Documento policial pone en duda versión de Tula Benites sobre seguridad

nspectoría de la PNP realiza investigación sumaria en Trujillo por cuestionada protección a congresista suspendida

Por: *Alfredo Alí A* Uni de investigación La suspendida congresista aprista Tula Benites nos ha enviado una carta a través de la cual —lejos de aclarar por qué goza del privilegio de tener a dos efectivos policiales que la custodian— entra en algunas contradicciones. El Comercio reveló el lunes que Benites (quien fue desaforada del Congreso por un grave caso de corrupción) contaba con dicha seguridad que ya no le corresponde y que utilizaba a los dos policías en labores domésticas. A raíz de ello el ministro del Interior, Octavio Salazar, ordenó una inmediata investigación. En su misiva, Benites argumenta que ambos policías la custodiaban en sus días de franco. Pero eso no sería cierto. El documento Relación de servicio de la División de Seguridad del Estado III Dirtepol-RPLL, del 9 al 10 de junio 2009, es clave para establecer que Benites gozaba de protección policial oficial. Bajo el sello y firma del comandante PNP Benjamín Rengifo Prieto, en el documento se indica las labores que cada uno de los policías realizaría. Los suboficiales Segundo Sánchez Cruzate y Klinger Vásquez Guevara aparecen asignados, junto con otros 12 policías, a la “Seguridad y protección de autoridades y/o dignatarios”, entre los que está la suspendida congresista que, como se sabe, en esa fecha ya no era autoridad ni dignataria. Más claro aun. En el mismo grupo de autoridades con seguridad a su disposición, también se menciona al presidente del gobierno regional, al alcalde, al presidente de la Corte Superior y al arzobispo de Trujillo. Que se sepa, ninguno de los agentes asignados a la protección de tales personajes lo hacían en sus horas de franco, tal como, en su caso particular, lo señala Benites, en su carta. Es más, en el mismo documento están registrados los nombres de los policías que sí estaban de franco o de vacaciones, pero en ese rubro no se incluye a los dos policías encargados de la seguridad de Benites. Por lo demás, las garantías personales que Benites dice que le otorgó la policía, constituyen un procedimiento administrativo a cargo de las gobernaciones que finaliza con el dictado de medidas precautelares para evitar acciones o amenazas contra las personas. La policía, en ese caso, se limita a investigar, según lo señala la Directiva 002-2007-IN. *MÁS DATOS* * El D.S. 02-2003-IN tuvo por finalidad racionalizar el uso de policías en la seguridad y protección de autoridades y dignatarios. * Sin embargo, los casos no contemplados allí requerían de la autorización expresa del sector Interior. * El Comercio espera que, de ser este el caso de Benites, el ministro Salazar muestre la respectiva autorización.