Primer ministro Óscar Valdés: "Los podridos quieren que este país sea una chacra"

En su cuenta de Twitter, el jefe del gabinete parafraseó a Jorge Basadre en medio de la tensa coyuntura por los conflictos sociales

En una aparente reacción al llamado que hizo el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, para “sacar” de su cargo al mandatario Ollanta Humala, y a los conflictos sociales que azotan el interior del país, el primer ministro, Óscar Valdés, utilizó su cuenta en Twitter para parafrasear al historiador Jorge Basadre en medio de la tensa coyuntura.

Fueron en total siete mensajes que lanzó Valdés desde su cuenta de Twitter, los mismos que por su contenido fueron criticados más tarde desde diversos sectores políticos del Parlamento.

“Se habla mucho de la rebelión de las masas olvidándose con frecuencia de la deserción de las élites”, fue su primera publicación.

“Recordemos a Jorge Basadre, muchos hablan de la rebelión de las masas, pero pocos lo hacen de la inacción de las élites”, apuntó a continuación.

“La promesa de la vida peruana sentida con tanta abnegación por nuestros próceres ha sido estafada por podridos, congelados e incendiarios”, siguió.

“Los congelados se han encerrado dentro de ellos. No miran sino a sus iguales y a sus dependientes, considerando que nadie más existe”. “Los incendiarios quisieran prender explosivos y verter venenos para que surja una gigantesca fogata”. “Los podridos quieren que este país sea una chacra, los congelados un páramo y los incendiarios una gigantesca fogata”, fueron las publicaciones de Valdés.

Luego de ello, uno de los primeros congresistas en salir al frente fue Yehude Simon (Alianza para el Gran Cambio), quien mostró de manera tajante su rechazo a la actitud del jefe del gabinete ministerial: “Ha sido un error. No ayuda a la gobernabilidad del país, no ayuda a nada. Él no entiende que es el primer ministro y representa a 30 millones de peruanos y no puede caer en el juego de un gobierno regional”, refirió.

Simon subrayó que la función de Valdés es darle estabilidad al Gobierno y “responderle así a Santos es dar a entender que pisó el palito”.