Mulder afirma que no puede objetar nombramientos políticos en embajadas

El congresista pidió “no hacer aspavientos” con el viaje de la vicepresidenta Marisol Espinoza a Cuba

Mulder afirma que no puede objetar nombramientos políticos en embajadas

Luego de que se hicieran públicos los nombramientos de embajadores en Francia y Cuba, los cuales han sido cuestionados por la cercanía de estos al gobierno y no ser diplomáticos de carrera, Mauricio Mulder señaló que los nombramientos “evidentemente políticos” no pueden ser objetados.

El legislador aprista usó como ejemplo la designación de Víctor Mayorga al frente de la misión diplomática en Cuba, y dijo, para sustentar su punto, que el embajador peruano en el país caribeño durante el gobierno aprista fue un ex dirigente del partido de la estrella.

“Es una embajada evidentemente política. Si Víctor Mayorga goza de la confianza del presidente de la República, no se puede objetar. No es un tema que me parezca objetable. Los presidentes pueden nombrar hasta un 20% del número total de embajadores directamente y lo hacen, por lo general, con personas con quienes tienen confianza política. Cuba también tuvo un embajador político en el anterior gobierno, que era el dirigente aprista, Gilmer Calderón. No son temas que deban merecer relevancia política”, comentó Mulder.

MÁS SOBRE LA ISLA
Por otro lado, el parlamentario pidió “no hacer aspavientos” con respecto al viaje de la primera vicepresidenta Marisol Espinoza a Cuba.

“Perú tiene buenas relaciones con Cuba desde hace muchos años. No hay que hacer demasiado aspaviento con el hecho de que haya este viaje, porque es un país hermano y nosotros hemos respaldado la posición de levantar el embargo que pesa sobre ellos desde hace más de 40 años”, apuntó.

“Es un hecho político, sin duda interesante, el hecho de que el primer viaje que realmente se haga desde ese ámbito por parte de la vicepresidente sea precisamente a Cuba”, agregó.

Pese a ello, Mulder espera que los argumentos del gobierno, según los cuales Espinoza viajará para analizar la política educativa y de salud de la isla, no sea “un pretexto”.