Ollanta Humala en el 2013: políticos y analistas le ponen nota a su gestión

Juan Carlos Eguren le puso 12 por falta de liderazgo. Daniel Mora le dio 11 por pocos logros en Educación y Pedro Yaranga lo desaprobó en seguridad y lucha antidrogas

Ollanta Humala en el 2013: políticos y analistas le ponen nota a su gestión

ROCÍO LA ROSA (@chiolaro)
Redacción online

Este es solo un termómetro temporal del año que termina, para saber qué tan bien o qué tan mal está caminando el gobierno de Ollanta Humala en temas de liderazgo presidencial, educación, seguridad ciudadana y lucha contra el narcotráfico.

Empezaremos por destacar el manejo responsable de la política económica y el respeto al sistema democrático. “La economía no marcha con el dinamismo que hubiéramos querido, pero sí de manera razonable y a estas alturas dentro de lo previsible (…) espero que en el 2014 se pueda dinamizar con más inversiones”, opina el congresista pepecista Juan Carlos Eguren, quien además resalta que la gestión de Humala “no ha infringido ninguna regla básica del sistema democrático”.

Lo que sí considera Eguren es que existe una falta de liderazgo, no solo presidencial, sino general en todo el gobierno y que se extiende a los ministros y a los miembros de la bancada oficialista.

“Hay un déficit de comunicación, de relacionarse con las fuerzas políticas, con la prensa, mucha parquedad, apariciones del presidente casi furtivas, poco productivas, a veces una actitud agresiva en relación a la clase política, a los ex gobernantes (…) creo que el presidente es un hombre parco, poco comunicativo, desconfiado, está muy encerrado en un pequeño círculo de confianza y le cuesta abrirse a sectores políticos y económicos”, comentó Eguren.

Agregó que la misma actitud se percibe en los ministros porque muchas veces solo aparecen cuando hay algún escándalo relacionado a su cartera. En cuanto al primer ministro, César Villanueva, consideró que hay que darle más tiempo, aunque opinó que su perfil era similar al del presidente.

“No es muy comunicativo, sí tiene capacidad de convocatoria, pero también se percibe apatía de su parte”. En ese sentido, mencionó que para la próxima renovación del gabinete se debe buscar ministros que sean más proactivos. “Yo le pongo 12 de nota al gobierno en este año”, puntualizó.

JALADO EN SEGURIDAD Y LUCHA ANTIDROGAS
Para el especialista en temas de narcotráfico, Pedro Yaranga, lo positivo de la gestión del gobierno en materia de la lucha contra el narcoterrorismo, fue la caída de los cabecillas senderistas ‘Gabriel’ y ‘Alipio’. No más.

Yaranga apunta que la lucha contra el narcotráfico “ha bajado enormemente” y no se tienen claros los objetivos.

Mencionó que hasta ahora el gobierno no cumple con instalar radares para detectar las pistas clandestinas utilizadas para sacar la droga del país. Alertó también que tras la destrucción de las mismas por parte del gobierno, estas vuelven a habilitarse con ayuda de la población a cambio de dinero. “La mayor cantidad de droga que sale del Vraem y la selva de Pasco se hace por vía aérea”, dijo.

Consultado hace cuánto tiempo no se captura un ‘pez gordo’ del narcotrafico, Yaranga mencionó que cada cierto tiempo los delincuentes cambian de estrategia. “Hace ocho o nueve años que los ‘peces gordos’ ya no entran al país y esto dio lugar a la formación de clanes familiares que se vienen fortaleciendo. Solo en el Vraem hay 15 clanes familiares”, alertó.

Yaranga también lamentó la salida de los generales Carlos Morán y César Cortijo (han pedido su pase al retiro por discrepancias con el Ejecutivo), debido a amplia experiencia en lucha antidrogas y lucha contra las bandas organizadas, respectivamente.

“Yo jalo (al gobierno) en cuenta a seguridad y lucha antidroga porque no hay criterios, por ejemplo, no hay apoyo inmediato a Devida para acciones posteriores a la erradicación”.

Según dijo, la cara social del problema es caótica. “He visitado Ucayali y el Vraem, y he podido constatar que personas que siembran coca ilegal o que trabajan en las pozas de maceración se benefician con programas como Cuna Más”, contó.

ONCE EN EDUCACIÓN
Para el presidente de la Comisión de Educación del Congreso, Daniel Mora, lo más significativo en el sector ha sido la puesta en marcha de la ley de reforma magisterial, aunque los resultados se verán en el mediano y largo plazo. ¿Por qué es importante? “Porque unifica todas las leyes que se dieron en el magisterio, porque recoge las aspiraciones del profesorado y la ley de carrera magisterial”. No obstante, dijo que está pendiente su implementación.

¿Y cómo se traduce esta ley en la práctica? Mora mencionó que uno de los temas fundamentales es el empoderamiento a los directores de colegios ante la falta de liderazgo.

En cuanto a gestión ministerial, Mora lamentó que en los dos últimos años la capacidad de gestión se haya visto disminuida por la baja ejecución presupuestal. “Ni el 60% se llegó a ejecutar este año, frente a las carencias”, anotó. A esto se suma el cáncer de la corrupción.

“Otro problema que hemos detectado es la corrupción que existe en las UGEL (Unidad de Gestión Educativa Local), donde hay tráfico de puestos, de nombramientos, y pese a las advertencias no hay solución. Hay que reemplazar a todos los directores de UGEL, son cargos de confianza de las regiones, pero no hay supervisión ni control”, refirió.

El legislador de Perú Posible contó que en sus visitas a colegios de provincia han encontrado remodelaciones inconclusas de colegios emblemáticos, desde hace más de dos años y medio, porque se contrató a constructoras sin capacidad.

“También hemos encontrado colegios de nivel inicial que son un desastre, donde el director no tiene ni 10 soles para comprar un vidrio para la ventana de zonas donde hace frío. Esto porque no recibió la partida para mantenimiento.

¿Y a quién le corresponde darle el dinero a ese director? “El ministerio dice que ya le transfirió a la región y esta dice que la UGEL debe encargarse….”.

Mora comentó que la saliente titular del sector, Patricia Salas, hizo un esfuerzo pero no fue suficiente. Se espera que el actual titular, Jaime Saavedra, pueda hacer más.

“Pueden tener las mejores intenciones, pero sin capacidad gerencial los resultados siempre serán malos”, concluyó.