Piden revisar arresto domiciliario de Rómulo León por peligro de fuga

La ministra de Justicia dice que la vivienda no cumple las garantías debidas. En tanto, León aseguró que hay un “cargamontón” en su contra

La ministra de Justicia, Rosario Fernández, demandó al juez anticorrupción Jorge Barreto verificar las condiciones del arresto domiciliario de Rómulo León Alegría, las cuales consideró no son las adecuadas, por lo que podría existir peligro de fuga. “En este momento urge una decisión del juez Barreto y que él personalmente certifique y constate que el arresto domiciliario se ha instalado con arreglo a ley”, señaló Fernández a los periodistas. La titular del Minjus explicó que el arresto domiciliario del ex ministro aprista no cumple con los requisitos exigidos en virtud a un informe evacuado por la Dirección de Seguridad de Penales (Dirsepen), adscrito a la Policía Nacional. “La Policía ha constatado que no se le permite el acceso al lobby y a la puerta del inmueble (donde habita León Alegría)”, refirió Fernández al advertir un riesgo de fuga. En ese sentido, Fernández indicó que el procurador anticorrupción Jorge Luis Caldas solicitó al juez Barreto revocar la orden de arresto domiciliario. *CRITICA A JUECES* Asimismo, Fernández consideró “inaceptable” que los tres vocales de la Tercera Sala Penal Especial de la Corte Superior de Lima, que dictó la orden de arresto domiciliario, no hayan tomado en cuenta el informe de la Dirsepen. Al respecto, la ministra dijo que la sala respondió que “ninguna vivienda es idónea para cumplir arresto domiciliario, sino para que las personas vivan”. *RESPUESTA DE LEÓN* En respuesta, Rómulo León declaró a RPP Noticias que existe un “cargamontón” en su contra y que no existe riesgo de fuga, puesto que firma el control policial tres veces al día. Además, contó que le envió una carta a Fernández quejándose de la actuación del procurador Jorge Luis Caldas. “Me siento maltratado”, alegó. León es uno de los principales implicados por la presunta irregular concesión de cinco lotes petroleros a favor de la empresa noruega Discover Petroleum.