Jefa del Pronaa implicada en cadena de negligencias de últimos dos años

Informe de la Contraloría reveló filtraciones e irregular manejo de fondos de control logístico. Mapa de pobreza utilizado es del 2001

Jefa del Pronaa implicada en cadena de negligencias de últimos dos años

FABIOLA TORRES LÓPEZ
El Comercio

El último informe de la Contraloría General de la República sobre el Programa Nacional de Asistencia Alimentaria (Pronaa) halló responsabilidad en 17 jefes y gerentes por la filtración de beneficiarios (poblaciones no pobres que recibieron alimentos) e irregular manejo de los fondos destinados para la supervisión del programa.

La auditoría N° 560-2011corresponde a los años 2009 y 2010, pero aún se mantienen en sus cargos seis funcionarios implicados en la cadena de negligencias detectadas en este programa del Estado, el cual gasta deficientemente 500 millones de soles anuales en alimentos para combatir la desnutrición de los más pobres. Entre los involucrados figura la actual directora ejecutiva del Pronaa, Marissa Villagómez Yzaguirre, a quien le correspondería iniciar las acciones administrativas contra los funcionarios comprendidos en el informe de la contraloría.

Villagómez, quien fue la coordinadora del Programa Integral de Nutrición del Pronaa desde octubre del 2008 hasta julio de este año y luego asumió la dirección ejecutiva del Pronaa, es señalada como una de las responsables de la filtración de beneficiarios y la subcobertura del programa.

Durante el período evaluado por la Contraloría estuvieron al frente del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social Carmen Vildoso y Nidia Vílchez, pero ninguna de ellas hizo cambios sustanciales en el Pronaa. Tampoco lo hizo Aída García Naranjo, quien tuvo esta cartera cerca de cinco meses.

MAPA DESACTUALIZADO
El Comercio informó en anteriores reportajes que el Pronaa invierte menos recursos en las regiones con mayores tasas de desnutrición (Ayacucho, Huancavelica y Huánuco) y la contraloría halló que esa incoherencia no solo tiene que ver con la politización del programa, sino también con un problema elemental: ¡sus funcionarios utilizan mapas de pobreza de hace una década! El último mapa de la pobreza se elaboró en el 2009, pero el Pronaa se basa en el del 2001.

La actual jefa de programas y proyectos de la Unidad Gerencial de Promoción al Acceso Alimentario Nutricional, Elizabeth Yndigoyen, también figura como otra de las responsables de los errores de focalización del programa.

Otro hallazgo de la contraloría fue el irregular manejo de los fondos destinados para las supervisiones de los centros de atención del Pronaa en todo el país.

De la verificación (desde la compra hasta el destino final de los alimentos) se encarga la Unidad Gerencial de Articulación Territorial y Seguridad Alimentaria y Nutricional (Ugatsan), pero la contraloría halló que sus propios funcionarios boicotearon esta tarea limitando los recursos de los 29 equipos técnicos zonales (ETZ) del Pronaa. Aun cuando el presupuesto destinado para la supervisión del programa no superaba el millón de soles, la Ugatsan solo ejecutó la mitad de los recursos disponibles y lo hizo sin criterio lógico y proporcional (ver En Puntos).Por estos hechos, según el informe, deberán responder Eduardo Sipán Albirena y Édgar Martín Zambrano Reyna, ex gerentes de la Ugatsan durante el período evaluado por la contraloría.

LOS JEFES ZONALES
Para evaluar a los equipos de trabajo zonales (ETZ) del Pronaa en el interior del país, los auditores de la contraloría seleccionaron cinco casos: Callao, Puno, Cusco, Puquio y Chimbote. En todos detectaron problemas de filtración de beneficiarios, subcobertura y alimentos de mala calidad o que no cumplieron los requisitos nutricionales. Sin embargo, varios de los funcionarios responsables siguen en sus puestos: Juan Carlos Ormeño Bonifaz (jefe del ETZ Callao desde el 2007), Giovanni Pando Mamani (jefe de programas y proyectos del ETZ Puno desde el 2008), Eduardo Felipe Montoya Falcón (jefe del ETZ Puquio desde el 2007) y Janine Mercedes Bonilla Ángeles (jefa de programas y proyectos del ETZ Chimbote desde el 2009).

Este Diario también informó que 21 de los 29 jefes zonales del Pronaa son dirigentes apristas nombrados por el anterior gobierno y ratificados por la actual administración, pese a que la mayoría arrastra amonestaciones y suspensiones por irregularidades en sus gestiones.

EN PUNTOS
Mala distribución
El 2009, mientras el Equipo de Trabajo Zonal (ETZ) Callao del Pronaa recibió 80 mil soles para contratar a nueve supervisores que cubrieran 662 centros de atención del programa, los ETZ de Andahuaylas, Apurímac, Ayacucho, Bagua, Chiclayo, Chimbote, Huancavelica, Huaraz, Imacita, Iquitos, Madre de Dios, Moyobamba, Pucallpa y Puno –que cuentan cada uno con una cantidad superior de centros de atención (entre 690 y 1.224)– recibieron montos que variaron entre S/.2.100 y S/.16.800.

Se abandonó control
Debido a la falta de personal para las supervisiones del programa, el 97% de acciones integrales de control del programa no se cumplieron. No se trastreó si los alimentos llegaron a tiempo y en buen estado a los beneficiarios.