Balance 2012: En qué aprobó y desaprobó el gobierno de Ollanta Humala

¿Se dieron reformas de fondo? ¿Se avanzó en inclusión social? Los analistas Fernando Tuesta y Fernando Rospigliosi, y el presidente del PPC, Raúl Castro, responden

Balance 2012: En qué aprobó y desaprobó el gobierno de Ollanta Humala

ROCÍO LA ROSA (@chiolaro)
Redacción online

“Las cosas no funcionan en automático”, ha dicho el presidente Ollanta Humala para explicar que si la economía del país va por buen camino es gracias a la continuidad. “Como un barco que sale a altamar, encontrará tormentas, pero lo importante es la continuidad en el mando del Estado”, graficó.

Es precisamente el mantenimiento de este equilibrio económico del país en medio de un nefasto escenario internacional lo más positivo de la gestión Humala en el 2012 para los analistas políticos Fernando Tuesta y Fernando Rospigliosi, así como para el presidente del Partido Popular Cristiano, Raúl Castro.

“Hay un fuerte impulso que el sector privado le ha dado a la economía, pese al escenario internacional adverso”, comentó Castro.

CUIDADO CON ASISTENCIALISMO
No obstante, Castro advirtió que más que reformas importantes lo que ha visto son iniciativas de corte asistencialista y “algunas hasta populistas”, por lo que pide estar atentos para “no generar clientelismo”.

Al pedirle un ejemplo de medida populista, Castro mencionó el programa de subsidio del balón de gas (denominado Fondo de Inclusión Social Energético).

“Empadronan a las personas, les dan un subsidio y eso hace que el gobierno cuente con una lista de direcciones, coordenadas y una posible presión sobre los beneficiados”, consideró.

“Hay una serie de programas que el PPC está monitoreando y ya habría unos 800 mil afiliados, pero se puede llegar a los dos millones”, estimó.

A su turno, si bien Rospigliosi consideró que no hay importantes avances en cuanto a la inclusión social una de las consignas de este gobierno sí era necesario centralizar todos los programas sociales, por lo que consideró “positiva” la creación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis).

LA HAYA Y EL GABINETE
Tuesta destacó la cautela del gobierno en el tema del diferendo marítimo con Chile ante la Corte de La Haya y “el respeto a los pilares de un sistema democrático, contrario a lo que se pensaba en campaña electoral”.

Asimismo, saludó que el jefe de Estado haya trazado una línea clara y firme en la relación con su familia.

Esa misma firmeza no se notó a la hora de elegir a los miembros de sus gabinetes. De allí que para Raúl Castro los continuos cambios hayan provocado que el país marche “a trompicones” y que recién después de varios meses se empiece a notar cierta sedimentación y articulación.

Según dijo, las constantes idas y venidas llevan a desencuentros y tienen un efecto negativo, y recordó que en solo año y medio de gobierno ya hemos tenido hasta tres gabinetes.

Castro también aprovechó para cuestionar que algunas carteras pasen desapercibidas y que su trabajo solo se conozca cuando estalla alguna huelga.

“Salud, Transporte y Educación son tan importantes, pero este último solo apareció en escena para proponer una norma con el único efecto de cumplir una promesa de campaña, se le cambió el nombre a la ley, pero no veo una reforma de fondo”, opinó en relación a la nueva Ley de Reforma Magisterial.

Castro lamentó que las iniciativas en Educación sigan orientándose “en función de los intereses de un sindicato ideologizado y no en función de los intereses de los alumnos que necesitan ser más competitivos, creativos y emprendedores”.

Mencionó que si no atendemos este tema de fondo “no habremos hecho nada y seguirán creciendo el lumpen y la inseguridad ciudadana”.

VEN POLITIZACIÓN EN FF.AA. Y PNP
Sobre la anunciada reforma de la escala salarial de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, Tuesta prefirió esperar a ver resultados concretos.

En cambio Rospigliosi consideró que solo se trata de pequeños aumentos “que no cambian radicalmente la situación” del sector.

Sí se quejó de una injerencia política en el sector. “Hay una clara politización de las Fuerzas Armadas, en la elección de los cargos, en los ascensos (…) no se hacen en función de los méritos (…) la situación es mucho peor que en los gobiernos anteriores”, señaló el también ex ministro del Interior del gobierno de Alejandro Toledo.