“El Estado debe alentar el cambio de matriz energética a gas natural”

Así lo manifestó el director de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, quien estima que para el 2011 ya no debería utilizarse el Diesel 2

El director de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, comentó que es necesario que el Gobierno impulse con mayor decisión el cambio de la matriz energética del país al gas natural, y de esta forma se pueda convertir la totalidad del parque automotor al uso de este recurso como combustible. “Es necesario que el cambio de matriz se dé con celeridad, porque el Estado está con el uso del Diesel 2, combustible que está perjudicando la salud de la población. A partir del 1 de enero del 2011 ya debería haberse cambiado la matriz, pues el consumo del Diesel solo se extendió hasta el 2010”, manifestó en diálogo con *elcomercio.com.pe.* Quispe Candia señaló que hasta el momento unos 50 mil vehículos han sido convertidos a los sistemas de Gas Natural Vehicular (GNV) y de Gas Licuado de Petróleo (GLP), aunque reconoció que estas transformaciones se están dando, principalmente, en vehículos privados. “Todavía no hay ningún programa que aliente el cambio de vehículos mayores como camiones o buses, el transporte urbano también debería incorporarse a un programa de ‘chatarreo’, y que también se cambie la matriz energética en estos”, agregó. En ese sentido, comentó que el 70% de los vehículos siguen usando el Diesel 2, “que al emitir azufre, constituye un combustible altamente contaminante para la salud”. Por otra parte, indicó que en el proceso de reconversión de vehículos a GNV o GLP los usuarios están sufriendo algunos gastos que podrían desequilibrar su presupuesto. Por ejemplo, comentó que para convertir a GNV se paga alrededor de US$ 1.300, y US$ 400 para hacer lo propio al GLP. Además de ese pago, los usuarios deben cancelar entre US$80 y US$ 100 para certificar que la instalación a gas se ha hecho en buenas condiciones, aparte de otros gastos como la adquisición de una nueva tarjeta de propiedad que acredite el cambio de matriz en el vehículo. “El Estado debe contribuir para que los costos disminuyan. Por ejemplo, el costo por la emisión de la tarjeta de propiedad debería ser exonerado, y el de certificación podría ser replanteado. Sería importante que el Gobierno, en alguna medida, trate de ayudar a este grupo de personas alentando el cambio de la matriz energética”, propuso.