Procuradora pidió el embargo de cuatro inmuebles de Óscar López Meneses

Si bien su juicio por peculado prescribió en junio pasado, el sindicado testaferro de Montesinos nunca acreditó el origen de sus bienes en La Molina, Surco y Asia

Procuradora pidió el embargo de cuatro inmuebles de Óscar López Meneses

FABIOLA TORRES LÓPEZ

La procuradora especializada en delitos de lavado de activos y procesos de pérdida de dominio, Julia Príncipe Trujillo, solicitó ayer a la Fiscalía Anticorrupción la incautación preventiva de cuatro inmuebles de Óscar López Meneses en Lima, como parte de una demanda de pérdida de dominio a favor del Estado.

El pedido se presentó debido a que, si bien el 19 de junio último Óscar López Meneses, el operador político de Vladimiro Montesinos, logró que la Corte Suprema declarara la prescripción de su juicio por peculado, durante el proceso se evidenció su desbalance patrimonial, es decir, nunca acreditó la procedencia del dinero que usó para comprar sus propiedades.

Entre los bienes que se le incautarían a López Meneses, sindicado de ser uno de los testaferros del ‘Doc’, está la casa N. 3 ubicada en el condominio de la calle Batallón Libres de Trujillo 209, en Surco, el mismo donde las autoridades hallaron armamento de guerra el 2001 y el que hasta hace dos semanas recibía una desmedida protección policial.

Este ilegal beneficio permitido por el actual régimen fue puesto al descubierto por Willax TV el 12 de noviembre pasado y generó el relevo de altos mandos de la policía, la renuncia del asesor presidencial en temas de seguridad, Adrián Villafuerte, y del ministro del Interior, Wilfredo Pedraza.

La procuraduría también pide la incautación de una casa de verano en el balneario Playa del Sol de Asia, un departamento en la avenida Cerros de Camacho, en Surco (dos estacionamientos incluidos), y una vivienda en la calle La Floresta en la urbanización Camacho, en La Molina.

NO TUVO HERENCIA DE SU ABUELO
Ante la Tercera Sala Penal Liquidadora de Lima, Óscar López Meneses, un dentista con título falso que alardea de sus relaciones con políticos y militares, dijo que compró la vivienda de Batallón Libres de Trujillo, con una herencia de su abuelo.

Sin embargo, peritos verificaron que nunca recibió dicho legado para pagar un inmueble valorizado en más de 500 mil dólares. Lo que estableció la sala es que López Meneses, de 46 años, usó cerca de un millón de dólares de una cuenta a su nombre en el Wells Fargo Bank de Estados Unidos para comprar propiedades en el Perú. Uno de los inmuebles estuvo a nombre de su segunda esposa, Annalía de los Milagros Vargas Amiel, y luego de su amiga, Bárbara Chantal Denemoustier. Ambas, según estableció la sala, sirvieron de testaferros de la casa de La Floresta, adquirida en US$245 mil el 19 de noviembre de 1999.

Lo cierto es que el yerno del prófugo ex ministro fujimorista Víctor Malca Villanueva nunca pudo sustentar cómo obtuvo el dinero de su cuenta bancaria en Estados Unidos. Mientras, Matilde Pinchi, la ex secretaria del ‘Doc’, aseguró a la justicia que Óscar López Meneses recibía sobres de dinero de Montesinos, a quien conoció en 1992.

EL ÚNICO REGISTRO
El 1 de febrero del 2002, al empezar el proceso por peculado contra López Meneses, el Sexto Juzgado Anticorrupción solo dictó una orden de incautación contra uno de sus bienes: el departamento de Cerros de Camacho, valorizado en US$465 mil.

Dicha orden aún figura en el Registro Nacional de Bienes Incautados (Renabi) que administra la Presidencia del Consejo de Ministros. Pero la medida se levantaría con el fallo de la Corte Suprema. Por ello, la procuradora Julia Príncipe inició con celeridad la demanda de pérdida de dominio sobre los bienes que López nunca pudo acreditar con sus ingresos.

Para Luis de la Cruz, abogado de López Meneses, la demanda de la procuraduría no procede porque la Corte Suprema declaró prescrito el delito de peculado contra su patrocinado y nunca se probó que hubiese servido de testaferro de Montesinos. “Para la sala no se pudo señalar que los bienes adquiridos [por López Meneses] antes del 2000 son de origen ilícito, solo hubo dudas sobre dos vehículos comprados posteriormente”, apuntó.