Francis Allison arrepentido: “Fue un error aceptar el cargo de ministro de Vivienda”

Mientras jura que no tiene dinero mal habido, anuncia que quiere ser alcalde de Magdalena por tercera vez

Francis Allison arrepentido: “Fue un error aceptar el cargo de ministro de Vivienda”

Por Milagros Leiva Gálvez

Jura que es un hombre de honor. Que no ha robado, que no tiene dinero sucio en su historia. Dice que no tiene casa propia y que la propiedad de Zorritos todavía no se le ha adjudicado. Sabe que la fiscalía le está investigando todos los bolsillos y él no teme porque dice que no jugó mal. Sus excusas para no declarar 50 mil dólares en el aeropuerto de Miami son conocidas. Pocos le creen. Hoy habla sobre su paso en el ministerio y su futuro político. Sabe que le harán cargamontón.
 

Se le acusa de corrupción y lavado de activos…
Lo primero que quiero decir es que no tengo fortuna, antes de ser alcalde fui abogado y tuve una gran cartera de clientes. Yo no entré a la municipalidad para robar plata. Lo que ahora lamento es que ese éxito financiero previo sea tomado al revés.

¿Cómo llega al ministerio?
El primer ministro Yehude Simon me llama por encargo del presidente y acepté feliz. Mi sueño es hacer obras.

¿Lo logró porque ofreció la marcha de apoyo a García?
Esa afirmación es muy penosa. ¿Por qué el presidente nombraría de ministro a un alcalde que le ofrece una marcha?

Quedó como sobón.
Para mucha gente, pero mi relación con el presidente venía de atrás, no era nuestro primer encuentro. Yo tenía un crédito profesional, no me nombran ministro por sobón. No lo soy.

Ha dicho que fue un error no decirle al presidente que asesoró a BTR, pero usted sabía del escándalo de los ‘petroaudios’.
Fue un error no decírselo antes de jurar y lo he pagado con creces. Todo fue muy rápido, me llamaron a las once de la mañana para proponerme el cargo y a las cinco de la tarde estaba jurando. Fue cuestión de horas.

¿Y no se acordó de BTR?
No, porque yo hice una asesoría externa. Hay que recordar que el Congreso fue cliente del BTR, Mercedes Cabanillas lo contrató, la contraloría lo hizo, más de seis municipalidades y nadie los ha cuestionado. ¿Por qué lo hacen conmigo? Yo solo hice asesoría.

¿Y no es raro que el presidente no supiera de esa relación?
Yo pensaba que sabía, el servicio de inteligencia te investiga todo.

¿Usted cree que no sabía?
Tengo que confiar en su palabra. Mi nombre nunca fue materia de escándalo porque yo no tuve nada que ver con el ‘chuponeo’. El  escándalo salta por mi asesoría, pero yo no tengo nada que ver con las cosas ilícitas que hizo BTR.

¿Es verdad que el primer día de ministro quisieron que resolviera el problema de la planta de Taboada?
Es cierto, el mismo día hay un acta de Pro Inversión, luego de mi juramentación se hace una reunión para poner fecha a la firma de contrato porque se había dilatado mucho.

ACS había ganado la concesión, Odebrecht no estaba de acuerdo porque decía que los españoles no terminarían de descontaminar el agua que va al mar, el ministro Brack tampoco estaba de acuerdo con la propuesta y Digesa cuestiona a ACS. Usted saca un decreto que vuelve todo a foja cero.
No es ningún secreto que yo no estaba de acuerdo con la forma como se llevó a cabo el concurso público. Estaba el cuestionamiento del ministro del Ambiente, ni más ni menos, de Digesa, y faltaba la opinión del contralor general, la ministra Vílchez había pedido estas opiniones. Si las autoridades del medio ambiente estaban en contra, creí que debía ser cauteloso con el tema. Esperé la respuesta del contralor.

Luego de su decreto viene el decreto del ex ministro Carranza para seguir con ACS
En Taboada hubo idas y venidas, por momentos se decía que no se firmaba, en otros se decía que sí. 

Se dice que Odebrecht es amiga de los apristas, y por su lado la española ACS presionaba.
Se decían cosas como esa, había que poner la imagen del Perú en el extranjero porque mal que bien ACS ya había ganado el concurso público y cómo iba a quedar el Perú ante los inversionistas españoles. Era un tema muy confuso y había mucha controversia.

Era una papa caliente.
Yo le pedí a Cayetana Aljovín de Pro Inversión, cuando quiso renunciar, que se quedara. Creía que era una buena funcionaria.

Era una papa caliente.
Hirviente. Y me la comí.

¿Por qué firmó si estaba en contra?
Yo no firmé, lo hizo el viceministro Fernando Laca, la propia ministra Vílchez había delegado la función en el viceministro que luego de la firma se fue.
 
Pero usted el día de la firma con ACS no se aparece.
El contralor decidió que era legal y se permitió la firma.

Usted no estaba de acuerdo.
En mi posición el Perú pudo tener algo mejor con la misma cantidad de dinero o un poquito más.

¿Fue llevado al ministerio para firmar Taboada?
Esa es una suposición. Lo que sé es que cuando Nidia Vílchez estuvo en el ministerio nunca quiso firmar e hizo todo lo posible para no hacerlo. El siguiente ministro tenía que resolver esa papa caliente. Hicieras lo que hicieras todo quedaba en disputa, en dudas. Eran millones de dólares y creo que el Perú merecía más.

¿ACS intentó sobornarlo con un millón de dólares?
No.

¿Si hay cosas sucias en las licitaciones por qué  no decirlas? ¿Por temor a ir a prisión?
Es un tema que ya lo expliqué.

¿Hay demasiada corrupción en el Ministerio de Vivienda?
En todo grupo humano siempre puede haber corrupción. Lo que puedo decir es que yo nunca aceptaré un soborno.

Lo que me enteré es que usted se lo dijo al presidente, que él mismo le pidió denunciarlo y que luego lo crucificaron. ¿No será que usted sabe más de lo que dice? ¿Taboada no huele mal? Algunos   creen que  como fue incómodo le sacaron BTR. Total, usted no es aprista.
Yo esperé más apoyo. Hay ministros que han estado involucrados en la muerte de muchos peruanos y han sido protegidos durante meses antes de pedir su renuncia. Fue un error de ingenuidad aceptar un ministerio que por su propia función correspondía a un aprista y no a un independiente. En Taboada hubo mucha presión internacional, gente muy poderosa de España. Yo no lo afirmo, pero se decía que hasta el rey llamaba.

Entonces no es ficción pensar que lo tomaron como tonto útil.
Todo es posible. A veces sí creo que fui un tonto útil, lo único que puedo decir es que yo fui un hombre que trabajaba de seis de la mañana a una de la madrugada. Quería hacer la mejor gestión.

¿Teme volver a la cárcel?
No. El Gobierno quiere que todo se aclare y yo soy el primer interesado, pero también sé que hay mucha gente contaminada. Lamentablemente la presunción de inocencia ha desaparecido en nuestro Perú.

¿Cuánto dinero tiene ahora?
No tengo nada que pueda llamarse fortuna, no tengo ahorros, se perdió todo pagando abogados.

Nadie entiende por qué no hizo un giro bancario.
Es usual para los peruanos manejar dinero en efectivo. Y lo tuve en mis bolsillos, no estuvieron pegados a mi barriga como lo haría un delincuente, los puse para la revisión de los rayos X.  Yo no sabía que debía declarar. ¿Qué necesidad tenía de meter en el infierno a la mujer que amo?

¿El ‘chuponeo’ telefónico es lo peor de este gobierno?
No sé si sea el peor. Bagua fue un gran escándalo, murieron muchos peruanos. Nos matamos entre nosotros y eso me pareció una tragedia, pero el tema de la interceptación telefónica es gravísimo.

¿Cree que se sepa la verdad?
Creo que nunca se sabrá la total verdad, yo tampoco la sé.

Cuando lo detuvieron en Miami, usted dijo que era inocente, luego se declara culpable.
Yo pensé que el honor de un hombre era defender su apellido y ahora sé que el honor me obligaba a defender a mi esposa y no exponerla a un segundo más de cárcel. Hice lo correcto como hombre, esposo y padre. Como político sabía que al declararme culpable me estaba suicidando, pero preferí a mi familia.

Cuando entrevisté a Ernesto Schütz me juró por su honor que no había recibido dinero de Montesinos. Luego vi su torre de dinero. ¿Por qué tendríamos que creerle a usted?
Yo no estoy en Suiza fugado. Yo no he lavado dinero, yo no robé. Yo he venido al Perú voluntariamente y aquí me quedaré a luchar por la verdad. Me han levantado el secreto bancario a mí y a mi familia. Yo mismo lo pedí.

Y si la política lo ha dejado asqueado, ¿por qué quiere ser alcalde de Magdalena?
Me he quedado conmovido con las muestras de cariño. Cuando los vecinos se acercan y me abrazan y dicen que confían en mí, me siento recargado. Yo quiero a mi distrito, allí están las obras que hablan por mí.

¡Entonces se está lanzando!
Sí. Me lanzo a la Alcaldía de Magdalena, quiero volver a ser alcalde, quiero terminar lo que dejé a medias por irme de ministro y prometo que así venga el diablo a ofrecerme lo que sea acabaré mi gestión. Nunca más en mi vida aceptaré un cargo que no sea por voto popular. El pueblo te pone, el pueblo te saca. Sé que me insultarán, pero  soy un hombre de honor. Vendrá una campaña demoledora, pero tengo el apoyo de mi familia y de la gente que me conoce. Yo recuperé Magdalena, hice que fuera un distrito modelo. Ahora mi objetivo es  que sea el orgullo del Perú.

¿Y es verdad que también quiere ser presidente del Perú?
Imagínate todo lo que dirán mañana. Sí, me gustaría. El Perú necesita una revolución, necesita que la gente pobre se eduque mejor. Yo saldré bien librado y lucharé. Ya lo verán.


Tags relacionados

BTR

Francis Allison