Lerner explicó por qué se declaró estado de emergencia en Cajamarca

Primer ministro, indicó que, pese a la medida, cree que aún se puede continuar el diálogo con los dirigentes

(Foto: Andina/ Video: Frecuencia Latina)

El primer ministro, Salomón Lerner Ghitis, afirmó anoche que la decisión del gobierno de declarar en estado de emergencia Cajamarca fue para tomar precauciones antes de que se cumplan las 72 horas de ultimátum que dieron los dirigentes sociales y autoridades regionales para que se declare el proyecto Conga inviable.

Este plazo, según explicó el jefe del Gabinete Ministerial, concluía a las cero horas del lunes, por lo que al Ejecutivo no le quedó otra opción ante el fracaso del diálogo. Así, se declaró en estado emergencia las provincias de Cajamarca, Celendín, Hualgayoc y Contumazá, a fin de garantizar el bienestar de la población.

“Nosotros hemos hecho un esfuerzo muy grande en el diálogo, hemos venido a buscar todos los caminos necesarios para que nos podamos entender entre los peruanos, pero lamentablemente, al final de la tarde, cuando pensábamos que ya teníamos todos los acuerdos listos, los dirigentes indicaron que no podían levantar el paro y nos pidieron tiempo para consultar. Pero el ultimátum de 72 horas que dieron vencía a la medianoche, por lo que tuvimos que tomar todas la precauciones”, sostuvo en diálogo con “Sin medias tintas”.

DIÁLOGO TODAVÍA ESTÁ ABIERTO
Pese a la declaratoria de estado de emergencia, el primer ministro señaló que el diálogo todavía está abierto y le pidió a los dirigentes consultar a sus pueblos durante este lunes para que en 48 horas puedan firmar el acta que consensuaron ambas partes el domingo, a fin de ponerle una solución definitiva al paro contra Conga.

“Tenemos la esperanza y el optimismo de que en las próximas horas estos líderes pueden consultar con sus bases y puedan indicarnos que están listos a firmar el acuerdo que va a favorecer a Cajamarca, a la actividad minera, a la actividad hídrica de toda la región. Estamos esperando que este resultado se dé en las próximas 48 horas”, añadió. Y es que, según informó el corresponsal de El Comercio en la zona, Wilfredo Sandoval, dirigentes que estuvieron presentes en la reunión pidieron un plazo de 24 horas para poder consultar con los campesinos apostados en las lagunas, pero este les fue negado.

Para concluir, señaló que si la mayoría de dirigentes está de acuerdo con firmar el acta, el gobierno respaldará esta decisión y dejará de lado a los sectores ultra que se oponen.