Jefe del Ejército anuncia acciones legales contra embajador de EE.UU. por documento de Wikileaks

El general Paul Da Silva, quien hoy recibió el respaldo del ministro de Defensa, calificó de “cable de la infamia” información que revela sus supuestos vínculos con el narcotráfico

El comandante general del Ejército, Paul Da Silva, amenazó hoy con denunciar ante los tribunales al ex embajador norteamericano en Lima, Michael McKinley, por haber vinculado a su institución con el narcotráfico.

Da Silva convocó hoy una rueda de prensa en la que calificó de “cable de la infamia” a un informe del embajador, que fue publicado ayer por el diario español “El País”, como uno de los documentos filtrados por Wikileaks.

El general acusó a McKinley de “pretender desprestigiar el honor del Ejército” Peruano y solicitó al Ministerio Público que inicie una investigación sobre el contenido del documento estadounidense.

Remarcó, además, que se reserva “el derecho de denunciar penalmente al autor de este cable”, en alusión al diplomático, que actualmente dirige la embajada de su país en Colombia.

Según la información publicada por “El País”, EE.UU. cree que la red de corrupción relacionada con la droga tejida por Vladimiro Montesinos, el ex asesor de Alberto Fujimori, no está eliminada y advierte de que incluso puede resurgir.

El documento de la embajada menciona los presuntos vínculos de Da Silva con el empresario pesquero Rolando Velasco Heysen, detenido en el 2007 por tratar de sacar 840 kilos de cocaína que escondía en pescado congelado.

Al respecto, el general peruano, que asumió la jefatura del Ejército a inicios de este mes, aseguró “descartar totalmente esa posibilidad” y reiteró que en 2007 se reunió con Velasco Heysen por orden del entonces jefe del Ejército Edwin Donayre cuando se buscaba comprar la cuota de alimentos para las tropas.

Sin embargo, Da Silva descartó hoy “totalmente” la posibilidad de que jefes militares mantengan vínculos con Montesinos y con el narcotráfico en el VRAE.

ANUNCIA ACCIONES LEGALES
“No existe actualmente ningún indicativo de que un oficial, técnico o suboficial del Ejército esté recibiendo dinero del narcotráfico. Esto (el cable) se ha hecho con la finalidad de dañar la imagen de las instituciones armadas y en particular del Ejército y no lo van a lograr”, reiteró.

Agregó que habría que preguntarle al embajador McKinley “qué fuentes militares” le han dado esos datos y anunció que va a ordenar una investigación para descubrir a los informantes.

“Yo me voy a asesorar en la parte legal de la institución para iniciar, previa autorización del Ministerio de Defensa, una acción legal contra el embajador de Estados Unidos que ha sido el promotor de esta infamia”, concluyó.