Líder cocalero: "El Gobierno nos empuja a sembrar más coca"

Serafín Luján, secretario general de la Conpaccp, muestra disposición al diálogo con el Ejecutivo sobre erradicación, pero aclara: “El narco no toca mi puerta y me dice ‘véndeme’”

Líder cocalero: "El Gobierno nos empuja a sembrar más coca"

HANS HUERTO AMADO. @huertoamado
Redacción Online

La convulsión no solo por proyectos mineros sino también por conflictos con cocaleros ha quedado en ‘stand by’ esta semana, luego de que dirigentes de la Confederación Nacional de Productores Agropecuarios de las Cuencas Cocaleras del Perú (Conpaccp), que agrupa a 17 cuencas cocaleras, sostuvieron reuniones con la PCM, a fin de formar una comisión evaluadora de la labor de erradicación de cocales en Aguaytía. Ahí el bloqueo de carreteras fue suspendido. Sobre la problemática de la coca que enfrenta el nuevo gobierno conversamos con el secretario general de la Conpaccp, Serafín Luján, quien critica la labor de Enaco y al otrora colaborador cocalero, Ricardo Soberón, hoy jefe de Devida.

Aunque los cocaleros lo nieguen, su mala reputación viene de la venta informal de hoja al narcotráfico y de la relación de este con el terrorismo en la selva.
Fue en el valle del río Apurímac donde se formó el Comité de Autodefensa que combatió el terrorismo hace dos décadas y que ha dado paz en el VRAE y que hoy aún está vivo. Nosotros no estamos a favor del narcotráfico ni a favor de un grupo armado, nosotros cultivamos de un lado del río y ellos están al otro. Pero no los apoyamos. Por eso incluso, Sendero Luminoso asesinó a nuestra compañera Teodora Espinoza, de Apurímac.

Usted critica la venta formal de hoja de coca porque, señala, Enaco “monopoliza” la compra y paga por una arroba la mitad de lo que se paga en otros mercados, donde está el narcotráfico.
Reunidos con la presidencia de Enaco, en Cusco, con el señor Julio Jara Ladrón de Guevara que hace mérito a su apellido él nos preguntó “¿Por qué no me entregan toda la coca? Abastecen al narcotráfico”. Le preguntamos si cambiaría un trabajo en que gana 8000 soles por uno de mil. No respondió. El gremio cocalero busca vender donde se le pague más. Pero por apostar por el Estado entregamos una parte de la coca a Enaco. ¿Cuánto paga? 60 soles por arroba, más el IGV, recibimos menos de 50 soles: eso no cubre el costo de producción. Enaco es una empresa que monopoliza a pesar de que la Constitución prohíbe los monopolios. Hay tres mercados: el negro, Enaco y el tradicional. En las tronqueras (tradicional) pagan por arroba entre 140 a 150 soles.

Entonces, de su cosecha, ¿qué proporción se vende a Enaco y cuánta al mercado informal?
Te diré mi verdad. Yo soy campesino cocalero, cosecho cuatro arrobas. Una se la doy a Enaco, las otras tres al consumo tradicional. ¿Por qué no todo? Al entregar una arroba a Enaco muestro mi voluntad de querer ser formal, ni siquiera la vendo, la estoy regalando. Si comprase al menos a 120 en el Monzón todos entregaríamos todo a Enaco.

Necesariamente gran parte de eso se va al narcotráfico.
A mí el narcotraficante no me toca la puerta y me dice “véndeme”. No sabemos quiénes son los que compran, nosotros vendemos hoja verde, “pecho de loro”, eso es para consumo tradicional. Reconocemos que hay excesos y por eso queremos ordenarnos, pero es por falta de voluntad del Gobierno que aún no lo logramos.

¿Confiaban en que este gobierno iba a detener del todo las erradicaciones?
El gobierno está apostando por resolver el problema cocalero, no le quitamos méritos, pero la presión es fuerte. Pudimos darnos cuenta cuando se detuvo la erradicación y no por presiones de Serafín o (Ricardo) Soberón. Lamentablemente, la presión de Estados Unidos es fuerte y toda la prensa. Por esa presión se reinicia la erradicación.

*En tal sentido, ¿cómo sigue la relación del gremio cocalero con el jefe de Devida, Ricardo Soberón? *
A nivel de Conpaccp nunca fue asesor pero sí tuvo relación con algunas de nuestras bases, como la del Alto Huallaga y otras. Soberón conoce la materia, hoy es funcionario, está al otro lado; pero por más voluntad que tenga, se ciñe a unas normas. Es lamentable que las convicciones se pierdan en el camino.

En el Congreso tienen aún un representante…
El compañero Walter Acha, a quien han acusado de colaborar con el narcotráfico. Si lo pueden probar, que lo investiguen. Para ser dirigente de la Conpaccp hay que estar limpios de estos delitos.

¿En su dirigencia no hay gente con antecedentes por tráfico?
No hay dirigente por delitos armados ni narcotráfico, de repente por estar en las calles y ser luchadores sociales.

En Aguaytía hay visos de violencia más que luchadores sociales.
Queremos perseverar en el diálogo, el ministro del Interior dijo que iba a separar la paja del trigo entre los cocaleros. Esperamos tres meses pero siguen castigando al hermano campesino con la erradicación. Quisimos evitar extremos. Porque en una medida de lucha siempre hay un rebalse.

Entonces se oponen abiertamente a la erradicación.
El Estado dice que erradican al narcotráfico pero lo hacen llevando a los agricultores a la extrema pobreza. Con ello no queremos evitar que se den las erradicaciones, si encuentran a un compañero en algo ilícito, que se le castigue. Pero no están haciendo eso. ¿El Corah (Proyecto Especial de Control y Reducción de Cultivos de Coca en el Alto Huallaga) qué hizo hasta ahora? ¿Cuánto de lo erradicado ha sido favorable? Nos empujan a sembrar más coca. Una compañera cosechaba una arroba y media de coca y estaba tranquila, mantenía sola a sus dos hijos y trabajaba en otros cocales. Pero cuando erradican, le prometen un dinero y al final no le dieron nada, la empujaron a perder la educación de sus hijos. Se fue más al fondo y hoy siembra 40 arrobas. El Corah es un negocio; erradican en zonas urbanas, pero no se van a las fronteras o al Putumayo, donde no hay prensa que impresione a la cooperación internacional.

¿Los cultivos alternativos están condenados al fracaso?
No ha dado frutos, incluso en lugares donde se les ha dado grandes alabanzas, como en el Shambillo. Vaya a ver hoy a esa gente, ha vuelto a sembrar coca porque los palmitos no les dan. Error del Gobierno y de Devida decir “todos ahora siembren cacao” cuando ahí no se produce; o en el VRAE instalar pozas para la crianza de trucha cuando esta es de la sierra. Primero tiene que haber un mercado y estudios de suelos, pero nunca hubo nada de eso.