Cambiarían al jefe de la contra inteligencia naval por 'chuponeo'

Capitán de navío Rogelio Fernández dejará el cargo en las próximas hora

Por Óscar Castilla C. / Miguel Ramírez. Unidad de Investigación Las columnas de la hasta ahora inexpugnable comunidad de inteligencia naval se vienen remeciendo por los 'petroaudios'. Resulta que en las próximas horas se producirá la separación del máximo jefe de contrainteligencia de la Dirección de Inteligencia de la Marina (Dintemar), el capitán de navío AP Rogelio Fernández del Castillo. Tal decisión se tomó anoche debido al escándalo que explotó el pasado jueves cuando fueron detenidos dos agentes que estaban bajo su mando y que también venían trabajando para la cuestionada empresa de seguridad de información Business Track S.A.C. (BTR) en presuntas actividades ilegales de 'chuponeo' telefónico. La medida, confirmada a El Comercio por el ministro de Defensa, Ántero Flores-Aráoz, se tomó en las altas esferas de la Marina con el respaldo del Poder Ejecutivo dada la gravedad de las imputaciones que recaen en contra de los oficiales de mar Martín Fernández Virhuez y Jesús Ojeda Angles, quienes se encuentran detenidos (además de otras cuatro personas) y que son acusados de formar parte de la organización que 'chuponeó' a Rómulo León y a Alberto Quimper. Lo increíble es que estos agentes de contrainteligencia tenían la misión de prevenir y detectar si algún integrante de la Dintemar traficaba con información o realizaba actos de interceptación ilegal utilizando equipos de la Marina. Por si fuera poco, tanto Fernández Virhuez como Ojeda Angles fueron filmados por agentes de la Policía Antidrogas (que de manera especial investigan el caso) mientras ingresaban a un inmueble ubicado en la avenida Santa Cruz 254 (San Isidro), un local de inteligencia naval. Según los policías encargados de la investigación, los dos agentes de contrainteligencia utilizaban los propios equipos de la Marina para realizar los trabajos que les encomendaba la empresa BTR a cambio de dinero. Esta organización tenía por gerente general a Elías Manuel Ponce Feijoo, cuyo ascenso a contralmirante fue anulado anoche. Los policías también identificaron al técnico supervisor AP José Margarito Casasola, que labora en el Departamento de Comunicaciones de Dintemar, como otro de los personajes que visitaba BTR. OTRA CABEZA PODRÍA RODAR Las fuentes revelaron a este Diario que la misma suerte de Fernández del Castillo podría recaer sobre su superior: el máximo jefe de Dintemar, contralmirante AP Pedro García Llaque, quien el pasado 9 de diciembre acudió a la comisión del Congreso que investiga el 'chuponeo' para revelar la información que su institución tenía sobre el caso de los 'petroaudios'. Durante aquella presentación dejó en claro que Dintemar no tenía nada que ver con la interceptación a León. Entonces el contralmirante García Llaque ni siquiera imaginaba que el enemigo se encontraba dentro de la propia unidad de contraespionaje de Dintemar ni, mucho menos, que los agentes de la Dirandro ya tenían a un colaborador eficaz (ex operador de inteligencia naval y de BTR) que había sindicado a los presuntos responsables del 'chuponeo' de León y de Quimper. La situación del actual jefe de Dintemar se complica mucho más teniendo en cuenta que él fue nombrado en dicho cargo, en mayo del 2007, para calmar las aguas luego del escándalo que entonces remeció la inteligencia naval. Como se recuerda, en abril de aquel año se descubrió que el capitán de corbeta AP Carlos Barba Daza (que laboraba como agente de Dintemar) vendía información confidencial de las Fuerzas Armadas a empresas que se dedicaban a la seguridad de información. Ahora se sabe que dicho oficial, tal como ayer lo publicó este Diario, también era alto empleado de Business Track y está en la mira de Dirandro, ya que trabajaba con los dos agentes de contrainteligencia detenidos. Aquel escándalo --que no tuvo la magnitud del caso de los 'petroaudios', pero que fue el primero de su tipo en la Marina desde la caída del montesinismo-- ocasionó la salida del entonces jefe de Dintemar, Luis Chumbiauca Muñante, y del responsable de contraespionaje, Luis Enrique Martínez. Ahora parece que ocurrirá lo mismo. Marina no informó sobre sus agentes El comandante general de la Marina, almirante Rolando Navarrete Salomón, se presentó ayer ante la comisión parlamentaria que investiga el 'chuponeo', la cual preside el congresista Oswaldo Luizar (BP). En dicha sesión se le consultó a Navarrete por qué hasta la fecha la Marina no había respondido el oficio, dirigido también al Comando Conjunto de las FF.AA., en el que se solicita la relación del personal de inteligencia naval que perteneció al otrora Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) y que trabajó o labora en empresas privadas de seguridad. El oficio fue enviado el 19 de noviembre del 2008 al entonces jefe del Comando Conjunto almirante José Aste Daffós, quien, según la Ley 27444 del Procedimiento Administrativo General, tenía 30 días para contestar dicho oficio, es decir debió hacerlo antes del 19 de diciembre. Sin embargo, no respondió. El 31 de diciembre pasado, Aste Daffós cumplió 35 años de servicio y fue reemplazado en el cargo por el general EP Francisco Contreras. Navarrete reemplazó en el cargo al almirante Carlos Gamarra, quien el 31 de diciembre del 2008 pasó al retiro por cumplir 35 años de servicios. Navarrete se presentó ante la comisión Luizar acompañado por el jefe de Inteligencia de la Marina, contralmirante Pedro García. La sesión fue reservada. Según fuentes legislativas, al término de la sesión, Navarrete se comprometió a realizar una investigación integral respecto a los marinos en actividad y en retiro que trabajan para empresas de seguridad cuando ello lo tiene prohibido este instituto armado.

Tags relacionados

cambio

jefe

Contrainteligencia

naval