Familiar de víctima del MRTA vive en el mismo edificio donde habita Lori Berenson

En el cruce de la Av. Grau con la calle Madrid, vecinos realizaron ayer una vigilia para exigir que la terrorista abandone su departamento en Miraflores

Familiar de víctima del MRTA vive en el mismo edificio donde habita Lori Berenson

La liberación de la terrorista Lori Berenson ha tocado una fibra demasiado sensible en el corazón de los miraflorinos, y el cruce de la avenida Grau y la calle Madrid, donde se ubica el departamento que la alberga, se ha convertido en el bastión del rechazo más sentido al terrorismo.

Ayer en esa esquina se llevó a cabo una vigilia, con la que los vecinos expresaron su repudio a la presencia de Berenson.

AMARGA CASUALIDAD
El destino parece burlarse de Luciana Laos. En 1996 un tío suyo se convirtió en uno de los rehenes del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) en la residencia del embajador de Japón.

Y hace poco supo por la televisión que el departamento 503 de su edificio (ubicado en Grau 598) tendría por inquilina a Lori Berenson, la emerretista condenada a prisión en 1995 por planear un atentado contra el Congreso. Desde la ventana de su departamento, ubicado en el piso 4, Luciana Laos parece rehén de una amarga coincidencia.

Y frente a su edificio, entre las personas que participan en la vigilia, destaca la figura de la Marietta Rivero Guillén. Habla con convicción y repudia que los terroristas estén “ganando la batalla legal”.

Ella también se siente burlada por las paradojas de la justicia. Su padre, el general Juan Rivero Lazo, lleva 9 años y 2 meses recluido en el Centro Penitenciario de Lima (antes San Jorge) sin tener sentencia. Ex director de inteligencia del Ejército, a Rivero Lazo lo acusan de haber sido parte del engranaje del grupo Colina. La joven Marietta Rivero pide libertad para los militares que enfrentaron al terrorismo y los vecinos de Miraflores no dudan en secundarla.

Entre ellas están Lucía Uriz y Sabina Ponce. Estas mujeres dicen representar el sentir de buena parte de los vecinos del distrito.

VÍCTIMAS DEL TERRORISMO
Denostan abiertamente el Lugar de la Memoria, que se levantará en los acantilados de la Costa Verde —según ellos— para recordar a las víctimas del terrorismo. No les parece que este centro, que consideran sesgado en favor de senderistas y emerretistas, se construya en Miraflores, distrito que en 1992 fue salvajemente golpeado en el atentado de la calle Tarata. “Es el museo de la vergüenza”, dice Sabina Ponce.

Lucía Uriz critica que el alcalde Manuel Masías haya donado el terreno para el Lugar de la Memoria (“que es para honrar terroristas”, dice ella) sin consultar a los vecinos.

Varios de los participantes en la vigilia (mujeres, en su mayoría) aseguran que Lori Berenson se ha asomado por la ventana del quinto piso, que la vieron fumar y arrojar las cenizas de su cigarro con desdén. Otros dicen que la vieron con el puño levantado.

Lo único cierto es que la llegada de Lori Berenson a Miraflores ha reabierto una herida profunda.

García no tocará tema con Obama
Canciller José García Belaunde descartó que la situación de Lori Berenson sea uno de los temas en la reunión entre el presidente Alan García y su par estadounidense, Barack Obama. “El Instituto Nacional Penitenciario es el que ha decidido recomendar que esta señora quede libre. Entonces no hay nada que negociar con Estados Unidos”, indicó.

De otro lado, el ex presidente del Consejo de Ministros Yehude Simon recomendó a Berenson pedir perdón al pueblo peruano.