Francis Allison no descartó postular en elecciones municipales aunque primero debe ocuparse de su familia

En entrevista con Jaime Bayly, el ex ministro de Vivienda se reafirmó en su inocencia e indicó que tiene como prioridad velar por la salud de su esposa e hija afectadas por su detención

Francis Allison está pensando volver a la política y postular a un tercer mandato como alcalde de Magdalena. (Frecuencia Latina)

Lo está pensando. El ex ministro Francis Allison no ha descartado del todo su retorno a la política para tentar un tercer período como alcalde de Magdalena.

En entrevista con Jaime Bayly en “El Francotirador”, Allison aclaró que en estos momentos tiene como prioridad velar por la salud de su esposa Carla Robbiano y su hija Julia.

Tras reafirmar que es inocente de los delitos de falso testimonio y contrabando de dinero, Allison indicó que vive momentos difíciles en lo familiar y económico.

Su cónyugue, quien también estuvo bajo custodia policial por no declarar 50 mil dólares ante las autoridades de Estados Unidos, sufrió una recaída del cáncer al cuello uterino y su hija padece de parálisis facial por el grave estrés que le generó su detención en Miami.

“Tendría que estar muy seguro de que a mi familia no la toquen”, dijo en diálogo con Jaime Bayly.

SOLO TENGO 14 MIL DÓLARES
Allison afirmó que los líos con la justicia de EE.UU. lo han dejado en la bancarrota. Refirió que cuando viajó a Miami tenía 200 mil dólares ahorrado en un banco de ese país.

De estos, sostuvo, no le quedan nada pues perdió 50 mil por no declararlos en el aeropuerto de Miami, tuvo que pagar una fianza para salir libre y los servicios de un abogado.

“He cumplido 40 años, el 4 de marzo y tengo 14 mil dólares”, lamentó el ex burgomaestre de Magdalena.

De otro lado, Allison reconoció que fue un gran error asesorar a la empresa encargada del ‘chuponeo’, Business Track, y haber aceptado ser ministro del gobierno de Alan García.

Asimismo, aceptó que en el 2003 protagonizó un bochornoso y vergonzoso incidente con la policía cuando fue intervenido por manejar en estado de ebriedad.

“Había tomado pero no estaba ebrio fueron un par de copas (…)”, aclaró para después afirmar que él no manejaba sino que lo hacía su esposa y le indignó que sin motivo alguno un vehículo de la Policía Nacional les cerrara el paso.