Organizaciones de derechos humanos invocan al diálogo con los nativos

ONG Aprodeh lanzó una campaña que busca normalizar las relaciones entre el Ejecutivo y los indígenas

Activistas de derechos humanos y organizaciones civiles invocaron el martes al Gobierno a emprender un diálogo "de buena fe" con los pueblos indígenas y que impulse una investigación imparcial de los sucesos "de violencia en Bagua":http://elcomercio.pe/impresa/notas/investigacion-demuestra-que-violencia-bagua-fue-planificada/20090913/341388 en junio pasado. La invocación fue hecha en el marco del lanzamiento de una campaña denominada "Bagua: Diálogo sin persecución" que busca una normalización de las tensiones surgidas entre el Ejecutivo y los indígenas, a raíz de los sucesos ocurridos el 5 de junio cuando violentos enfrentamientos entre policías y nativos amazónicos dejaron 23 agentes y 10 civiles muertos. Desde entonces los indígenas se quejan de que sus dirigentes están siendo perseguidos bajo la acusación de haber azuzado a la violencia. Alberto Pizango, ex presidente "de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana ":http://www.aidesep.org.pe/ (Aidesep), se asiló en Nicaragua al ser encausado en julio por delitos de rebelión, sedición y motín. *FALTA DE EQUIDAD* Miguel Jugo, representante de la Asociación Pro Derechos Humanos, que promueve la campaña por el diálogo junto con la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, dijo que un aspecto que no contribuye a un entendimiento entre el Gobierno y los indígenas, es la falta de equidad. "Si bien se han iniciado las investigaciones y hay hasta tres procesos de instrucción por la muerte de los policías, sin embargo, hasta la fecha no existe un proceso abierto por las víctimas civiles", dijo Jugo en conferencia de prensa. "Es urgente que se pueda ir resolviendo todo este tipo de situaciones... que cese la persecución de los dirigentes de Aidesep, y la campaña tiene ese fin", indicó. *LOS ANTECEDENTES* La violencia desatada en Bagua se originó a raíz de una protesta indígena contra el gobierno por haber dictado decretos que los nativos consideraban que amenazaban sus tierras ancestrales propiciando su venta para actividades petroleras y gasíferas. Los sucesos de Bagua obligaron al Gobierno a dar marcha atrás y derogar los decretos, además que se comprometió a establecer una mesa de diálogo para un entendimiento con los indígenas, sin embargo, esta no ha tenido mayor avance por la desconfianza de los nativos. "Queremos un diálogo, un diálogo de buena fe y sin persecución a los dirigentes de Aidesep", insistió Jugo.