Presidente de Ecuador analizará restricción a importaciones del Perú

Primer ministro Simon propone que países de la Comunidad Andina enfrenten juntos la crisis financiera

El jueves entró en vigencia en Ecuador la restricción de importaciones de 627 artículos con el fin de disminuir las compras en 1.459 millones de dólares con relación al 2008, para contrarrestar la crisis financiera mundial. "De acuerdo a los cálculos colombianos van a dejar de vendernos como 270 millones de dólares. Si eso perjudica a empresarios colombianos nos da mucha pena", comentó el presidente ecuatoriano Rafael Correa. "Otra cosa es con Perú" que no ha devaluado su moneda y con el cual existe un "superávit comercial" que en el 2008 superó los 1.000 millones de dólares, estimó el gobernante. Correa se refirió a restricciones Luego de su reunión en Quito con el presidente de Ecuador, Rafael Correa, el primer ministro Yehude Simon anunció ayer la formación de un comité binacional que analizará el impacto de las medidas restrictivas de ese país a las importaciones peruanas. "El presidente Correa está enviando una comisión especial para seguir trabajando el tema... Ahora viene el debate técnico. Es difícil porque no se puede hacer una excepción para el Perú, pero hemos visto mucha voluntad de cooperar", manifestó. Agregó que la ministra ecuatoriana de Comercio Exterior, Susana Cabeza de Vaca, visitará el país la próxima semana para discutir las medidas que afectarían la economía peruana. En tanto, el mandatario ecuatoriano declaró en su país que aunque la restricción a las importaciones es una medida frente a la crisis financiera internacional, el Perú no es un mercado que represente problemas comerciales para Ecuador y por ello existe "cierto grado de compromiso". "Estamos dispuestos a conversar con el Perú para buscar la manera de que no se perjudique mucho con la medida que hemos tomado", afirmó. El jefe del Gabinete peruano también señaló, además, que otro objetivo del diálogo con Correa fue lograr un acercamiento con el Gobierno Ecuatoriano para que ambos países enfrenten juntos la actual crisis.