Humala quiere buenas relaciones con mineras pero con impuestos

En entrevista con “The Washington Post”, el presidente electo indicó que el rechazo al modelo actual explica los escasos votos del Apra en las elecciones

Humala quiere buenas relaciones con mineras pero con impuestos

Antes de volver al Perú, Ollanta Humala dio una entrevista al diario “The Washington Post” publicada el viernes último. Y aunque la entrevista no recoge comentarios sobre el viaje de su hermano, Alexis Humala, sí echa luces acerca del cambio de su propuesta política y sus puntos de vista sobre diversos temas de coyuntura.

Explica que su proceso de moderación ocurre a la luz del cambio del país entre 2006 —cuando postuló por primera vez— y 2011: “Los políticos debemos adaptarnos a estos cambios (…) Mi política macroeconómica es la de fortalecer y asegurar el crecimiento económico pero con inclusión social”.

Más adelante en la conversación, Humala Tasso declara que el actual modelo económico no es aprobado por la población y que prueba de ello es el rechazo electoral sufrido por el Partido Aprista Peruano, que ha visto enormemente reducida su cuota de participación en el próximo gobierno.

Asimismo, asegura que pretende establecer buenas relaciones con las mineras pero que estas no pagan ninguna forma de compensación por las consecuencias ambientales de sus operaciones en suelo nacional, por lo que el desembolso de regalías urge: “El Estado lo ha venido pagando por la mineras; les ha venido haciendo un favor por los últimos diez años, equivalente a la mitad del impuesto por ingresos que pagan las compañías. El impuesto por ingresos es el 30% de las ganancias. El Estado cobra ese monto, y la mitad del mismo regresa al gobierno regional (…) Pero el Estado tiene que gastar el 50% de ese impuesto en compensar a las regiones por los daños de la minería en vez de construir hospitales y escuelas. El impuesto a las sobreganancias es diferente. Consiste en ver el nivel de dividendos que tienen y tener una conversación técnica con las mineras a fin de preservar su competitividad”.

Con lo cual, afirma Humala, su modelo “único, nuevo” es el de una economía de libre mercado con énfasis en el fortalecimiento del mercado doméstico, “que luche contra la corrupción actual. Tener un Estado que alcance al íntegro del territorio nacional y no solo su costa”.