Ollanta Humala sigue sin deslindar con el régimen chavista

En entrevista con El Comercio, el candidato de Gana Perú se debate entre el discurso público y su plan de gobierno

Ollanta Humala sigue sin deslindar con el régimen chavista

DIANA SEMINARIO MARÓN

Lo hemos escuchado decir que se puede cambiar el plan de gobierno, ¿en qué puntos y cómo?
Una vez que ya se conformó la composición del Parlamento, estos deben ser contrastados ahí, pues muchas de estas propuestas son materia de Legislativo. Hay que armar consensos con las diferentes fuerzas políticas para ver cuáles puntos pueden ser viables. Cuando uno entra a un diálogo tiene que estar dispuesto a hacer concesiones. Pondremos énfasis en las políticas distributivas.

Javier Diez Canseco, quien lo acompaña en Gana Perú, dice que no le cambiaría nada al plan de gobierno y que la composición del Congreso hará más viable el cambio radical
Cada miembro de la confluencia tiene sus opiniones, pero es la Dirección Nacional la que plantea la necesidad de consensos. Hace un mes hice público un compromiso a la nación y ahí están las precisiones de lo que es el plan de gobierno y los procedimientos de cómo vamos a actuar, como respetar la libertad de opinión y de prensa, el compromiso de la no reelección y la independencia del BCR y el manejo de la política monetaria y defender una economía nacional de mercado, hablamos del respeto a los acuerdos internacionales.

Si la dirección de su partido define los consensos, ¿qué pasa si el ala más radical no está de acuerdo con esto? ¿Habría una ruptura?
Esto no es un problema, es un tema interno, donde se respetan las opiniones, pero ya hay una decisión consensuada. El piso está parejo.

¿Qué mensaje da para evitar los miedos cuando se ve cómo cae la bolsa de valores y las inversiones se retraen a la espera de lo que pase el 5 de junio?
Les daría un mensaje de tranquilidad. Lo que va a pasar es una transformación gradual, sin sobresaltos. Les pediría que recojan opiniones de diferentes instituciones como el presidente de la Bolsa de Valores de Lima, que sobre estos temas especulativos señaló que no se debía al proceso electoral.

Eso fue antes de la primera vuelta, pero yo le hablo de esta última semana.
Compañías evaluadoras de riesgo han señalado que un gobierno nacionalista no tendría nada que preocuparle a las inversiones, la economía es sólida. No hay que crear miedos. No podemos hacerle el juego a los que quieren sacar réditos especulando.

Dice que ya no está entre sus prioridades el cambio de Constitución, pero Nicolás Lynch señala: “planteamos una nueva Constitución […] para un nuevo modelo económico. Tenemos un camino distinto y lo vamos a desarrollar”.
Respetamos las opiniones. Lo que me pregunta son procesos internos que ya se han evaluado hace un mes.

Esto lo dijo Nicolás Lynch la semana pasada (miércoles 6 de abril).
No es la opinión de Gana Perú. En esta segunda vuelta hay que mirar hacia adelante. Ahora el Perú tiene una solidez económica envidiable, un crecimiento económico positivo pero que no lo pueden disfrutar todos. Hay que acortar la brecha de la desigualdad.

En su compromiso con el Perú dice que respetará la libertad de prensa y expresión. ¿Cómo se va a plasmar este respeto? El plan plantea un reparto equitativo de los medios y dice que se asegurará que estén al servicio de la democracia? ¿Quién establecerá que los medios estén al servicio de la democracia?
Nos referimos al monopolio en el otorgamiento de las licencias. Hoy está todo centralizado en el Ministerio de Transportes y Comunicaciones. Nosotros creemos en le democratización a través de la descentralización a través de organismos plurales donde esté representada la sociedad civil.

¿Y quién define eso? ¿El Gobierno?
Hay que mejorar las leyes existentes, pero de ninguna manera serán decisiones arbitrarias que hacen que hayan miles de radios informales que cuando se oponen al gobierno, las clausuran He suscrito el compromiso de Lima del Consejo de la Prensa, No vamos a entrar a ningún tipo de arbitrariedad ni de digitación desde Palacio de Gobierno.

¿El otorgamiento de licencias se transferirá a los gobiernos regionales?
Queremos hacer una propuesta al Legislativo para que se establezcan mecanismos plurales para el otorgamiento.

Usted ha citado el modelo argentino. En Argentina hay una hostilización al diario “Clarín” que no ha sido muy amigo del gobierno de Cristina Kirchner.
Estén tranquilos. Pero ese no es el modelo argentino, esas son acciones de gobierno.

¿Y qué opina de esa acción?
No estoy de acuerdo. No voy a meterme con los asuntos internos de ningún país, pero le puedo decir que eso no vamos a hacer. Acá ya hemos pasado esto, no tiene que irse a Argentina, mire lo que se hizo en la década del 90. La extorsión a las empresas de comunicación que no se alineaban al régimen, la coima a los dueños de los canales de televisión y de periódicos […] Tenemos que ver ahora es que no volvamos a repetir el tipo de democracia que hubo en los 90, sin respeto a la libertad de opinión. Eso no lo vamos a permitir.

Durante la dictadura de Velasco muchos diarios fueron confiscados.
Y eso no puede volver a suceder.

Pero usted ha dicho que respeta y admira a Velasco
Yo no he dicho eso…

Pero sí lo respeta.
Sí.

¿Y lo admira?
Todo ex mandatario merece respeto. Nosotros no planteamos nada de eso.

¿A qué Humala le creemos: al de ahora que podría ser tomado como estrategia de campaña, o al que está en el plan de gobierno?
Es probable que haya quienes duden de Humala, pero en el otro lado hay pruebas. En el tema de libertad de expresión no hay dudas, hay pruebas, en el tema de derechos humanos acá puede haber dudas y en el otro lado hay pruebas. En el tema de corrupción por este lado puede tener dudas, pero en el otro lado hay pruebas.

Usted dice no reelección, no cambio de Constitución, no cambio de reglas de juego, ¿lo va a mantener?
Hemos mantenido una línea coherente.

¿Línea coherente? Han tenido dos discursos, el del plan de gobierno y lo que usted dice…
Rechazo esa afirmación porque no veo dónde está el doble discurso.

Usted fue donde el cardenal Cipriani y le ha dicho que es un defensor de la vida, y en su plan de gobierno dice que va a despenalizar el aborto. Esa es una incoherencia.
Lo que yo he dicho es que soy, no el cardenal, el cardenal tiene su propio pensamiento. Soy un defensor de la vida. Se ha hablado del aborto pero nadie recoge la opinión de la muchacha que está en la encrucijada de abortar. Por más leyes que le pongan esa persona va a tomar una decisión. Yo he hablado del aborto terapéutico.

Esa especificación no está en el plan de gobierno
Si tiene otra duda dígamela.

Usted ha dicho que renegociará los tratados de libre comercio, ¿no es un sobresalto?
No. Cuando usted renegocia –por ejemplo– su crédito hipotecario, usted no está pateando el tablero.

Pero hablamos de tratados, de Estado a Estado.
La renegociación no es unilateral sino dentro del marco jurídico y eso está en el compromiso con el Perú. Todo tratado es revisable.

¿Está en capacidad de decir que el plan de gobierno ya fue y que ahora lo que vale es el compromiso?
No se trata de estar en capacidad o no. Cálmese, no sea agresiva.

Estoy calmadísima…
No se trata de hacer un reto, un desafío. El plan de gobierno es a largo plazo, incluso hay propuestas que deberían ir al Acuerdo Nacional.

Le ha dicho al presidente Chávez que no se meta en la campaña. ¿En Venezuela se vive una democracia plena?
No es un tema que corresponda a la campaña el proceso venezolano. Porque así como yo le pido que no se meta en el Perú, no podemos meternos en los asuntos de otros países.

Pero sí le dice a Chile, que le pida perdón al Perú…
Eso fue cuando el presidente Piñera vino al Perú y yo tuve la oportunidad de dialogar con él.

¿Va a estatizar las AFP como lo hizo Cristina Kirchner?
No hemos hablado de estatizar y en el plan de gobierno no encontrará la palabra estatización.

Pero sí nacionalización…
La nacionalización es un concepto político, no económico. El Estado tiene que convertirse en el promotor del desarrollo y tiene que tener como tarea achicar la desigualdad.

PÓNGAME ABAJO
En una entrevista publicada en El Comercio en diciembre dijo que no había que dividir las cosas entre izquierda y derecha, sino entre los de arriba y los de abajo, ¿Dónde quedan los sectores emergentes?
Por eso hablamos de los créditos a las microempresas, pequeñas y medianas empresas. En el caso de los que trabajan ocho horas en planilla, pero que en realidad están trabajando 12 horas y no pueden reclamar esas cuatro horas porque están en services…

¿Y por qué polarizar entre los de arriba y los de abajo?
No podemos hacer del Estado el principal infractor a través de los servicios no personales. Esta situación tiene que corregirse porque esa gente está haciendo actividades iguales que los [trabajadores] nombrados y, por tanto, tienen que ser nombrados. Para las amas de casa, para esas personas que hoy tienen más de 65 años, que trabajaron toda su vida, pero no pudieron cotizar a un sistema de jubilación, hemos incorporado el programa Pensión 65, que va a ser una pensión no contributiva.

¿Y de dónde va a sacar la plata para darles a quienes no han aportado?
A través del combate a la evasión tributaria, a la elusión. Estos programas redistributivos le significarán al país 10% del PBI. Buscaremos hacer crecer el presupuesto en cuatro puntos porcentuales del PBI. Sí es posible iniciar un proceso redistributivo en el país.

¿Pero por qué diferenciar entre los de arriba y los de abajo? ¿Eso no es polarizar?
Esa no era mi intención. Cuando recién entré en la política, todos me quisieron ubicar en un espectro de izquierda o derecha…

Pero usted es de izquierda…
Dentro de ese espectro solo consideraban izquierda y derecha, entonces era una forma de decir que no estoy de acuerdo con ese mapa político.

Pero de derecha no es…
Si quiere ubicarme en algún sitio, póngame abajo, pero no ha sido con ánimo de polarizar. Lo último que quisiera hacer es eso. En esta campaña no he entrado a los ataques ni agresiones porque no quiero polarizar, no quiero que volvamos al 2006, cuando la sociedad se polarizó hasta llegar a la agresión y al final se convirtió en una elección del mal menor. Tenemos que hacer una fiesta electoral para que el pueblo elija al mejor.

Tiene el 31% de votos. Tiene que convencer a más del 20% del resto.
Es una tarea tremenda, muy difícil, por eso nos esforzamos.

NACIONALISMOS, VARGAS LLOSA Y ANTAURO
Mario Vargas Llosa declaró que podría votar por usted. Sin embargo, en alusión a la pregunta que se hace Zavalita sobre en qué momento se jodió el Perú en su novela “Conversación en La Catedral”, ha dicho que ahora sí el Perú estaría por joderse de verdad. ¿Qué comentario hace al respecto?
Respeto a Mario Vargas Llosa, con él me une una relación amical fuerte. Le guardo el mayor de los respetos y saludo ese cambio de actitud.

Usted se considera un nacionalista y Vargas Llosa ha dicho que el nacionalismo ha sido uno de los peores problemas del mundo.
Los nacionalismos que se han desarrollado en Europa han sido exacerbados y han llevado a conflictos, pero este es un nacionalismo del Tercer Mundo. Cuando hablamos de nacionalismo, hablamos de consolidación de la nación peruana, respetando todas las nacionalidades y todas las culturas que hay en el país.

Tenemos a Keiko Fujimori con su padre en prisión y se habla de que podría indultarlo. Usted tiene a su hermano Antauro en la cárcel por el ‘andahuaylazo’ y tomar una comisaría, lo que causó muchas muertes. ¿Cómo deslindaría de su hermano Antauro?
Ese caso ya está judicializado. Inclusive me quisieron involucrar.

Su propio hermano lo involucró…
Ese tema ya fue y hay que respetarlo. Además se aclaró que yo no tuve nada que ver en ese acto. Nosotros no creemos en la violencia como forma de solucionar los problemas. El Perú tiene que desarrollarse en el diálogo y entender que la paz social no solo depende del Estado y del capital, sino también de las comunidades. Hay que saber actuar con moderación y sensatez.