Psicoanalista Jorge Kantor: "La homofobia también es el miedo a ser gay"

Reflexiona sobre los temas polémicos de esta semana. Dice que al final la libertad de elección se impondrá en abril próximo

Psicoanalista Jorge Kantor: "La homofobia también es el miedo a ser gay"

MILAGROS LEIVA GÁLVEZ

Cree en la libertad de expresión, en el debate político de temas íntimos. Cree que eso nos hace crecer como sociedad. El psicoanalista Jorge Kantor dice lo que piensa sobre la homosexualidad y el aborto.

¿Qué le parece la inclusión de temas polémicos en la campaña? Se habla de unión de homosexuales, aborto en caso de violación…
Yo estoy a favor de que se discutan temas polémicos. Eso fue lo simpático de ver a Jaime Bayly como actor político, instaló temas que antes nadie quería ver. Los políticos siempre aprovecharán cualquier circunstancia para sumar votos y los temas íntimos no se escapan. Ahora, una cosa es que se discutan y otra que se apliquen las reformas.

¿Por qué despierta tanto escozor la homosexualidad?
Por múltiples razones. Existe una cuestión que se conoce como pánico homosexual, es una característica masculina que expresa justamente el miedo. La homofobia es una forma de discriminación, un problema social que está a la altura de xenofobia y por eso suceden los crímenes de odio. Se calcula que en el mundo cada dos días muere un homosexual asesinado. El nivel de violencia es altísimo y para entender todo este proceso tenemos que decir que el trastorno paranoide incluye el miedo a convertirse en homosexual.

¿Alguien que ataca a los gays en el fondo tiene miedo de serlo?
Tendríamos que analizar a cada persona por separado, pero recuerda que los mal llamados ‘matacabros’ existieron en Lima. Eran muchachos que se iban a pegar a los homosexuales en la avenida Arequipa y seguro que alguno de ellos tenía un miedo intenso a convertirse en uno de ellos.

¿Le llamó la atención que monseñor Bambarén se expresara diciendo que no hay que llamarlos gays sino maricones?
Me sorprendió la forma. Para empezar, la palabra gay ya está instalada en la Real Academia Española. Quiso ser gracioso, pero se equivocó. Y por supuesto, mostró la posición de la Iglesia Católica. Bambarén es conocido por ser un sacerdote más liberal y abierto, pero en este tema concreto la Iglesia es una sola. Preguntarle a un sacerdote sobre la homosexualidad es como preguntarle a un nazi qué piensa de los judíos. La respuesta es conocida.

Pero la sociedad también se expresa con desprecio, los llaman maricones, locas, cabros.
Usan términos despectivos justamente para discriminar. El insulto solo busca desvalorizar.

¿Diría que el candidato Castañeda fue homofóbico? Cuando criticó la propuesta de Carlos Bruce, dijo que tenía una actitud ‘loca’, aunque luego se corrigió.
No sé si Castañeda tenga un problema particular con la homosexualidad, pero sí está usando argumentos contra Carlos Bruce para descolocarlo y para hacerlo sentir mal. Evidentemente, los políticos están usando argumentos homofóbicos.

¿Diría que los peruanos somos homofóbicos?
Hay elementos discriminatorios, pero no sé si seamos una sociedad homofóbica. Lo que sí me parece positivo es que hoy la gente asume su homosexualidad con mayor naturalidad. Mi impresión es que la gente está más dispuesta a salir del clóset. Hay que tomar en cuenta que, según las estadísticas, el 10% de la población es homosexual. Es un montón de gente y eso los políticos lo saben. Felizmente, el estereotipo del maricón, cabro y rosquete está siendo suplantado por el término gay; eso es un gran avance.

¿Y por qué cuesta aceptar la unión civil gay?
La homosexualidad es una opción diferente de lo establecido y salirse de la norma siempre tiene costos muy grandes. Los padres, además, siempre creen que son culpables. Para muchos, tener un hijo homosexual es como tener un hijo enfermo. Para la familia, es una desviación y algunos padres pueden interpretarlo como una falla. Por eso se hace la vida difícil para un homosexual, porque vive fuera de los márgenes y por eso tiene que ocultar quién es todo el tiempo. No es fácil.

Además está la religión…
Con excepciones notables y pequeñas, todas las iglesias están en contra de la homosexualidad, la Iglesia Católica, la ortodoxa, los judíos, los musulmanes, todos.

¿Porque es una desviación de los designios de Dios?
La Biblia es muy clara y dice no estar de acuerdo. Es un cuestionamiento final al modo de vida. La gente piensa que padre y madre es lo natural y así debe de ser. Por eso cuando un homosexual asume su condición se libera, salir fuera del clóset es complicado para la familia, pero para ellos es absoluta liberación.

¿Uno nace o se hace homosexual?
Esa es una discusión complicadísima. Nadie tiene la respuesta exacta. Lo que ha estudiado el psicoanálisis es lo difícil que resulta para el hombre asumir su identidad en comparación con la mujer. Nosotros somos XY y ustedes XX, tenemos un porcentaje de material femenino. El feto es mujer hasta que se convierte en hombre. En todo caso no existe un gen de la homosexualidad que determine las cosas.

¿Y usted cree que exista el gen de la intolerancia?
Ja, ja, ja, ojalá lo encontráramos para poder controlarlo. La intolerancia es una característica muy fuerte de los humanos, somos jerárquicos y siempre andamos organizándonos. ¿Qué propone la unión civil gay? Simplemente términos de igualdad. ¿Por qué un ciudadano tiene menos derechos que otros? Ese es el tema. Y ojo que no se habla de matrimonio porque esta palabra tiene que ver con lo religioso y para casarse en un templo hay que estar en consonancia con los preceptos de la iglesia elegida.

Entonces, la discusión aterriza en el derecho civil…
Claro, pero esta decisión cuestiona el orden de las cosas. No es fácil para la gente intolerante aceptar las diferencias.

¿Usted está de acuerdo con la unión civil gay?
Creo que el Estado no tiene el derecho de quitarle a nadie la posibilidad de unirse a quien ella crea conveniente. Lo bueno es que quieran hacerlo y el Estado debería estar más bien feliz y promoverlo. La protección del patrimonio es un derecho adquirido, ¿o acaso ahora no somos todos iguales ante la ley?

El otro tema instalado es el aborto en caso de violación.
Creo que la gente tiene derecho a escoger las decisiones de su vida, en el caso específico de la violación quiero citar una frase antigua: “La diferencia entre la madre tierra y la mujer es que la segunda no está obligada a llevar la semilla que plantan en ella”. Los humanos tenemos derecho a escoger nuestra opción.

¿Qué les dice a las personas que argumentan que eso es un asesinato y que el bebe no tiene por qué pagar las consecuencias de una violación?
Que si ellas pasan por esa situación extrema y toman la decisión de tener el hijo, que lo tengan. No es que tengan que hacerlo obligatoriamente, es una decisión personal y, por lo tanto, debe ser respetada. Si otra persona decide abortar, también hay que respetarla, ciertamente le va a acarrear un montón de problemas físicos y psicológicos porque abortar es una cosa compleja y difícil de sobrellevar. Ser violentado sexualmente ocasiona un trauma muy fuerte, es un acto espantoso y por eso me parece ligero juzgar las decisiones de las personas agredidas.

¿Entonces está de acuerdo con el aborto?
Yo estoy de acuerdo en que las mujeres tomen decisiones sobre su propio cuerpo. Yo abogo por la libertad, cada persona tiene que decidir qué hace. Si para una persona el aborto está mal, hay que respetar su pensamiento; si para otra ese es el camino, pues también hay que respetarla. Lo que nadie tiene derecho es a destruir a quien no piensa como uno. No podemos imponer las ideas, por eso la gente vota y escoge. Para eso son las elecciones.

¿Puede explicarnos por qué tanta agresión en los políticos?
Porque se tienen que diferenciar, porque quieren mostrarse más fuerte que el otro y a la gente le gusta observar peleas. La gente disfruta de las grescas y por eso los políticos pelean, para mostrar quién sabe ganar. Los humanos somos violentos, tenemos instintos muy creativos, pero también somos destructivos. Es el juego de la silla y cuando la música se acaba uno siempre quiere quedar sentado.

¿Qué candidato le ha llamado la atención?
Me ha gustado escuchar a PPK, me parece una persona razonable, pero no sé si llegará a ganar. Me parece que resuelve las pullas de una manera inteligente.

¿Y Castañeda?
Él encontró en las obras y en su mutismo una forma de hacerse conocido, esa fue su manera de diferenciarse y tiene que ver mucho con su personalidad.

¿Toledo?
También me ha sorprendido. Yo no le veía muchas posibilidades por la poca aceptación que tuvo en su gobierno, pero él ha entrado en un tema muy peruano que es la reelección. Eso funcionó con Belaunde, con García, funciona con Keiko, pues es obvio que quien vota por ella vota por el padre, por eso ella se empeña en mostrar lo bueno que hizo Alberto Fujimori.

¿Está diciendo que a los peruanos nos gusta repetir el plato?
Nos gusta dar una segunda oportunidad. Mira el caso de García, volvió a ganar después de un gobierno desastroso.

¿Y le parece que tienen un ego colosal?
Para ser presidente hay que tener una autoestima bastante alta porque va a recibir ataques y se va a equivocar muchas veces. Los políticos necesitan tener un ego colosal para hacer lo que hacen. Alan, por ejemplo, tiene una buena impresión de sí mismo, eso es lo que aparenta.

¿Ollanta ha cambiado?
No es el mismo de la campaña anterior, pero no lo conozco para decir si es sincero o no. Me parece irresponsable juzgar a una persona a través de notas periodísticas.

¿Qué otra cosa le incomoda de los políticos?
Me molesta que no sean sinceros, que prometan cosas sabiendo que nos las van a cumplir.

¿Y Dios no es un actor político?
Hay dos partidos que tienen en lugares importantes a los evangélicos, también recuerda que Alan García cuando regresó al Perú lo primero que dijo fue “gracias a Dios”, lo repitió diez veces. Dios es un factor importante para el Perú. La mayoría es creyente y los políticos no pueden ignorar esa realidad. Igual al final los derechos civiles ganan, quizá tome cien años, pero están por encima de la fe. Los ciudadanos no son integrantes de una iglesia, son miembros de un estado.

¿Y qué es lo positivo de toda esta campaña?
Saber que vamos por el tercer gobierno consecutivo que cree en la democracia. Eso es lo positivo, saber que los peruanos nos cansamos de las dictaduras, de los golpes militares. Hoy todo el mundo habla de la postulación de García en el 2016 y esto indica que hemos madurado como demócratas. Creo que la gente quiere escoger, quizá no estemos tan contentos con las ofertas, pero queremos escoger.

Otra cosa que hacen los políticos es tergiversar declaraciones, decir que no dijeron lo que está escrito, mentir…
La tarea de un político es mantener su imagen y parte de eso es negar las cosas que van en contra de la imagen. Justamente, Goebbels, el ministro de propaganda nazi, tenía una frase: “Miente, miente, que algo quedará”. La mentira no es incompatible con la actividad política, sería maravilloso que no tengan necesidad de mentir, eso sería suficiente. Pero imagino que muchos políticos se creen sus propias mentiras.

¿Cuál de los candidatos le parece el más mentiroso?
No tengo un mentirómetro, pero deberíamos de inventar ese aparato para usarlo antes de cada elección.