Fujimori recibiría solo 15 visitas por día en su celda de la Diroes

Ministro de Justicia detalló que ex mandatario ya no tendrá visitas mixtas, salvo en fechas especiales como la Navidad o el Día del Padre

Fujimori recibiría solo 15 visitas por día en su celda de la Diroes

El ministro de Justicia, Víctor García Toma , anunció hoy que se limitarán las visitas en la cárcel para el ex presidente Alberto Fujimori, después de que se probara que recibía hasta 180 personas en un día e impartía instrucción política.

“Aunque el reglamento no lo exige, pero la prudencia y la racionalidad así lo ameritan, se va a establecer un límite a las visitas colectivas y al número en relación a los días en que estas visitas correspondan”, afirmó García Toma en medio del escándalo.

SOLO EN FECHAS ESPECIALES
Según anticipó el ministro, las visitas colectivas en las que sólo pueden entrar personas de un mismo sexo podrían limitarse a 15 invitados como máximo, mientras que las mixtas se permitirían sólo en fechas especiales como la Navidad o el Día del Padre.

Además, García Toma señaló que aunque el gobierno no puede evitar que Fujimori hable de política con sus visitantes, sí puede impedir que convierta la cárcel en centro de organización proselitista: “Allí el Inpe (Insituto Nacional Penitenciario) tiene que tomar acción”.

LA DENUNCIA
El semanario Caretas denunció el jueves, en un reportaje con abundantes fotográfias, que Fujimori, condenado a 25 años de cárcel por 25 asesinatos y dos secuestros, recibe en la cárcel de la Diroes, situada en un cuartel policial en Ate Vitarte, a centenares de visitantes, en su inmensa mayoría miembros de su partido Fuerza 2011.

El reportaje documentó que esas personas, sobre todo dirigentes de programas asistencialistas que según críticos fueron usados en el gobierno fujimorista (1990-2000) con fines clientelistas, llegaban a la cárcel en autobuses especialmente contratados y participan en los adoctrinamientos que incluían almuerzos.

El jefe del Inpe, Rubén Rodríguez Rabanal, admitió esos hecho y puso su cargo a disposición, pero recibió respaldo de García Toma, de quien depende.

¿EJERCICIO DE DEMOCRACIA?
El gobierno en un principio relativizó lo sucedido y el presidente del Consejo de Ministros, Javier Velásquez Quesquén, lo calificó de un ejercicio de democracia, pese a que los denunciantes no objetaban la acción política del fujimorismo, sino que el ex mandatario gozara de privilegios negados a los demás presos.

La actividad proselitista del ex mandatario se intensificó según Caretas desde hace unos tres meses y está vinculada con la elección presidencial de 2011, en la que su hija Keiko tiene según encuestas buena opción de pasar a una segunda vuelta.