"La campaña electoral por Lima recién calentará en agosto"

Alfredo Torres, director de Ipsos Apoyo, consideró también que por ahora Lourdes Flores está jugando mejor y que Álex Kouri está más golpeado

"La campaña electoral por Lima recién calentará en agosto"

Por Mariella Balbi

Usted es el “fotógrafo” de los procesos electorales ¿Qué lo impresiona más en la foto de las elecciones municipales y regionales que se vienen?
[Ríe]. Si alguien de otro planeta viera el proceso municipal de Lima le sorprendería que un alcalde exitoso como Luis Castañeda no haya presentado a un candidato como sucesor. Y que, en general, ninguno de los partidos importantes en las presidenciales —fujimorismo, humalismo, aprismo— tampoco tenga candidatos para la Alcaldía de Lima.

El Apra sí tendrá un candidato.
Pero el hecho es que va a perder, su votación en Lima siempre es muy baja. Alguien irá al sacrificio, no tiene un candidato potable.

Mercedes Aráoz ha dicho que no postulará, pero en el Apra insisten.
Ella está haciendo un buen trabajo en el Ministerio de Economía, querrá concluir su gestión con éxito. No la veo cayendo en la tentación de ser candidata a la Alcaldía de Lima. Sería la mejor carta para el Apra, pero se vería forzado, ya que no tiene interés en lo municipal. Aun así, quedaría en el tercer puesto porque la elección municipal se ha polarizado y es muy difícil que el ganador sea alguien distinto de Lourdes Flores o Álex Kouri. En este proceso sorprende también que no haya mucha información de lo que ocurre en provincias en los ámbitos municipal y regional. En cada ciudad importante los líderes son locales, los partidos están muy débiles. Si logran triunfos será más por méritos personales de los candidatos que por el partido. Por lo demás, en el Perú aún es un demérito votar por un partido, la gente prefiere un independiente. Las alianzas también están mal vistas, por eso los acuerdos son informales. La institucionalidad política es débil. Frente al avance de la economía en los últimos 20 años en el Perú, en política no se avanzó nada. Al contrario, estamos más desestructurados que antes.

La informalidad también se nota en que se salta de partido en partido…
Así es, y más allá del descrédito la población se confunde y nadie sabe de qué partido es cada candidato, prima la persona. Además, el voto de arrastre sigue siendo importante aquí. Las personas marcan el símbolo de la provincia para el distrito, eso para todas las votaciones, regionales y presidenciales. Para un candidato distrital es importante estar detrás de una gran locomotora que puede ser Lourdes Flores o Kouri. Si el candidato provincial es débil, la probabilidad distrital es menor, poca gente cruza el voto.

¿Por flojera?
Claro, por desinterés. Como el voto es obligatorio hay un gran caudal de electores que vota sin mayor conocimiento. Tampoco se lee bien la cédula de votación.

Usted dice que la polarización —Flores vs. Kouri— en las municipales limeñas es inevitable. ¿Los candidatos chiquilines están entonces fundidos?
Puede ser que alguno crezca algo. La gente no los considera como opciones reales. Lourdes y Kouri tienen caudal electoral propio. La primera tuvo la mayor votación en Lima en las presidenciales. Tiene el 33% en las encuestas y más del 20% no cambiaría su voto. Igual ocurre con Kouri, que tiene el 29% de intención de voto. Ambos cuentan con un espacio político importante.

De Lourdes Flores algunos dicen que ya fue. ¿Cuán fuerte es eso en la mente de los electores?
No es muy fuerte. Todo dependerá de cómo enfrente esta campaña, de su actitud y de los errores que deje de cometer. En el pasado cometió errores gruesos en la elección de sus vicepresidentes. La clave ahora es cómo se acerque ella a los sectores populares, construyendo a partir de lo que Castañeda ha hecho, pero diferenciándose con propuestas innovadoras para las preocupaciones que hoy tiene la gente.

O sea, criticar a Castañeda no es “negocio”.
No, porque es percibido como un alcalde exitoso. Kouri es más crítico porque Castañeda apoya a Lourdes, hay alcaldes de Solidaridad en su lista y se sigue con este juego de alianzas informales.

Castañeda no es explícito en apoyar a Flores. ¿Por qué?
Porque no quiere comprometerse con una eventual derrota. También le conviene una buena relación con el alcalde que lo suceda. Además, es parte de su personalidad.

¿Pegó que Lourdes Flores dijera, atacando a Kouri, que ella era la candidata de la decencia?
Sí pegó. El tema de la corrupción está en el tapete y Kouri tiene los videos con Montesinos, la autopista al aeropuerto. Otro error de Kouri fue no haber organizado bien su inscripción. Es increíble para un político de su trayectoria. La alianza con Barba le ha costado, incluidas las críticas de Bayly. Está un poco debilitado y Lourdes ha tomado la delantera. Pero faltan algunos meses, esos cuatro puntos de diferencia no marcan una tendencia definitiva. Casi 20% de electores no sabe por quién votar.

¿El 4 de julio, cuando todo sea oficial, el temperamento cambiará?
No creo, el cambio será a partir de agosto. Tenemos el Mundial de fútbol, las Fiestas Patrias. Esta será una campaña corta, calentará a mediados de agosto y la elección es a principios de octubre, es una campaña de mes y medio.

Otro revés para Kouri es que el alcalde de San Juan de Lurigancho regresara con Flores.
Exactamente. La gente lo percibe como otro problema de Kouri y un triunfo de Lourdes. Ella está jugando mejor el partido. Ahora, ninguno de estos errores es definitorio, Kouri mantiene su respaldo. No ha podido ganar más y Lourdes sí ha avanzado.

Kouri le critica a Lourdes que haya sido abogada de Cataño para traer ómnibus usados. ¿Impacta ello?
No lo hemos medido, pero puede impactar, se la puede ver como incoherente. Pero los misiles que impactarán serán los de agosto.

¿Los candidatos chiquilines le quitan votos a Flores o a Kouri?
Más a Lourdes.

¿A Kouri le conviene que el fujimorismo lo apoye explícitamente?
A ninguno de los dos le conviene un apoyo explícito. Lo que más le sirve a Kouri es que el fujimorismo no presente candidato, pues este le restaría votos. Imagino que hay un acuerdo implícito.

¿Cuánto puede sacar el Apra?
Salvo Meche Aráoz, que podría ir más allá, no creo que ningún candidato del Apra en Lima saque más del 10%.

¿Hay cierta apatía entre los limeños frente a esta elección?
En las presidenciales hay más en juego. Creo que aquí la gente no espera grandes cambios ni grandes diferencias entre los dos candidatos punteros.

¿Algún distrito de Lima decide la votación?
No, está muy repartida. Pero en Lima la clase media emergente, el nivel C, es cada vez más musculoso. Es el fiel de la balanza. Abarca a pequeños empresarios o a gente que ha progresado en los últimos años. Es gente más individualista que sus padres, menos interesada en la política y más en la tecnología y el consumo. Es un sector integrado a Internet y al exterior, pero al mismo tiempo con gustos vinculados a su origen andino, aunque adaptado a su realidad, como la tecnocumbia, la chicha, etc.

¿Las simpatías por Flores y Kouri son parejas en el sector C?
Sí. En todo caso a Lourdes le está yendo mejor en los sectores A y B.

Deme dos fortalezas y dos debilidades de ambos.
A Lourdes la consideran honesta y sincera. También valoran su experiencia política. Debilidades: aún es percibida como la candidata de los ricos, pero esto en Lima es menos importante. Y también que aún la perciben como abogada. Castañeda también es abogado, pero transmite la imagen de un constructor.

Lourdes tendrá que treparse al tractor.
[Ríe]. Las cualidades de Kouri son su gestión como alcalde del Callao y en la región, además de que se lo percibe con buenos reflejos políticos. En contra tiene los videos con Montesinos, donde muchos ven un compadrazgo sospechoso, y la obra del peaje al aeropuerto que aparece como poco clara.