Crónica: AP, una lampa que se resiste a morir

Hace 53 años Fernando Belaunde fundó Acción Popular, el partido que lo llevó dos veces a la presidencia y que, tras la pérdida de sus principales líderes, hoy lucha por seguir vigente

Crónica: AP, una lampa que se resiste a morir
Por: *Rocío La Rosa Vásquez* En los años cincuenta el mundo se encontraba entre la tentación totalitaria y la inclinación marxista. En mis referencias personales mi abuelo, hombre del campo, veía en el personaje que más tarde empuñaría la lampa una esperanza de gobierno. Ese personaje de 43 años se llamaba Fernando Belaunde Terry y el 1 de junio de 1956 se inscribía como candidato presidencial del Frente Nacional de Juventudes Democráticas, acompañado por muchos de sus alumnos de San Marcos. Mañana se cumplen 53 años de aquel episodio que significó la partida de nacimiento de Acción Popular (AP), agrupación que hoy lucha por seguir vigente. Esta es una breve reseña de sus avatares. “Se hizo la campaña visitando intensamente el territorio nacional, [...]”, recuerda ahora don Javier Alva Orlandini, quien desde ayer estará una vez más dirigiendo Acción Popular. El liderazgo de Belaunde surge en medio de la represión del gobierno de Manuel Odría. En estas circunstancias se da el famoso “manguerazo”, denominado así por los chorros de agua que recibió el joven político. No ganó la elección, pero sí la adhesión de muchos peruanos. Un mes después fundó oficialmente AP en la provincia de Chincheros (Apurímac). *GOLPE Y EXILIO* El triunfo en las urnas llegó recién en 1963, cuando Belaunde logró vencer al fundador del Apra, Víctor Raúl Haya de la Torre, y al dictador Manuel Odría. Lo que no consiguió fue la mayoría en ninguna de las dos cámaras (diputados y senadores) y sufrió los embates de la coalición opositora Apra-UNO (Unión Nacional Odriista). Aun así, AP logró crear el régimen municipal por voto obligatorio, universal y secreto. Estos nuevos municipios reemplazaron a los que, por 44 años, habían sido elegidos a dedo. Tampoco faltaron los esfuerzos en vivienda, infraestructura vial, energía y riego. Otra obra importante fue la construcción de la Refinería Nacional de la Pampilla. También se trató de recuperar los yacimientos de la Brea y Pariñas que se encontraban en manos de la International Petroleum Company (IPC). En ese intento, en 1968, se desató un escándalo por la desaparición de la famosa página 11 del documento firmado entre el Estado y la IPC. En octubre de ese año el general de división EP Juan Velasco Alvarado derrocó a Belaunde, que fue deportado por la dictadura militar a Argentina. Este gobierno se prolongó hasta 1975, cuando el general Francisco Morales Bermúdez lo defenestró del poder con otro golpe. *FLORECER EN LOS 80 Y 90* Recuperada la democracia, Belaunde volvió a ser presidente. En las elecciones generales de 1980 obtuvo el 45,37% de los votos y venció al aprista Armando Villanueva (27,40%) y al pepecista Luis Bedoya (9,57%). Esta vez sí obtuvo mayoría en ambas cámaras. Cinco años después el joven Alan García lo sucedería en la Presidencia de la República, tras imponerse a Alfonso Barrantes de la Izquierda Unida. El candidato de AP entonces fue Javier Alva Orlandini. Alejado de la presidencia pero no la política, en 1990 AP formó parte de la alianza Fredemo, que tuvo como candidato al escritor Mario Vargas Llosa, quien fue vencido por un desconocido Alberto Fujimori. AP se atrincheró en la oposición tras el autogolpe del 5 abril de 1992. Fue en el 2000 que una vez más uno de sus militantes llegó a Palacio de Gobierno. Se trataba de Valentín Paniagua quien fue ungido por el Congreso como presidente de transición, tras la caída del fujimontesinismo. Aún se desconoce el futuro de la lampa, aunque un buen termómetro serán las elecciones municipales y regionales del 2010. “Hay que rehacer el partido y darle mayor presencia” Los líderes de Acción Popular Fernando Belaunde y Valentín Paniagua ya no están y el hasta ayer presidente de AP, Víctor Andrés García Belaunde, reconoce que ambas ausencias hicieron que partido perdiera espacio en el escenario político. “El partido quiere sobrevivir, fortalecerse y aprender a trabajar sin los líderes que se fueron [...] sino más bien sostenido en su ideología y su organización”, dice el también parlamentario de la Alianza Parlamentaria, que agrupa además a Perú Posible y Somos Perú. Pero García Belaunde no pierde el optimismo y agrega que este aniversario los encuentra con el dinamismo a tope y con buen espíritu de trabajo y participación. Agrega que su partido “trabaja todo el año y no solo en épocas electorales, tiene más de 150 alcaldes en todo el país, más de 140 comités departamentales y más de 165 mil militantes inscritos”. Ese mismo espíritu es compartido por Javier Alva Orlandini, que tiene claro qué acciones se deben seguir. “Hay que rehacer el partido, hay que crear comités en 1.847 distritos y 196 provincias [...] vamos a tener mayor presencia en toda la república. Se tienen que actualizar los planteamientos e impulsar la presencia de la juventud”. Respecto de la desconfianza que existe sobre las agrupaciones en general, recuerda que —como decía Aristóteles— el hombre es un animal político. “Los seres humanos tenemos la obligación de participar en política [...] esta no se puede practicar en forma individual”.