Congresista Sousa responsabilizó a Villa Stein por aparente fracaso de comisión que investigó chuponeo

Fujimorista sí coincide en que hay responsabilidades políticas en el tema, pero solo en base a indicios

Congresista Sousa responsabilizó a Villa Stein por aparente fracaso de comisión que investigó chuponeo

Para el congresista fujimorista Rolando Sousa hay un responsable del fracaso de la comisión parlamentaria encargada de desenmarañar la red de chuponeo en el país: el presidente del Poder Judicial (PJ) Javier Villa Stein.

Según Sousa, el PJ nunca colaboró con la entrega de los audios incautados a la empresa BTR, cuyos directivos purgan condena por haber practicado interceptaciones ilegales.

“Hay audios en los que el mismo Villa Stein planteaba la formación de comisiones mixtas (de colaboración) entre el Congreso y el Poder Judicial (…) hemos hecho hasta ocho pedidos al Poder Judicial, siempre dejaban una ventanilla abierta y finalmente nos dijeron que no nos iban a dar nada”, comentó el legislador.

En consecuencia no se pudo llegar al fondo del tema y solo se contó con indicios. Por esta razón, dijo, se abstuvo de votar a favor del informe final del grupo presidido por su colega Oswaldo Luizar (UPP).

“No entendieron que tenían el deber de colaboración con el Congreso. Durante muchos años hubieron comisiones anteriores que tuvieron toda la información del PJ, esta vez hubo ocultamiento doloso intencional del PJ para no trasladar esa información a la comisión”, enfatizó.

NO FUE FÁCIL
Según reveló Sousa la labor de la comisión no fue fácil porque había que “determinar quién financiaba la interceptacion telefónica en el país, quién interceptaba físicamente, con qué aparatos, quién acopiaba la información, quién traducía esos datos en un ‘input’ que podía ser vendido y quién utilizaba la información, qué personas naturales, jurídicas o políticas”.

¿Qué hicieron en todo este tiempo? “Levantamos el secreto bancario, tributario y de comunicaciones de unas 72 personas naturales y jurídicas (…) sacamos nuestras propias conclusiones pero no bastaron los indicios de comunicaciones entre fulanos y menganos para llegar a conclusiones valederas”, contó.

MINIMIZA IMPUTACIONES
También hizo referencia a las atribuciones contra la congresista y ex presidenta del Congreso, Mercedes Cabanillas, en cuya gestión se contrató los servicios de BTR. Al respecto, dijo que no se podían determinar responsabilidades a partir de sus comunicaciones con el directivo de BTR Elías Ponce Feijoo.

Sin embargo, sí reconoció que hubo irregularidades en dicha contratación, la misma que según dijo no se justificaba. “Nadie asumió la responsabilidad, brindaron el servicio en agosto y luego en setiembre se les da la adjudicación y se firma el contrato, osea entran al Congreso como en su casa y luego emiten factura”, mencionó.

Además consideró que no se podía determinar (como dice el informe) que el primer vicepresidente Luis Giampietri conocía de las interceptaciones a partir de sus comunicaciones con Ponce Feijoo. De igual manera minimizó las imputaciones a Álex Kouri y a su colega Carlos Raffo. Sin embargo, precisó que no conocía de la amistad entre este último y Ponce Feijoo.

“Hay conclusiones y recomendaciones con las estoy de acuerdo y con otras discrepo por su alto contenido político, como decir que Giampietri tenía conocimiento del chuponeo ilegal”, dijo.

SIN BRÚJULA
En todo caso comentó que ante la falta de apoyo del PJ se fue perdiendo el objetivo del grupo. “Noto en este informe una falta de coherencia en el objetivo principal (porque se trabajó en base a lo que) íbamos encontrando en el camino: Allison, Kouri (sus funcionarios), comunicaciones entre congresistas”, refirió.

Sousa presentará su informe en minoría la próxima semana y adelantó que la novedad será un análisis sobre el disco duro de Rómulo León Alegría (que no fue incluido en el informe en mayoría), a quien considera un inductor del delito de tráfico de influencias. “También incluirá responsabilidades políticas de algunos personajes”, añadió.