Ministra Rubio: “El ruido político nos está haciendo mucho daño”

La titular del Midis reiteró que la papilla no regresará, porque no funciona. Agregó que situación de ex presidentes no está en agenda del Ejecutivo

Ministra Rubio: “El ruido político nos está haciendo mucho daño”

MILAGROS LEIVA GÁLVEZ

Tiene 46 años, ha ejercido una larga carrera en el BID implementando programas sociales en América Latina y acaba de cumplir cien días al frente del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social. Doctora en Economía, Mónica Rubio advierte que disfruta desarrollando programas sociales y que todo ministro debe estar en constante evaluación. No piensa renunciar a su cargo, cuestionada por las múltiples denuncias contra Qali Warma, se cuida de echar leña al fuego.

— Quería empezar esta entrevista preguntándole quién es pobre en el Perú. ¿Cómo se mide la pobreza?, ¿solo por la capacidad de gasto individual mensual menor a 282 soles?
Hay toda una discusión de cómo se mide la pobreza, si es la pobreza monetaria o si es la pobreza multidimensional. Nosotros manejamos la definición técnica: pobre es aquel que no puede comprar una canasta básica de primera necesidad; pobre extremo es aquel que no puede comprar la canasta alimentaria básica. Cuando uno habla en estadísticas, a veces esconde a la persona que está detrás y nosotros queremos presentar un perfil de quién es el pobre extremo en el Perú: 44% de los niños pobres extremos padece desnutrición crónica; hay 20% de prevalencia de embarazo adolescente; 92% de los jefes de hogar no tiene secundaria completa; solo 1 de cada 100 adultos mayores está afiliado al sistema pensionario; 8 de cada 10 viven en casas con piso de tierra. Estos son nuestros usuarios.

— Según el gobierno, hay 7,8 millones de pobres en el Perú calificados por el ingreso, conforme al enfoque multidimensional habría 11,2 millones. ¿En qué quedamos?
No hay un consenso sobre cuál es la mejor manera de medir la pobreza. Sí puedo decir que la única manera de hacer comparaciones intertemporales es la pobreza monetaria.

— Enrique Vásquez, de la Universidad Pacífico, dice que el gobierno de Humala es ciego, que no entiende la pobreza.
Está equivocado al decir que no conocemos a los pobres. Se están invirtiendo 133 millones de soles para hacer un censo de los hogares pobres del Perú, para mejorar la focalización.

— ¿Hay ineficiencia en el gasto presupuestado de los programas sociales? El Estado habría perdido 900 millones.
Hemos mandado una comunicación a la Universidad del Pacífico especificando todas las ineficiencias. En muchos puntos es un mal estudio y habría que preguntarle a la Universidad Pacífico qué piensa. Para empezar, Qali Warma no es un programa de reducción de la pobreza, es un programa de alimentación universal, mal se podrían calcular filtraciones.

— Qali Warma es un programa de alimentación escolar, ¿por qué salió a decir que no iba a disminuir la desnutrición?
Hay una ley general de educación que consagra el derecho a la alimentación escolar, es una ley de 17 años y nos dice que en las escuelas públicas el niño deberá recibir alimentación, eso es Qali Warma. Vamos a medir el éxito de este programa de acuerdo con objetivos de aprendizaje, por eso se llama programa de alimentación escolar. Esperamos que la alimentación nos permita aumentar la asistencia de los niños. Que estén más atentos. Vamos a medir su éxito con el lema: “Niño bien alimentado, niño listo para aprender”.

— ¿Por qué quitar la atención a los menores de 3 años?
Somos un ministerio que hace de la infancia casi una razón de ser y a partir de este semestre ponemos el desarrollo infantil temprano en el centro de la agenda. Cuando se desactiva el PIN infantil, del Pronaa, se hace sobre la base de toda la evidencia que existía.

— ¿Cuál era la evidencia, que no servía de nada el PIN?
No en la papilla. Sabemos que durante los años que se repartió la papilla la desnutrición bajó poquitito. Por 10 años en que se entregaban alimentos –del 96 al 2005– solo se redujo en 1,8% la desnutrición crónica infantil en las edades de 0 a 5 años, que es como se suele medir. La desnutrición crónica infantil demanda un tratamiento multisectorial, tiene que ver con que la mamá se cuide cuando esté embarazada, con que esa mujer esté bien nutrida, que vaya a sus controles, que tenga los suplementos vitamínicos necesarios, que el niñito nazca bien nutrido, que tenga suplementos de zinc, que en ese hogar tengan agua, porque una diarrea puede desnutrir en dos segundos. Todas esas cosas son más importantes que la papilla.

— Ministra, usted está llegando a 56 mil niños entre 0 y 3 años, y antes el Pronaa llegaba a 600 mil. García ha escrito en su Twitter y dice que es imperdonable.
La desnutrición crónica infantil ha bajado del 23 al 18%, en la población de 0 a 5 años, no hay medición de 0 a 3. Algo estamos haciendo bien.

— ¿Como la papilla no sirve, ahora no te doy ni agua?
No le estás dando papilla, pero le estás dando todo lo demás. Aumentó agua potable en sus viviendas, lactancia materna, suplementos vitamínicos.

— ¿Qué hacemos con el presente? Por dos años, 548 mil menores de 3 años y 90 mil madres gestantes se quedaron sin complementos nutricionales.
Me tienes que creer. El tema complejo intersectorial, del agua, de los controles de crecimiento… cuando tú me dices se quedaron desprotegidos, no… son protegidos por las intervenciones que funcionan; y esos números aumentaron. Por ejemplo, vacunas del rotavirus pasaron del 61% al 78%. ¿sabes lo que es eso desde el 2010? Vacuna neumococo, 58% al 80%. Estas vacunas evitan que los niños tengan infecciones y diarreas, que son las causantes de la desnutrición. La caída de la desnutrición tiene que ver con una estrategia integral.

— ¿Entonces lo oficial es que no se va a volver a la papilla?
Lo oficial es que no se va a volver a lo que no funciona y la papilla no ha funcionado.

— ¿La chispita nutricional para las mujeres embarazadas, tampoco volverá?
Las chispitas son eficaces y yo diría que van a volver para las señoras y los niños. Hay que llegar a las familias con un producto nuevo. Si queremos hacerlo universal, los doctores tienen que trabajar con las familias, las madres, explicándoles para qué es y cómo usarlo. De la población objetivo, niños menores de 3 años de los hogares pobres del PIN infantil en el 2011, solo 11% fue efectivamente atendido por el PIN; de estos, solo el 52% de los que recibieron la papilla la consumieron. Son datos importantes.

— El presupuesto del Qali Warma ha sido mayor al asignado al Pronaa, pero Qali Warma era 2’600.000 y el Pronaa 2’900.000. ¿Qué eficiencia están mostrando?
Los 2,9 son una cifra que salía sin tener un registro de beneficiarios, cogían el presupuesto, se guiaban por el costo de la canasta y decían que alcanzaba para ese numero, pero la evaluación externa para saber cuántos niños recibían es 1,5 millones. Nosotros llegamos a más usuarios.

— El presupuesto del Pronaa era 700 millones entre 3 y 12 años y 15 soles mensuales por beneficiario. El de Qali Warma es 1.069 millones, atiende a 2’600.000, que son menos, y gasta más: 40 soles. No hay menores ni gestantes.
Atendemos a un millón más de niños. Es preocupante que los números se manejan desde cualquier punto de vista y más preocupante que hagamos de estos temas un debate partidario. Lejos de buscar unión, esta mos peleando cifras, desinformando. Es inaceptable. El ruido político nos está haciendo mucho daño.

— ¿Pilar Nores desinforma por interés político?
Jamás me atrevería a aseverar una cosa de estas. Vuelvo a repetir, me apena que los líderes sociales estén enfrentados por los programas sociales y debemos dar un mensaje de unidad. Son temas que no deberían dividir a los peruanos, estamos hablando de los niños y la población más vulnerable del país. No es responsable.

— Pero fue el presidente Humala quien atacó a Pilar Nores, la señora Nadine Heredia también salió a contestar. ¿Quién empieza la disputa?
El mensaje más importante lo dio el presidente Humala cuando firmamos un compromiso por la infancia hace unas semanas. No hacemos país si no empezamos a construir y bajarle el tono de disputa. En el ámbito del diálogo nacional que el primer ministro ha anunciado, y en ese tema de políticas sociales, estoy segura que los programas sociales serán un tema de unión.

— ¿Pensó en renunciar por las críticas a Qali Warma?
No, mi responsabilidad es comprometerme a mejorar, pero no me aferro a ningún puesto, las personas estamos de paso. Todos nosotros debemos estar en evaluación constante y si el primer ministro o el presidente juzgan que yo debo irme a mi casa, pues me iré. No tengo temor en ser evaluada. El Gabinete es técnico y comprometido, y me preocupa que siempre estemos planteando las cosas en negativo. Los dos pilares del gobierno son crecer e incluir.

— ¿Usted en algún momento tuvo carencias?
Recuerdo épocas de vacas flacas. Tuve una infancia con limitaciones y si he llegado a donde estoy es por la educación. Mi padre era muy pobre, estudió en el Alfonso Ugarte y limpiaba oficinas de abogados para poder vivir, no tenía dinero; en las noches su cena era una gaseosa y avena. Se hizo abogado por esa cercanía con los abogados cuyas oficinas limpiaba. Yo crecí escuchando esa historia maravillosa del migrante a quien la educación le cambio la vida, para mí la educación es la base del desarrollo.

— La niña de los ojos de Nadine era Ana Jara, parece que ese puesto ahora lo tiene usted.
No, yo no soy la niña.

— ¿Qué es usted?
Yo soy la ministra de Desarrollo e Inclusión Social y entre las mujeres del Gabinete no hay celos, lo que existe es un tremendo compañerismo, una tremenda sintonía y coordinacion frente a nuestro actuar. El compromiso por la primera infancia así lo demuestra. Somos un frente que lucha y lo vamos a demostrar.

SITUACIÓN DE EX PRESIDENTES
Alan cree que lo están frenando y lo quieren matar políticamente, que en Palacio están buscando la ‘reelección conyugal’. En el caso de Toledo, se asegura que toda la información ha salido del sistema de inteligencia financiera, hay demasiadas suspicacias. ¿Qué ha visto en las entrañas de palacio?
Quisiera circunscribirme a mis temas, porque entrar en estos aspectos genera más ruido y desunión, yo no quiero aumentar el volumen del debate político.

— ¿No quiere opinar ni de García ni de Toledo?
No en este momento, añade un ruido que no ayuda, divide.

— ¿Pero qué piensa de los ex presidentes en problemas?
Que estas situaciones tendrán que resolverse en el canal correspondiente. Creo que los presidentes García y Toledo tendrán que dar cuenta de sus actos; Fujimori ya ha sido juzgado. Es muy lamentable lo que sucede por las personas involucradas, no es bueno para el país, lleva a una polarización. Tenemos que salir del enfrentamiento constante para alcanzar el desarrollo. El ruido político no es conveniente cuando estamos en un buena posición, es irresponsable.

— ¿Humala está preocupado por este ruido?
No soy quien debe contestar esta pregunta. Solo le digo que veo a un presidente comprometido con las cosas importantes: crecimiento, inclusión. Veo a un presidente optimista. Toledo, García y Fujimori no son tema de agenda en el Gabinete.

— ¿Cree que Fujimori tiene el derecho de dar entrevistas a los medios?
Mi impresión es que ningún reo tendría que dar declaraciones a un periodista. Es una persona privada de la libertad y tiene ciertas restricciones.

— ¿Qué hacer con Alberto Fujimori?
Es un tema complicado. Fujimori ha sido juzgado y no le queda otra que cumplir la sentencia que le ha impuesto el sistema legal, hacer otra cosa no le compete. En democracia hay independencia de poderes y el Poder Judicial ya se pronunció: tiene culpa y se debe cumplir la sentencia.

SU VIDA
MÓNICA RUBIO
Estudió Ciencias Sociales en la Universidad Católica, hizo su maestría en Economía. Posee un doctorado en Economía de la Universidad Duke. Ha implementado programas sociales en Brasil, Honduras, Argentina, Chile, Panamá y Bolivia. Hacía 4 años que vivía en Colombia. Cuando el presidente Humala le pidió ser ministra, no lo dudó.