Ministro Hidalgo defendió actuación de la Policía tras violencia en Puno

El titular del Interior negó que los efectivos sean responsables de la muerte de cinco pobladores durante el paro en Puno

Ministro Hidalgo defendió actuación de la Policía tras violencia en Puno

La actuación que tuvo la Policía Nacional en Puno, que culminó con la muerte de algunos manifestantes, se ajustó estrictamente a la cartilla de operaciones para restablecer el orden, que señala que los efectivos pueden utilizar sus armas para repeler un ataque con armas letales, señaló el titular del Interior, Miguel Hidalgo.

Durante su presentación ante la Comisión Permanente del Parlamento, Hidalgo indicó que dicha cartilla y el manual de respeto a los derechos humanos, establece que los efectivos solo están facultados a disparar al cuerpo de un atacante, cuando estos los amenacen con un arma letal.

En ese sentido, el ministro precisó que las hondas utilizadas por los comuneros que participaron en las protestas son armas letales.

Como sustento a dichas apreciaciones presentó fotografías de cascos, escudos y chalecos de los policías rotos por efecto de las hondas y piedras que lanzaban los manifestantes.

Hidalgo formuló estas apreciaciones durante su presentación ante la Comisión Permanente del Parlamento, junto con la titular de la PCM, Rosario Fernández, para informar sobre lo referido a las acciones de violencia registradas en algunos puntos del territorio nacional.

Al respecto informó que en la actualidad 200 oficiales de la PNP que participaron en el restablecimiento de la paz en las zonas convulsionadas por las protestas, están siendo sometidos a pericias de absorción atómica.

Mientras que un total de 162 fusiles ya han pasado por las respectivas pericias balísticas.

Sobre el tema de Puno sostuvo que está debidamente probado que cientos de comuneros fueron obligados a participar en las acciones de violencia, siendo conducidos “a la fuerza” a las ciudades desde sus comunidades.

Refirió que hay casos de comuneros que fueron azotados en sus comunidades, por el solo hecho de negarse a participar en las protestas. Dijo que en una primera etapa la policía desplegó en Puno 600 efectivos policiales, quienes fueron apoyados por 50 miembros de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales.

27 POLICÍAS HERIDOS EN PUNO
Precisó que los efectivos realizaron una serie de coordinaciones con los manifestantes, las mismas que estaban dirigidas a evitar la violencia.

“La PNP ha tenido, en lo posible, una comunicación permanente con los dirigentes, para que se respeten los bienes públicos y privados así como el libre tránsito”, enfatizó.

Hidalgo dijo que pese a esas comunicaciones los manifestantes atacaron varios locales públicos y bloquearon diversas vías de acceso, siendo el aeropuerto de Juliaca un punto neurálgico de la protesta.

Por efecto de estas acciones indicó que 27 policías resultaron heridos inclusive con proyectiles disparados por armas de fuego, como es el caso de cañones que lanzaban perdigones.