Nicaragua exige a Pizango respetar normas de asilo y afirma que no lo expulsará

“Si ya habló, qué le vamos a hacer; no se le retirará el asilo”, sostuvo el embajador de ese país en Lima, Tomás Borge. “Él está de acuerdo”, agregó

(Andina).- El Gobierno nicaragüense solicitó al dirigente de "Aidesep":http://www.aidesep.org.pe/, Alberto Pizango que evite realizar declaraciones políticas para respetar las reglas internacionales del asilo, informó hoy el embajador de Nicaragua en Lima, Tomás Borge. "Ya se le hizo el pedido y él (Pizango) está de acuerdo", declaró el diplomático. Borge destacó que el Ejecutivo de Daniel Ortega ya le pidió la semana pasada al líder indígena que se abstuviera de hacer pronunciamientos políticos en los medios nicaragüenses, pero el embajador agregó que no le van a retirar el asilo por ello. "Si ya habló, qué le vamos a hacer; no se le retirará el asilo", acotó Borge. *POLÍTICA A LA DISTANCIA* Pizango, quien se halla asilado en Managua desde el pasado 17 de junio por liderar unas protestas indígenas en la Amazonía peruana que derivaron en 34 muertos y 1 desaparecido, ha difundido desde Nicaragua diversos "mensajes públicos":llama a enfrentarse al Gobierno criticando al gobierno de Alan García. Ante estos pronunciamientos, el canciller peruano, José Antonio García Belaunde, "ha solicitado":http://www.elcomercio.com.pe/noticia/320888/canciller-garcia-belaunde-pizango-quiere-crear-violencia-peru-desde-nicaragua al Estado de Nicaragua en varias ocasiones que asegure el cumplimiento de las normas del derecho internacional de asilo en relación con las declaraciones realizadas por Pizango. En este sentido, Borge resaltó que Pizango tiene que respetar las normas que regulan el asilo político si quiere permanecer en territorio nicaragüense. "El que se asila, tiene que respetar ciertas reglas", apuntó el representante de Nicaragua. Pizango fue presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), promotora de las protestas de las comunidades amazónicas contra varios decretos legislativos que se saldaron el 5 de junio pasado con la muerte de 24 policías y 10 civiles. A raíz de esos violentos hechos, la Justicia peruana denunció y ordenó la captura de Pizango y otros cuatro dirigentes indígenas por ser los presuntos autores de delitos contra la tranquilidad pública y de apología de sedición y motín en agravio del Estado, por su actuación en las protestas indígenas.