El perfil de los candidatos municipales: Gonzalo Alegría

Hijo de Ciro Alegría. Sociólogo y economista. El candidato de la lampa busca devolverles la ilusión a sus correligionarios y les asegura a los limeños que son “la última reserva moral”

El perfil de los candidatos municipales: Gonzalo Alegría

Por Juan Aurelio Arévalo

Su padre no recibía visitas, pero una noche se aparecieron el presidente Fernando Belaunde, la periodista Doris Gibson y el comediante Tulio Loza en su casa de Chaclacayo. Gonzalo, de 4 años ,caminó hacia el comedor y se lanzó a saludar al personaje que creía más importante. “¡Usted es famoso!”, le dijo a Tulio Loza. “No tanto como tu papá”, le contestó el popular “Nemesio Chupaca”. Algo desorientado se dirigió a su padre sin prestarle mayor atención a Belaunde. “¿Tú por qué eres famoso, papá?”. “Lo sabrás cuando aprendas a leer”.

Cuarenta y cuatro años después, el recuerdo conmueve hasta las lágrimas al hijo de Ciro Alegría. “No sabía de su fama. Él me llamaba “ñato” y yo jugaba rascándole la cabeza. Íbamos juntos al río y me enseñaba canciones. Después me di cuenta de que las letras eran sacadas de sus novelas”, confiesa y con la misma nostalgia también trae a la memoria a Belaunde.

Gonzalo tenía 18 años y acababa de ingresar a la Universidad Católica cuando Diego, su hermano menor, falleció escalando durante una excursión escolar en Marcahuasi. Presa del dolor, su madre, la poetisa hispano-cubana Dora Varona, quiso llevarlo a España, pero los apuros económicos impedían el viaje. Fue ahí que entró a tallar la bondad del arquitecto. Padrino de Diego y gran amigo de su padre, quien falleció siendo diputado por Acción Popular (AP), el ex presidente logró becarlo en la Universidad Complutense de Madrid.

En un lapso de ocho años se licenció en Sociología y Ciencias Económicas. Hizo un máster en márketing y pasó los siguientes 14 años enseñando en la misma universidad. En el interín se convirtió en directivo del Banco Atlántico, se casó con una española, tuvo un hijo y en el 2000 se mudó a Inglaterra contratado por LloydsTSB, el cuarto banco más importante del Reino Unido. Con un sueldo superior a los 20 mil dólares mensuales y un “penthouse” en el corazón de Londres, nadie entiende por qué diablos se mandó mudar a Lima.

“Nunca me quise ir del Perú. Soy medio sentimental y la peruanidad la llevo en el corazón. Vine para trabajar con una fundación sin fines de lucro que ayudé a crear en España, con el objetivo de que los pequeños empresarios puedan tener formas de globalizarse. Antes que acompañarme al Perú, mi esposa prefirió el divorcio. Me dediqué a la fundación y ahora gano 1,200 euros mensuales, de los cuales 450 van a la pensión de “Gonzi”, mi hijo”.

EN EL NOMBRE DEL PADRE
Tras 25 años en Europa, regresó en el 2005 y como gesto de agradecimiento se inscribió en AP. “No milité. Solo me dediqué a la fundación. Empecé trabajando con el alcalde de Huamachuco y los artesanos textiles. Luego me interesó la minería informal, los problemas de la región y finalmente Lima Metropolitana”. Tanta curiosidad lo llevó a crear en el 2008 el Plan Integral de Desarrollo para Lima que en buena cuenta es su actual plan de gobierno.

En noviembre del 2009 los correligionarios le echaron el ojo durante un homenaje por el centenario de su padre. Se enteraron que tenía un plan municipal y sin dudarlo se adelantaron a sus rivales y lo presentaron como candidato el 31 de enero pasado. “Para serle franco, me fregaron. Todos los proyectos que tenía con mi fundación se hundieron cuando las autoridades locales y regionales con las que trabajaba se enteraron de que me metí a la política”, reconoce, pero asegura no estar arrepentido.

“Se lo pongo de esta forma. En la tumba de mi padre siempre encuentro una flor de plástico que no la puso mi familia sino el pueblo. Acá no estoy ni por fama ni por dinero. El político vocacional lo hace por cariño y por agradecimiento. En resumen, yo soy candidato por esa flor”.

CLARO Y DIRECTO
Nadie discute sus logros como economista, pero en esta campaña las cifras no lo benefician. A dos meses de los comicios, no llega al 1% en las encuestas y un 83% de los limeños no sabe quién es. Si a esto le sumamos el pésimo estado financiero del partido que a las justas puede recaudar 3 mil soles por lista distrital para apoyar la candidatura provincial, el panorama no da para creer en milagros. Sin embargo, Alegría ha dejado una buena impresión en cada una de sus apariciones mediáticas. Jaime de Althaus, Rosa María Palacios y Jaime Bayly han recibido con atención y asombro sus propuestas. Asombro porque a diferencia de otros candidatos, no se escuda en sus técnicos y tampoco tiene miedo de decir cuánto costarán y cómo financiará sus propuestas.

“Lima tiene dos problemas: inseguridad y crecimiento desordenado. Lo que he hecho es aplicar a nuestra realidad las experiencias que aprendí en Madrid. Para ello hemos sido asesorados por la Facultad de Arquitectura de la PUCP y por la ONG Ciudad Nuestra, de Gino Costa, que nos aporta en temas de prevención, represión del delito y reinserción del delincuente. Además, contamos con la experiencia de la Cooperación Popular que nos dejó Belaunde”, señala.

Para combatir la delincuencia, Alegría plantea la creación de una central municipal de seguridad, un organismo autónomo que agrupe a todos los distritos de Lima. “No es posible que te roben en San Borja, y cuando el ladrón llega a San Isidro, el serenazgo ya no lo persiga. Acá no puede haber una seguridad con fronteras”, señala.

A diferencia de los otros nueve candidatos, Alegría divide la problemática vial en tránsito (vehículos) y transporte (trenes y buses). “En 1969, cuando se terminó la Vía Expresa, teníamos 50 mil carros en Lima. Ahora hay 489 mil y seguimos con el mismo zanjón. Propongo dos vías expresas nuevas y cuatro vías rápidas sin semáforos ni cruces mediante óvalos tunelizados”.* En transporte plantea la construcción de una gran estación que unirá al tren eléctrico, el tren de cercanías (La Punta-Chosica) y autobuses urbanos*.

Pero todo tiene un precio y el que maneja no es precisamente alentador: 6 mil millones de soles de endeudamiento. ¿Cómo pagar todo eso sin mandar a la quiebra a la municipalidad? Alegría propone aplicar un canon inmobiliario equivalente al 3% del precio de venta de todas las viviendas que hayan modificado la edificabilidad del terreno en que se levanten. “Lo que busco es un crecimiento vertical ordenado. Acá un señor compra una casa de 300 metros cuadrados. La tumba, le pasa un sobrecito con plata a la municipalidad para que la reclasifiquen, y al poco tiempo aparece un edificio de 14 pisos. Si antes sacaban 2 bolsas de basura, ahora sacan 80 y en dos años me revientan las tuberías de la cuadra”.

Pero por ahora el desafío más complicado no es hacer realidad las propuestas sino repuntar en los sondeos. Tras su luna de miel (se acaba de casar con Renata Teodori, familiar de Susana Villarán y María Eugenia de la Puente), Alegría recién ha empezado a recorrer las calles desde el pasado miércoles. “Dirán que mis probabilidades son pocas, pero tengo que sembrar un mensaje en la gente. No podemos votar como si se tratara de una apuesta a caballo ganador. En el fondo lo que nos dice esta campaña es qué futuro queremos para el Perú”.

LA FICHA
Nombre: Gonzalo Ricardo Alegría Varona.
Profesión: Sociólogo y economista.
Edad: 47 años.
Cargo: Presidente de la Fundación Business Mundi. Fue profesor en la Universidad Complutense de Madrid, Carlos III y Pontificia Comillas. Directivo del Banco Atlántico de Madrid y el Lloyds TSB de Londres. Ha creado dos bancos on line.

EN PUNTOS
Principales propuestas
Seguridad
Instaurar una central municipal de seguridad. Repotenciar Defensa Civil con un helipuerto para helicópteros ligeros de vigilancia policial y ayuda en caso de desastres.

Tránsito
Construcción de las vías expresas Los Olivos-Universitaria-Costanera y Rímac-Aviación-Villa El Salvador. Creación de cuatro vías rápidas que refuercen eje Javier Prado-La Marina.

Transporte
Construcción de un macroestación que uniría el tren eléctrico, el tren de cercanías y autobuses urbanos.

Ecología
Cultivar 47.000 hectáreas no urbanizadas con andenerías. Crear sistemas de reutilización de aguas servidas.

¿Qué hará si gana?
“Propondré una ley de capitabilidad como existe en Madrid y Brasilia. Consiste en pedirle al Gobierno ayuda para que la capital se convierta en un motor de desarrollo. Nos permitiría agilizar gestiones y recibir más fondos del Estado. Queremos que sea extensiva para todas las capitales regionales”.

¿Qué hará si pierde?
“Para mí sería muy fácil regresar a España y estar con mi hijo. Pero ya no hay vuelta atrás. Quiero seguir ligado a Acción Popular y conseguir muchas cosas para el país. Este partido es el único que puede gobernar la economía con la mano derecha y la sociedad con la mano izquierda”.