Cancillería peruana afirma que tres países negaron asilo a Alberto Pizango

El ministro de Relaciones Exteriores coincide con el presidente García sobre conspiración internacional

(DPA) El ministro de Relaciones Exteriores del Perú, José Antonio García Belaunde, afirmó hoy que tres países, a los que no identificó, le negaron el asilo al líder indígena peruano Alberto Pizango antes de que Nicaragua se lo concediera. "No se lo dieron porque no consideraban que lo ameritaba", dijo García Belaunde en la radio CPN. El canciller señaló que está a la espera de las coordinaciones con Nicaragua para tramitar el salvocoducto que le permita a Pizango salir del país con protección diplomática. Nicaragua confirmó hoy desde Managua el asilo a Pizango, de quien el lunes se reveló que está refugiado en la embajada de ese país en Lima. "Se trata de un caso estrictamente político y de un perseguido que tiene todas las características de serlo", justificó desde Managua el embajador nicaragüense en Lima, el histórico líder sandinista Tomás Borge. Por su parte, el canciller nicaragüense, Samuel Santos, recordó que es un caso que incluso ha sido tratado en la Organización de Estados Americanos (OEA). "Me parece que mi homólogo justifica su decisión. El derecho internacional le da a estados asilantes el derecho de calificar si corresponde o no dar el asilo", señaló al respecto García Belaunde. Al comentar el tema, García Belaunde coincidió con la interpretación del presidente Alan García de que hay una acción coordinada, con tentáculos internacionales, para actuar contra la estabilidad peruana. "Evidentemente el señor Pizango es parte instrumental de esa red y de los partidos políticos antisistema de este país, como el Nacionalista (del ex candidato presidencial Ollanta Humala). De eso no tengo la menor duda", anotó. Pizango, quien había pasado a la clandestinidad el viernes, se refugió en la embajada nicaragüense en momentos en que en su contra hay procesos que, según los expertos, lo exponen a hasta 35 años de cárcel. El dirigente indígena, un profesor de 44 años de la etnia ashuar, estuvo al frente de la huelga indígena amazónica que empezó hace 62 días y que el viernes degeneró en un estallido de violencia que dejó 24 policías y al menos nueve nativos muertos. El gobierno lo considera responsable principal de lo ocurrido. Entretanto se conoció que Pizango tendrá que irse solo, pues su esposa, Sonia Huiñapi, decidió quedarse con sus hijos al frente de la modesta bodega que tienen en la ciudad selvática de Yurimaguas. "Me pregunto: ¿por qué quieren sacar a mi esposo del país? Él es inocente y un perseguido político. Pero yo me quedaré en Yurimaguas", le dijo Huiñapi a la versión online del diario "El Comercio".