Ex ´Colina' admitió ejecución de ecuatoriano acusado de espía

Jesús Sosa Saavedra, conocido como “Kerosene”, aceptó participación en la captura y posterior ejecución el agregado aéreo de Ecuador en Perú, Enrique Duchicela, en 1988

El ex agente del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE) Jesús Sosa Saavedra admitió que en 1988 participó en la captura y posterior ejecución del agregado aéreo de Ecuador en Perú, Enrique Duchicela , al que se acusaba de espía, informó hoy la prensa local.

Según La República, Sosa, preso por haber integrado el grupo militar encubierto Colina, declaró a la fiscal Alicia Chamorro Bermúdez que participó en la “Operación Lucero”, en la que también se capturó al subteniente peruano Marco Barrantes, otro acusado de espionaje.

“Acepto que yo participé en el operativo de captura del mencionado agente ecuatoriano y que fue por orden (del) coronel (Oswaldo) Hanke Velasco, entonces jefe del SIE”, señaló Sosa, según la declaración citada por el periódico.

El rotativo explicó que la operación tenía por objetivo “desarticular una red de miembros del Ejército que proveían de información secreta al agregado aéreo de la embajada de Ecuador”.

Añadió, sin embargo, que también demostró que “en otros tiempos, en el Perú se asesinaba a los espías”.

“Como resultado de la operación, fueron ejecutados en las instalaciones del SIE, en el Cuartel General del Ejército, Enrique Duchicela y su contacto peruano, el subteniente Marco Barrantes Torres”, señaló el diario.

EXCLUSIÓN DE INVESTIGACIÓN
Indicó que la declaración de Sosa abre la posibilidad de que se denuncie y procese a Hanke Velasco, quien fue excluido de las investigaciones, en diciembre de 2008, por una sala de la Corte Suprema con el argumento de que el delito de desaparición forzada no existía cuando se cometieron los crímenes.

Este caso fue hecho público en 2004 por el periodista Ricardo Uceda en su libro “Muerte en el Pentagonito. Los cementerios secretos del Ejército peruano”.

RED DE AGENTES
En sus declaraciones a la fiscalía, Sosa Saavedra, conocido como “Kerosene”, por usar ese combustible para desaparecer a sus víctimas, reiteró que Duchicela “tenía una red de agentes de inteligencia que habían sido captados” para el espionaje.

La República también reveló que el ex agente ya había enviado, en enero de 2007, una declaración jurada escrita y grabada a la Segunda Sala de Terrorismo, en la que reconocía su intervención en los asesinatos de Duchicela y Barrantes, y además identificaba a los jefes del Ejército y del SIE que planificaron la operación.

El rotativo indicó que la declaración de Sosa Saavedra permitirá reactivar el caso, abierto en 2004, pero que hasta el momento no cuenta con una acusación fiscal.

PRÓXIMA SENTENCIA
Informó, sin embargo, que el tribunal que ha seguido el caso del asesinato de Barrantes dictará sentencia en los próximos días contra el ex coronel Harry Rivera, ex jefe de Contrainteligencia del Ejército, y los ex agentes Jorge Ortíz Mantas, Julio Ramos Álvarez y Gumercindo Zambrano Salazar.

A los cuatro ex militares se les atribuye el secuestro, asesinato y desaparición de Barrantes y pueden ser sentenciados hasta a 25 años de cárcel por el delito de desaparición forzada.