAZA DEL ‘PENSAMIENTO GONZALO’
En una línea paralela al senderismo del Vraem, en Lima y ciudades del interior del país el Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) se ha infiltrado en gremios como el Sutep y en las universidades. Según el sociólogo Gonzalo Portocarrero, en el fondo el grupo “no han renunciado a la lucha armada, pero pretenden usar la legalidad coyunturalmente sin haber renunciado a la violencia”.

A juicio del autor del libro ‘Profetas del Odio’ , el “instigador” del Movadef es el sanguinario terrorista Abimael Guzmán, que está recluido en la Base Naval del Callao, pero las cabezas visibles son sus abogados Alfredo Crespo y Manuel Fajardo .

El analista Rubén Vargas señaló que se debe tener cuidado que la ley del negacionismo, impulsada desde el Ejecutivo y lista para el debate en el pleno del Congreso, “se vaya a convertir en un bumerán en medida de que los dirigentes del Movadef vayan a querer convertirse en perseguidos políticos”.

Cuestionó que la norma, modificada en las comisiones de Justicia y Constitución, sancione a quien pretenda negar un hecho terrorista que haya sido castigado por sentencia judicial. “La pregunta que nos hacemos es, ¿acaso todos los ciudadanos deben estar enterados de una sentencia judicial? ¿Acaso la Constitución no nos permite criticar u opinar sobre las resoluciones judiciales? Ni el Gobierno ni el Congreso tienen una idea clara de cómo enfrentar al brazo político de Sendero”, aseguró.

En respuesta, la presidenta de la Comisión de Justicia, Marisol Pérez Tello, defendió la iniciativa e indicó que todavía puede ser perfeccionada durante el debate. Explicó que esta ley está dirigida a aquellas personas que conociendo perfectamente los fallos sobre el terrorismo, insisten en negar los delitos de este tipo.

La legisladora se animó a sostener que el proyecto de ley del negacionismo y la aprobación de las normas que impiden a profesores condenados por terrorismo estar en las aulas y la que castiga hasta con 35 años de cárcel el financiamiento de acciones subversivas, constituyen un avance del Gobierno para frenar al Movadef.

Reconoció que en un inicio hubo cierta pasividad frente ante este movimiento, que pide la liberación de Guzmán, y aseguró que la tarea de enfrentarlo ideológicamente no solo recae en el Ejecutivo o Congreso, también en los partidos políticos y en la sociedad.

¿Y tú qué opinas sobre la política antiterrorista aplicada este año por el Gobierno?