Pleno del Congreso definirá suerte de miembro del CNM acusado de corrupción

Ochenta legisladores votaron para no dilatar más sanción política. Se rechazó intento para derivar el caso a la Comisión de Constitución

Por: Jorge Saldaña Ramírez

La inconducta funcional protagonizada por el consejero Efraín Anaya —quien se entrevistó en pleno proceso de selección de magistrados con uno de los candidatos, el fiscal supremo Tomás Gálvez— será resuelta por la plenaria del Congreso el próximo martes a las 6 de la tarde.

Anaya —o, en su defecto, su abogado defensor— tendrá el derecho de ejercer su defensa de los cargos que se le imputan y que fueron estudiados por la Comisión de Justicia del Parlamento: causa grave en su conducta de magistrado del Consejo Nacional de Magistratura (CNM) que amerita que sea removido de su cargo de acuerdo con lo señalado en el artículo 157 de la Constitución Política.

Para la remoción de Anaya del CNM se requiere contar con 80 votos, pero luego de un debate en el que participarán los representantes de las diferentes bancadas parlamentarias.

En principio Anaya estaba citado para que concurriera ayer en la tarde a la sesión plenaria del Congreso, pero el titular de la Comisión de Justicia, Rolando Sousa, y el vicepresidente de la misma, Raúl Castro, de Unidad Nacional, plantearon a sus colegas —reunidos en la jornada matinal— diferir este pronunciamiento del Congreso hasta la semana próxima.

Lo que ambos querían es que la Comisión de Constitución defina primero cuál iba a ser el procedimiento a seguir para el trámite de la remoción, toda vez que no había precedente alguno de una inconducta funcional de un consejero que haya sido resuelto por el pleno del Parlamento.

PUGNAS VERBALES
El congresista Carlos Torres Caro reclamó en todos los tonos que no cabía ningún pronunciamiento previo de alguna otra comisión, toda vez que el veredicto del grupo de trabajo de Justicia fue el de sancionar a Anaya por causa grave y que así fue ratificado por el Consejo Directivo del Parlamento. “¡Por eso estamos como estamos. El Congreso no puede lavarse las manos!”, exclamó el citado parlamentario.

Castro se defendió de la alusión y afirmó que lo que se quiere es que Anaya no alegue después ninguna acción de amparo que le permita retornar —como si nada hubiese pasado— a su cargo en el Consejo Nacional de la Magistratura.

Su colega oficialista y presidente de la Comisión de Constitución, Mercedes Cabanillas, aceptó de buen grado este pedido de Sousa y Castro y alegó que para la semana próxima dicho grupo de trabajo podría definir el procedimiento a seguir para la remoción.

Empero, al final de tres horas de debate y sometido a veredicto del pleno vespertino el pedido de Sousa para que la Comisión de Constitución fije primero el trámite de la remoción fue rechazado por 71 votos, con la adhesión de 7 legisladores y ninguna abstención.

En cambio, 80 legisladores de las diferentes bancadas resolvieron que el caso Anaya sea visto y votado este martes.

EN PUNTOS
Alegó no tener plazo para defenderse
El consejero Efraín Anaya envió un oficio al presidente del Congreso, Luis Alva Castro, en el que declara que recién el miércoles recibió la citación para que se presentara ayer a las 6 de la tarde en el hemiciclo del Parlamento para ejercer su derecho a la defensa. Esto es, que contaba con 24 horas para preparar su defensa.

Alva Castro informó al pleno que, según los documentos que obran en su despacho, Anaya fue informado el martes 16 a las 4:25 p.m., tanto en su oficina como en su domicilio particular con auxilio de la Policía Nacional del Perú. Se dio lectura a la carta de Anaya en la que acredita a su abogado defensor Humberto Abanto.