Chehade busca dejar sin piso la acusación constitucional, opina experto

Jurista Enrique Bernales sugirió que el Congreso estudie mejor el caso ante nuevo escenario y cuestionó informe acusatorio por “deficiencias jurídicas”

Chehade busca dejar sin piso la acusación constitucional, opina experto

El constitucionalista Enrique Bernales opinó hoy sobre el escenario político tras la renuncia del primer vicepresidente Omar Chehade, cuya suerte debe decidir hoy la Comisión Permanente del Congreso.

Bernales consideró que la dimisión es un paso al costado tardío “que más parece una hábil jugada para dejar sin piso el procedimiento de la comisión”. Chehade, dijo, buscaría así “sustraer la materia del caso”.

“(…) una de las cosas que debe determinar la Comisión Permanente habiendo desaparecido la condición de vicepresidente es si la sanción de 120 días es suficiente o merece una segunda sanción que sería la destitución del cargo de parlamentario, creo que sí hay argumentos”, opinó en entrevista al programa “Las cosas claras”.

No obstante, Bernales sugiere al Congreso postergar su pronunciamiento, por lo menos 24 horas, a fin de estudiar bien el nuevo escenario. “En Derecho, cuando se presenta una situación nueva, no prevista en el caso, y que arriesga el caso, es mejor esperar”, consideró.

CUESTIONA INFORME
Bernales también cuestionó el pedido de acusación constitucional de la Sub Comisión de Acusaciones Constitucionales que se debatirá hoy.

“La acusación jurídicamente es muy débil, ese informe no es sustancioso, tiene deficiencias jurídicas espantosas, en derecho no se puede incurrir en subjetividades, el derecho tiene que ser objetivo 100%, cuál es la falta, cuál es el delito, porqué se le juzga, cuáles son los hechos, etc”, manifestó.

Bernales consideró que la acusación se fundamenta en una comisión de delito que no le corresponde juzgar al Congreso sino al Poder Judicial, que es el patrocinio ilegal.

“Al Congreso le corresponden las sanciones de carácter ético y político, pero el Congreso no debe ni puede juzgar delitos, la acusación constitucional debió fundamentar la falta ética y la falta política sin introducirse en el delito posible”, agregó.

También opinó que el patrocinio ilegal es una figura delictiva de carácter menor. “No es por tráfico de influencias siquiera (…) el patrocinio ilegal exige la realización efectiva del delito”, puntualizó.