Fuerzas combinadas buscan a terroristas que secuestraron a trabajadores

Ministro de Defensa señaló que se trata de una columna de unos 80 senderistas. Evitó informar sobre bajas durante operación “Libertad”

Fuerzas combinadas buscan a terroristas que secuestraron a trabajadores

El ministro de Defensa, Alberto Otárola, informó hoy que, tras la liberación de los trabajadores secuestrados en el Cusco, las fuerzas del orden buscan a los senderistas que los mantuvieron cautivos para proceder a su captura.

Según explicó, en esta segunda fase del plan de operación, denominado “Libertad”, se han desplazado varias patrullas tras los delincuentes y se espera que en el corto plazo se logre su detención.

“Estos narcoterroristas, un grupo de unos 80 personas, están huyendo en una situación de cobardía, porque no han conseguido ninguno de los objetivos que se han planteado”, aseveró en declaraciones a Radio Programas.

Precisó que al verse cercados liberaron a los rehenes y huyeron en bandos, lo que permitió seguir avanzando a las fuerzas del orden hasta encontrar sus escondites.

“No es que hayan logrado huir, están en un repliegue en una zona que está acordonada. Es una zona que no es fácil, es compleja, y en las próximas horas estaremos informando de los resultados”, anunció.

SOBRE BAJAS
Consultado sobre si hubo bajas en la operación, Otárola respondió que “en este momento no podemos adelantar ninguna circunstancia”.

“Estamos en proceso de toma de información sobre el personal que salió a hacer operativos, y en las próximas horas informaremos de manera responsable sobre esa circunstancia”, dijo.

Canal N informó que tres efectivos de la Diroes y dos senderistas murieron en acciones armadas.

Otárola ratificó que no hubo ninguna negociación ni se pagó ninguna suma de dinero por la liberación.

A BUEN RECAUDO
El titular del sector dijo que los liberados se encuentran a buen recaudo y siguen un protocolo de salud y de información, para luego reencontrarse con sus familiares.

Agregó que “el gobierno se compromete a asegurar, a través de la instalación de la policía y de puestos de control, el normal desenvolvimiento de la vida en la zona”.