Gobierno de Morales atribuye actitud de García a su baja popularidad

No cesan las críticas del país boliviano al presidente. “El enemigo es el neoliberalismo”, sostuvo un viceministro

*La Paz (EFE).-* El Gobierno de Bolivia afirmó hoy que el presidente de Perú, Alan García, trata de generar un conflicto bilateral para distraer la atención sobre la "bajísima" popularidad que tiene en su país. El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, hizo conocer hoy esa posición en nombre del Gobierno en una declaración en Palacio de Gobierno, en la que se anunció las presencia del presidente Evo Morales, pero éste finalmente no compareció ante los medios. "La última encuesta que hemos conocido señala que el presidente de Perú tiene una aprobación de 11 por ciento en su país y no es casual que trate de llamar la atención en su pueblo tratando de generar un conflicto con el Gobierno de Bolivia", dijo Llorenti. El Gobierno boliviano salió así al paso de una declaración del canciller peruano, José García Belaúnde, quien llamó al presidente Evo Morales "enemigo declarado del Perú". García Belaunde también recordó que Bolivia solo podrá obtener una salida al océano Pacífico por la ciudad de Arica si previamente existe un acuerdo entre Chile y Perú. Llorenti insistió en que no "casual" que la confrontación que, a su juicio, "pretende generar" el canciller peruano "suceda ahora porque la falta de popularidad de Alan García llega a un nivel verdaderamente considerable". Según Llorenti, la popularidad de García en su país ronda el 11 por ciento, si bien a mediados de agosto una encuesta de la firma Apoyo le había otorgado un 27 por ciento y una desaprobación del 69 por ciento. "El verdadero enemigo de Perú, el verdadero enemigo de nuestros pueblos no es otro que el neoliberalismo, que las políticas de sometimiento, las políticas de enajenación de los recursos naturales y de enajenación de la vida", subrayó Llorenti. También sostuvo que la declaración del canciller García Belaúnde confirma que la demanda de Perú en contra de Chile ante el tribunal de La Haya por límites marítimos, tenía "como objetivo paralizar, detener, perjudicar" las aspiraciones bolivianas de recuperar un acceso al mar. Bolivia y Chile negocian desde el 2006 una solución a la demanda boliviana de tener un acceso al Pacífico, perdido en una guerra del siglo XIX en la que Perú fue entonces aliado militar de los bolivianos contra los chilenos.