Brazo político de Sendero Luminoso opera desde el 2003

Movadef presentó iniciativa para derogar decretos antiterrorismo. Abogado Fajardo estuvo entre los impulsores de la acción legal

Brazo político de Sendero Luminoso opera desde el 2003

HÉCTOR VILLALOBOS
El Comercio

En noviembre del 2009, mediante una directiva de Sendero Luminoso, se fundó el Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), con el fin de constituir un instrumento institucional que permita a la organización terrorista participar en las elecciones.

Sin embargo, los simpatizantes del senderismo ya estaban organizados desde mucho antes. En enero del 2003 lograron una de sus primeras victorias legales, cuando el Tribunal Constitucional (TC) declaró inconstitucionales algunos aspectos de cinco decretos leyes emitidos contra el terrorismo, y que fueron dictados por el régimen fujimorista después del autogolpe de 1992.

Salvo algunas objeciones, la sentencia del TC no tuvo cuestionamientos. Pero en lo que no se reparó en aquel momento fue en quiénes estuvieron detrás de la acción de inconstitucional.

El recurso legal fue presentado por el Movimiento Popular de Control Constitucional, un organismo que logró recolectar 5 mil firmas para el pedido.

Entre los principales impulsores de la acción de inconstitucionalidad figuraban el abogado de Abimael Guzmán, Manuel Fajardo Cravero, hoy convertido en el secretario general del prospecto de partido que busca su inscripción en el Jurado Nacional de Elecciones.

La firma que encabezaba la acción de inconstitucionalidad era la de Marcelino Tineo Sulca, integrante de la Asociación de Familiares de Presos Políticos Desaparecidos y Víctimas del Genocidio (Afadevig), entidad que , como se evidencia en los contenidos de su web, mantiene estrecha vinculación con el Movadef.

Otro de los ‘ilustres’ firmantes fue el cantautor Walter Humala Lema, confeso militante del Movadef, admirador de Abimael Guzmán y, para más señas, primo del presidente de la República, Ollanta Humala.

Entre las impulsoras de la acción legal estuvo también Adelinda Sedelmayer, una de las fundadoras del Movadef. Ella estuvo presa entre 1989 y 1999 por delitos de terrorismo.

En enero del 2011, Sedelmayer Armas volvió a prisión, acusada de acciones de apoyo a Sendero Luminoso. Según la Dircote, ella era el enlace entre los terroristas presos y sus contactos en el exterior. También participó en la marcha senderista realizada en la Universidad de San Marcos el 14 de junio del 2010.

LAS NORMAS CUESTIONADAS
Entre los aspectos declarados inconstitucionales por el TC, estuvieron el delito de traición a la patria, lo que permitió un nuevo juzgamiento de la cúpula senderista. Asimismo, el juzgamiento de civiles bajo el fuero castrense y el delito de traición a la patria. También declaró inconstitucional el artículo 7 del DL 25475, que reprimía con seis a 12 años la apología del terrorismo. Este delito tenía además un agravante que era cuando un docente hacía apología entre sus alumnos.

PARTIDOS DEBEN CONBATIR SUS IDEAS
El especialista en temas de terrorismo Jaime Antezana señaló que no comparte la opinión de quienes plantean denunciar a los miembros del Movadef por delito de apología del terrorismo, porque al proscribirlos van a obligarlos a volver a la clandestinidad “y con eso no se resuelve el problema”, dijo.

Señala que la naturaleza de esta facción sigue siendo la de una organización ideológica fundamentalista pero que ya no practica el terror. “Su naturaleza es ideológica y por lo tanto el combate debe de ser ideológico”.

Antezana expresó que los partidos políticos son los que deben asumir esa batalla ideológica al interior de las universidades.

DIRIGENTES PODRÍAN SER DENUNCIADOS POR APOLOGÍA
Los cabecillas del Movadef pueden ser denunciados por apología del terrorismo. Así lo sostuvo el ex presidente de la sala antiterrorismo, Marcos Ibazeta.

“Ellos sustentan su movimiento en la ideología de Abimael Guzmán. Aluden y exaltan al pensamiento Gonzalo y a su autor, condenado porque sus ideas puestas en práctica han constituido delito de terrorismo”, señaló.

Si bien el delito de apología del terrorismo quedó sin efecto en el 2003, se incluyó en el código penal como un agravante de la apología del delito.

Ibazeta indicó que le corresponde al ministerio público realizar la denuncia y al poder Judicial “exigirles a los jueces que interpreten bien las normas para que las apliquen correctamente. No podemos ser tan blandengues”.

Sin embargo, en el ministerio público solo existe una denuncia en curso contra los dirigentes del movadef, y no es por apología del terrorismo, sino por delito contra la fe pública en su modalidad de falsificación de documentos.

Esta denuncia tiene su origen en setiembre del 2011, cuando un perito de la onpe determinó que las firmas de 17 páginas de los planillones que la organización presentó para su inscripción habían sido trazadas con el mismo puño. Ese mes, la procuraduría del Jne presentó la denuncia ante la fiscalía penal 46 de lima. No obstante, el procurador del ente electoral recién fue citado a declarar la semana pasada.

Ibazeta cuestionó la actuación que han tenido frente al movadef el poder Judicial, la fiscalía y el JNE.