Rey se sintió "burlado" por emisión de informe sobre la homofobia

Carlos Carlín aseguró que no fue su intención ni la de su producción tenderle una trampa al invitado

(Frecuencia Latina)

Rafael Rey fue invitado para conversar inicialmente sobre el estado de salud del ex presidente Alberto Fujimori y el nuevo escenario político en el Perú, pero ambos temas pasaron a segundo plano cuando se le anunció que durante su participación en el programa “La noche es mía” se emitiría un informe sobre la homofobia.

“Yo no tengo que ver ese informe. Te pido que por favor que no lo emitas mientras yo esté aquí en el set”, le pidió el ex candidato a la vicepresidencia por Fuerza 2011. El conductor del espacio lo invitó a permanecer en el estudio de TV con el argumento de que en su papel de político debería importarle todos los temas que afectan al país, incluido la homofobia.

En medio de los reiterados pedidos de Rey para que no se emita el informe en su presencia y de la insistencia de Carlos Carlín para que lo vea, el reportaje salió al aire, tras lo cual el ex ministro de Defensa manifestó su incomodidad por lo sucedido y dijo haberse sentido burlado por la producción del espacio televisivo.

“Yo estaba argumentando por qué no quería que emitieran el reportaje y de pronto lo sacan al aire. Eso no es respetar al invitado”, indicó con firmeza para después reprocharle al conductor que utilizara la televisión para ventilar el problema que tuvo con el periodista Phillip Butters a raíz de un comentario contra los homosexuales.

“Hoy me saludaron tres personas por haber venido al programa y la forma en la que manifestaron su gratitud de manera pública fue incomodando al invitado (…) Francamente esta invitación ha sido, en parte de la entrevista, una burla para mí”, sentenció el también parlamentario andino.

Rey Rey aseguró que respeta a los homosexuales y que condena la homofobia y la violencia en contra de los gays. Sin embargo, cuestionó que como parte del informe se emita imágenes del grupo de homosexuales que se manifestó frente a la Catedral de Lima para besarse. “Eso es una ofensa y una provocación”, afirmó.

Al final del programa, Carlos Carlín aseguró que ni él ni su equipo producción pretendieron tenderle una trampa al invitado. “Su reacción no la entendemos”, afirmó.