Revocadores piden al JNE que investigue a Datum por presunta manipulación

Personero legal Luis Tudela la acusa de “direccionar opinión del elector”. Casa de apuestas Betsson arrojó resultados a favor del No a revocación

Revocadores piden al JNE que investigue a Datum por presunta manipulación

El personero legal del Sí a la revocación en Lima, Luis Tudela, llegó hoy hasta la sede del Jurado Nacional de Elecciones, en el centro de Lima, para solicitar que se investigue a la encuestadora Datum por presunta manipulación de cifras en un reciente sondeo que arrojó un empate técnico entre el Sí (47%) y el No (45%).

“Es sumamente extraño este manejo de opinión pública y cómo se direcciona al encuestado, hay todo un proceso de norma sobre las que tienen que regirse, no pueden empujar a una respuesta calculada (…) hay una manipulación en la opinión del elector a quien de una u otra manera empuja hacia el sector que ellos quieren destacar, a diferencia de otras encuestadoras”, señaló Tudela.

Ayer el gerente general de Datum Internacional, Manuel Torrado, “dijo que denunciará por difamación”:http://elcomercio.pe/actualidad/1543169/noticia-datum-denunciara-difamacion-promotores-si-revocacion a quienes pretendan acusar a su empresa de una supuesta manipulación.

EL NO VA ADELANTE EN CASA DE APUESTAS
Por otro lado, la empresa sueca de apuestas deportivas Betsson, que opera en el Perú hace tres años, lanzó una apuesta referida a la consulta de revocación en Lima, cuyos resultados muestran a la fecha un leve favoritismo al No a la revocación de Susana Villarán.

Hasta ayer a las 12:30 a.m. se obtuvo el siguiente resultado online (cuotas de apuesta): el No paga 1,60 veces el monto apostado, mientras que el Sí paga 2,05 veces el monto apostado.

Betsson abrió la apuesta con una posición de cuota equilibrada entre ambas posiciones. La participación activa de las casas de apuestas en el análisis de las tendencias de votación en procesos electorales es regular en Europa.

Cabe señalar que en estos casos hay una diferencia de compromiso real y efectivo del futuro votante con respecto a la intención de voto reflejada en los sondeos tradicionales.