Empresario dice que usaron el ‘chuponeo’ para quitarle acciones

Durante juicio la Policía no supo explicar por qué había llamadas salientes de teléfonos lacrados

Empresario dice que usaron el ‘chuponeo’ para quitarle acciones

El ex presidente del directorio del complejo agroindustrial Cartavio y ex propietario de la empresa papelera Trupal, Augusto Rubini Vargas, reconoció ayer como suyas varias conversaciones telefónicas interceptadas en el 2005 y cuyos audios fueron encontrados en la empresa BTR y entre los bienes de Carlos Tomasio.

Rubini señaló que el ‘chuponeo’ del cual fue víctima le significó un gran perjuicio económico. “Perdí el 12% de mis acciones en Cartavio y mi empresa Trupal”, dijo tras acusar a un grupo de accionistas de Cartavio como el que habría encargado a BTR interceptar sus teléfonos.

“En Cartavio encontré facturas de BTR y ahora entiendo por qué el otro grupo de Cartavio sabía de todos mis pasos y conocía todo lo que yo iba a hacer. Así consiguieron despojarme de todo”, expresó visiblemente indignado.

Rubini también acusó al grupo Rodríguez Banda de presuntamente estar detrás del ‘chuponeo’, porque dice que al final fue el que se quedó con su empresa Trupal y con Cartavio.

LLAMADAS MISTERIOSAS
En la audiencia de ayer también declaró Hipólito Aguirre Salas, perito policial quien tuvo a su cargo la revisión y transcripción de todo el contenido de los teléfonos incautados a los procesados del Caso BTR.

El policía no pudo explicar algunas irregularidades que, según los abogados de la defensa, se habrían cometido durante la investigación policial. Por ejemplo, en el acta figura que desde el teléfono de Giselle Giannotti se registró una llamada el 21 de enero del 2009 al número de Wilson Gómez Barrios (ex pareja de Giannotti), la cual duró 16 minutos. Ese teléfono estaba incautado y lacrado desde el 8 de enero.

Tampoco pudo explicar cómo el 21 de enero en el celular incautado a Manuel Ponce Feijoo también se registró otra llamada con el mismo número de Gómez.

La única explicación que dio Aguirre Salas es que al momento de manipular los teléfonos para extraer la información, se pudo haber marcado accidentalmente un número telefónico.

Ayer también acudió Alberto Varillas, el ex representante de Petro-Tech, pero por falta de tiempo no pudo dar su declaración. A la prensa dijo que es falso que Petro-Tech haya financiado a BTR.

SEPA MÁS
El periodista Gustavo Gorriti declaró ayer como testigo. Dijo que el ‘chuponeo’ era un caso de espionaje industrial que se salió de control.

Agregó que este ‘chuponeo’ ha permitido atisbar la punta del iceberg de una serie de casos de corrupción.

Gorriti dijo que está probado que Manuel Ponce Feijoo tuvo llegada a la alta dirigencia del Partido Aprista.