Gastón Garatea: "Qué se callen la boca los que no saben nada de Cajamarca"

El facilitador del diálogo entre el Ejecutivo y autoridades cajamarquinas, consideró adecuado que el presidente Ollanta Humala no se haya referido a Conga en su mensaje por 28 de julio

(Video: TV Perú)

El padre Gastón Garatea, uno de los denominados facilitadores del diálogo entre el Gobierno y las autoridades de Cajamarca que se oponen al Proyecto Conga, pidió “que se callen la boca” a quienes critican que el presidente de la República, Ollanta Humala, no se haya referido al cuestionado caso minero durante su discurso por Fiestas Patrias.

En el Mensaje a la Nación del pasado 28 de julio, Humala solo refirió que el agua debe ser un derecho humano incluido en la Constitución, pero no hizo hincapié en la problemática sobre el tema vinculada a Conga. Diversos sectores políticos alzaron su voz de protesta por ello, pero Garatea consideró hoy que se trataba de “gente que no tiene idea de lo que es Cajamarca”.

“Es gente que no tiene idea de lo que es el agua, no tiene idea de lo que es una laguna, no tiene idea de lo que es el clima, no tiene idea de lo que es la cultura. Entonces mejor que se callen la boca no?”, espetó.

En ese sentido, el sacerdote consideró adecuado que el mandatario no haya abordado el caso pues “no tenía mucho por decir” y no ha recibido hasta el momento a los representantes de los grupos antagonistas en cuanto al proyecto aurífero. “(Humala) Tenía que tomar una postura para decir algo y no la ha querido tomar. En mi opinión está bien, tiene que esperar a los representantes de cada grupo para tener una idea más clara”, explicó.

Para Garatea el tema merece pensarse bien y no admite una decisión superficial. Sobre la segunda reunión con el Consejo de Ministros, dijo que espera la misma buena voluntad de la primera sesión que se tuvo que cortar.

“Hay que dialogar, pero el diálogo no es fácil”, señaló el sacerdote a su salida del conversatorio sobre el libro “Profetas del odio” del sociólogo Gonzalo Portocarrero, en el salón José María Arguedas de la Feria Internacional del Libro.