Se inauguró el renovado colegio nacional Alfonso Ugarte

El presidente Alan García destacó el rol de la educación en la democracia. “Es fundamental porque permite la igualdad”

El presidente de la República, Alan García Pérez, consideró hoy que la educación es un instrumento fundamental para la democracia porque permite alcanzar la igualdad de oportunidades y lograr la independencia espiritual, a través del conocimiento y el saber desde las aulas.

Durante la inauguración de las obras de remodelación y modernización del emblemático Colegio Alfonso Ugarte, en el distrito de San Isidro, el jefe de Estado instó a los estudiantes a aprovechar esta nueva infraestructura y despertar “al genio que llevan dentro”.

“La educación permite la igualdad de oportunidades, porque pone al pobre y al rico en capacidad de ejercer lo que aprendió y abrirse paso en la vida. Por eso, hemos puesto en la educación el objetivo de democratizar y lograr la igualdad entre todos los peruanos”, expresó.

LA CLAVE: LA EDUCACIÓN
Agregó que solo a través de una educación exigente se podrá impulsar a los jóvenes al sacrificio, al esfuerzo y a una buena formación que les permita aprender con constancia, comprensión y creación “para lograr la satisfacción del que comprende”.

“Siempre hemos dicho que la verdadera inteligencia es la capacidad sistemática, crítica y creadora que tiene una persona para comprender y cambiar el mundo, comprender la realidad de las cosas que ve y articularlas en un sistema. Esa es la más alta inteligencia”, comentó.

El dignatario sostuvo que aquellos que no entienden bien las lecciones que brinda la educación, no sólo sienten una enorme frustración, sino que además están condenados a ser dominados por otros que incluso pueden manipularlos.

CUNA DE LÍDERES
García Pérez recordó que en las grandes unidades escolares han estudiado destacadas figuras de la política y de la gestión pública, quienes aprovecharon la educación que se les daba por parte del Estado y despertaron su curiosidad e inteligencia desde niños.

“Nuestro esfuerzo es porque en cada joven esté naciendo la revolución educativa. Podríamos construir los más hermosos edificios, pero si no enseñamos a comprender o sacrificarse por el conocimiento, serían simplemente platillos o tambores vacíos”, anotó.

Acompañado del titular de Educación, José Antonio Chang, García Pérez añadió que esa labor debe ir acompañada de una mayor exigencia a los maestros y a los colegios que impongan más trabajos y sacrificio a los alumnos. “No podemos ser estudiantes de nota 11, de 12 ó de 13”, dijo.

“Si en el colegio nos dejan leer un libro, hay que leer cinco; si nos dicen escriba una página, hay que escribir cinco; si nos dicen estudie dos horas, estudiemos cuatro. Hay que comenzar una revolución democrática que le dé al pueblo la independencia espiritual con la educación”, subrayó.